18 abr. 2011

Happy cumpleaños, jeje


Castigando hasta en la sopa (digo, tarta...)
Nada, que es imposible hacer bueno del que no quiere, aunque a veces uno va y no se lo espera.
Y era el cumpleaños de Gabriel. Alegría, fiesta y de todo, y el chaval de lo más contento (normal!). Ya le tardan los regalos, pero sabe que su mami no le dejará abrirlos hasta que partan la tarta (que al final casi nadie se come, pero que sin ella ni es cumple ni ná...) . La casa llena de gente: abuelos, tíos, primos... (amigos no porque no cabían, a esos les tocaba festejarlo otro día). Ya los críos se impacientan, a los más peques no hay quién los aguante, y la mamá decide que va siendo hora de pasar a la segunda parte. 
¡¡Todos a la mesa!! ¡¡apaguen las luces!! (na, eso era por decir, porque era de día y las luces estaban apagadas, jeje) ¡¡vamos a soplar las velas!!
Y va Gabriel corriendo a ocupar su lugar en la mesa, apartando a todos a golpes, esperando no ya el ritual de la tarta y demás, sino el poder por fin abrir los regalos (lo demás le da lo mismo). Peroooooooooooo!!!

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHH!!!!! - del grito del chaval todos se quedan callados. ¿Qué demonios ha pasado? Gabriel, frío y blanco como un témpano de hielo sin poder quitar la mirada de.... ¡¡la tarta!!

Y es que sólo a su madre se le ocurre encargar una tarta con una fotografía de un gran tiranosaurio a punto de comerse al chaval...

Huelga decir que Gabriel no probó la tarta, y que lo primero que hizo fué clavarle el cuchillo al dinosaurio, no fuera que se escapase del pastel y fuera tras él...

Happy birthday inolvidable!!!

© C.D.

8 comentarios:

  1. Hola, Carina, vine a visitar el espacio que me recomendaste, ¿cómo no habría de venir?
    Una anécdota muy divertida, un blog anglófilo, como me gustan, así que voy a seguir este espacio también.
    Aprovecho para agradecer las bellas palabras dejadas en HD.
    Esta semana se viene una sorpresa, pero hay que esperar unos días.
    Te dejo un beso enorme.

    Si querés te hablo en argentino, che, pero no me sale muy bien jeje, porque, como bien leíste soy de Brasil. Igual casi no tengo acento.

    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Jeje, no pasa nada Humberto! Llevo en España muchos años ya y aunque me guste recordar la lengua en que aprendí a hablar y mi acento en español no sea ni de un lado ni de otro, he de pelearme con una lengua más: el gallego ¡mirá vos!, que yo ni sabía que existía hasta "yegar" * acá!!
    Y el inglés, jajaja, siempre se me atrangantó. Cuando llegué a Londres se me olvidó todo lo que había aprendido hasta en la universidad y en la aduana ni sabía decir "hello".
    Acabo de recordar una anécdota que ocurrió en Heathrow; cuando encuentre una foto apropiada la contaré (es como para sonrojarse, jaja, pero es bueno reirse de uno mismo).
    Dos besos, como acostumbramos a dar allá. Y un abrazo, que nunca está de más en estos casos.

    Espero la "sorpresa" con ansiedad y curiosidad...

    Biquiños!! (¿ves lo que es tener que haber vivido en tantos lugares?)

    Carina D.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado la cabecera, me ha dado cuenta de que sé más ingles del que creía. La mamá, con esta tarta seguro que quería que el chaval se largase con los abuelos y no volviese más.
    Ah, no estoy en Extremadura, estoy en la Sierra Espadán, en al provincias de Csastellón.
    Seguro que funciona.

    ResponderEliminar
  4. creo que el tal gabriel las está pagando de a poquitos.

    ResponderEliminar
  5. creo que el tal gabriel las está pagando de a poquitos.

    ResponderEliminar
  6. Bueno ha sido mejor que Gabriel cortara al tiranosaurio antes que terminara con el pastel digo yo.



    Saludines.

    ResponderEliminar
  7. Buaaaaaaaa!!!! :((

    Pues yo sí que estoy peor en geografía de lo que pensaba!!

    Alcudia de Veo, supongo que el no haber nacido aquí me disculpa al menos un poquito ¿no? (ups..., ¡¡vaya papelón hemos hecho, Carina,...!! que diría el Topo Gigio, jeje)

    En cuanto a la mamá, has dado en el clavo: lo larga con sus abuelos siempre que puede, je!

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  8. Draco, a Gabriel aún le quedan unas cuantas por pagar, muchas todavía no las hizo, jeje, pero ya se le ven las trazas...


    Hola Malquerida, que de malquerida nada ¿ehhh???? que aquí eso no cabe. Creo que te llaman Flor, y Florecilla o Flor te llamaré. Por cierto, tengo en algún lugar una seta chula,en foto, claro; cuando la encuentre te aviso y te la dejo llevar.
    Gabi, que es como le llamamos, ni tocaría la tarta si no fuera para "matar" al dinosaurio, jajaja. Creo que ese fué el único año en que tenía verdadero interés en cortar la tarta, jiji. Un abrazo!!

    Biquiños!!!!!

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?