20 abr. 2011

The promise: una seta para una florecilla


Lo prometido es deuda, y aquí la tienes Pretty Flower!! eterna, mientras la guardes...
porque no me gusta nada ver cómo se apagan las flores, no me gustó nada saber que poco duraría la seta blanca en mi jardín, y entré corriendo a mi casa, y salí corriendo a fotografiarla; cuando volví del trabajo, ya solo los restos quedaban pero ¡¡yo la guardé!! y aquí está.

No me gusta llamarte Malquerida, porque no tengo razones para ello. Me gusta leer tus cuentos, tus historias, ver las setas en tu blog y el chillido que ayer Fungus me soltó después de jugar un rato y dejarlo un poquito.... mientras leía tus historias, vaya susto!! oh, my God!

Te la prometí y aquí está; cuando quieras la recoges. Yo he cumplido mi promesa.

Promesas, promesas... eso me recuerda algo, más fugaz quizá que la vida de esa seta, aquella promesa que quien la prometió enseguida la olvidó. Aquel día cantaban en el coro:
-"sé que te amaré siempre, yo se que te amaré hasta el fin del fin...; te prometo que siempre te daré este mismo SÍ y te entregaré lo mejor de mí, lucharé sin cesar por tí....; estaré junto a tí... (...) hasta el fin del fin..."

¿Sabes, Pretty Flower? Nunca el fin del fin significa lo mismo; y el "siempre" se transforma en "se acabó". Y no más visionar el video, lo primero que me dijo "¿ves?, no se me oye, no dije nada, así que yo no me he casado...".
Duró más la vida de esa hermosa seta blanca que la promesa que él me hizo.

© C.D.

6 comentarios:

  1. Muchas gracias por el honguito, ya lo cuelgo esta tarde en mi blog.



    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¿y hubiera sido comestible? con los setos nunca se sabe.

    ResponderEliminar
  3. De nada Pretty Flower!! Ya te dije que lo tenía en algún sitio, y lo encontré al fin.

    Muaks!

    ResponderEliminar
  4. Deaco, ni idea; además, aunque lo fuera, yo no lo comería.

    ResponderEliminar
  5. ¿no comen setos por tus lares?, ¿y cómo los franceses lo hacen?

    ResponderEliminar
  6. Sí que los comen, pero yo no

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?