17 may. 2011

I can't doblar la cuchara. Ilusionistas y neurocientíficos.


Pues no, que no, que no  y que no me sale...
Pero no me extraña, porque después de que en mucho tiempo la gente se lo creía, que el tal Uri Geller era capaz de doblar las cucharas con el poder de la mente, y hasta llegar a romperlas, pues por fin lo han desenmascarado. Quien lo hizo ha ofrecido nosecuántos miles de euros a quien demuestre que tiene ese poder y, como él mismo ha dicho, no ve que haya tras de sí a nadie esperando por el dinero.
Pues este señor ha estado hace unos días por aquí cerquita, en la famosa Illa de San Simón, en un encuentro entre Ilusionistas y Neurocientíficos. Os dejo aquí el artículo de la Voz de Galicia y la foto de la cuchara, que mira que he intentado que se doblase, pero , nada!!!:

"El mago que desenmascaró a Uri Geller enseña sus secretos a los científicos

El simposio Neuromagic 2011 es un evento que reúne, por primera vez en el mundo, a 16 ilusionistas y científicos con el fin de investigar los caminos que crean las ilusiones.

Magos de la talla de James Randi, el desenmascarador de los supuestos poderes paranormales de Uri Geller, enseñan sus secretos a los neurólogos en la isla de San Simón, en la ría de Vigo. El simposio Neuromagic 2011 es un evento que reúne -por primera vez en el mundo, según la organizadora la doctora Susana Martínez Conde-, a 16 ilusionistas y científicos con el fin de investigar los caminos que crean las ilusiones. La forma de actuar del cerebro ante un truco, los modos de engañar a la mente para que piense una cosa, aunque en realidad esté viendo otra, son diseccionados en estas jornadas de trabajo que están coordinados por Susana Martínez Conde y Stephen Macknick bajo el auspicio de la Fundación Illa de San Simón.

Susana Martínez Conde, coruñesa de nacimiento, es actualmente la directora del Laboratory of Visual Neuroscience en el Barrow Neurological Institute de Phoenix (Arizona, Estados Unidos). Sus investigaciones se centran en las bases neuronales de la experiencia visual y el estudio del nexo que existe entre las ilusiones y la realidad. Sus trabajos se publican en revistas científicas y de divulgación, como Scientific American.

Stephaen Macnick, doctor por la Universidad de Harvard, es codirector con Martínez Conde del Laboratorio de la Universidad de Phoenix, donde se llevan a cabo estas investigaciones. «Existe un gran desconocimiento de las disciplinas científicas respecto a los magos e ilusionistas». Martínez Conde niega que investigar cómo funciona el ilusionismo en la mente del espectador suponga quitar el hálito de misterio a la magia. «Desde que investigo a los magos he visto más espectáculos de magia y tengo más interés. Los magos tienen conocimientos, pero no poderes», dice. "

(Fuente: La Voz de Galicia  http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2011/05/03/0003_201105G3P36994.htm?utm_source=buscavoz&utm_medium=buscavoz )

Pues nada, guardaré de nuevo la cuchara.... (¿será porque el que la sujetaba con la mano era mi hijo y no yo...?)

© C.D.

16 comentarios:

  1. el único poder mental que he verificado por mí mismo es el de los sueños. lo que no entiendo de algunos es querer saber sobre el ilusionismo de los magos. uno ya sabe que hay truco.

    ResponderEliminar
  2. Me aburren los magos. Para colmo, en la última función a la que asistí (obligada, en mi trabajo), va y me saca al escenario!!! Menos mal que conmigo solamente hizo un truco tonto, pero a una compañera la dejó en ridículo completo....

    ResponderEliminar
  3. sí, con razón hay hasta adultos qur le tienen miedo a los payasos.

    ResponderEliminar
  4. Lo de los payasos es otro cantar..., que hay más con la cara lavada que maquillados...

    ResponderEliminar
  5. Me muero de risa cuando veo lo tonta que soy cuando caigo en sus engaños, quesque magia, mñeh

    ResponderEliminar
  6. Me acuerdo yo, de hace muchos años, cuando salía, en TV, un tal Uri Heler ( o como se escriba, pronuncie o lo que sea),. que conseguía doblar las cucharas a través de la pantalla.
    Claro que nunca conocía a nadie a quien se le hubiera doblado la cuchara.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  7. No, malquerida, nada de tonta que hay ilusionistas muy buenos que son el deleite de niñ@s y adultos.

    ResponderEliminar
  8. nela, más que uri geller, ahora recuerdo a un soviético que con su poder de hipnosis lograba penetrar recintos de seguridad del estado sin que nadie pudiera detenerlo. eso sí que era alucinante, ya que ningún guardia recordaba haberlo visto aunque el tipo pasaba por delante de sus narices.

    ResponderEliminar
  9. Yo fui uno de tantos tontos que intentó hacer lo de la cuchara en su casa y acabé decepcionado.
    Y recuerdo otro truco que consistía en hacer funcionar un reloj estropeado dándole calor entre las manos o algo así, cosa que tampoco conseguí.
    Hasta que una chiquilla me dio calabazas por primera vez, aquellas fueron mis mayores frustraciones infantiles.

    ResponderEliminar
  10. sr. skywalker, las inocencias infantiles que hacemos, nos preparan para retos mayores en la adultez; nada hay por perdido que cuando se recuerdan aflora una sonrisa en uno mismo. saludos.

    ResponderEliminar
  11. Yo sé de uno que rompió unas cuantas cucharas... agarrándolas por ambos lados y doblando con cabreo, jeje, pero creo que eso no cuela.

    ResponderEliminar
  12. Hola Pretty flower!! Me está chillando Carlita, me dice que te diga que estés atenta a su próxima lección de inglés...

    ResponderEliminar
  13. Ya ves, Nela, que al final todo era un truco. Pero , vaya si consiguió meterse a la gente en el bote!!

    Ahora se esconde, je.

    ResponderEliminar
  14. Sr. Skywalker!! quién lo diría después de ver su video con sus habilidades para el golf!!!

    ResponderEliminar
  15. No había entendido tu comentario en mi blog... ahora sí, me faltaba pasar por aquí. Ja.
    Bueno, yo, personalmente, desmistifiqué varias trampas de mis amigos, pero nada más.
    Prefiero la magia de las palabras, que pueden doblar cucharas y hacer que amores imposibles se realicen, entre otras cosas.
    Te dejo un beso enorme.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  16. Los "magos" son unos tramposos!! ¡¡a que sí!!??? jejeje

    Lo que me hizo pensar en tí al ver lo del congreso en la televisión fué que se reunieran ilusionistas y neurocientíficos; esa palabra me llevó directamente a otra: Humberto, jeje

    En fin, que yo también prefiero la magia de las palabras, y más aún la de los sentimientos y ciertos pequeños gestos y detalles. Esas sí son cosas que pueden cambiar el mundo.

    Un beso!!!

    Muaks!!!!!!!

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?