18 may. 2011

interpretation of the sueños. part one.

mi primer recuerdo acerca de los sueños no es una experiencia personal, sino el de una vieja serie estadounidense titulada "un paso al más allá" donde una
 señora soñaba recurrentemente durante varios días seguidos que un avión penetraba estrepitosamente por el techo del dormitorio; y aquello llegó a aterrarla tanto que ella se fue con su familia a dormir a un hotel hasta que se sintiera más tranquila. ¿debo decir que justo aquella noche un avión se estrelló contra el hotel penetrando por el techo del dormitorio tan igual como ella lo había soñado?
muy posteriormente a esto y hace muchos años atrás, leí en el diario la noticia de un accidente automovilístico donde un niño perdió la vida. su madre contó que su hijo estaba poseído por el pánico al soñar durante varias noches seguidas que los dientes se le caían y que lo relacionaba a algo nefasto.
aquellos son sueños premonitorios tan iguales como esas historias de pasajeros y azafatas que no desean viajar en avión porque soñaron que éste sufría un accidente; lo que al final ocurría.
una vez conversando con un señor, éste me dijo que hubo una semana donde temía fuertemente perder su puesto de trabajo; y que una noche soñó a su madre arrodillada en el suelo dibujando con fuego -en el mismo lugar donde él trabajaba-, un pentagrama inserto en un círculo; y que luego pasaron los días, las semanas y los años y que él seguía conservando el mismo trabajo de siempre.
y es que la mayoría de veces, los sueños tienen una naturaleza extrema, que, como la oscilación de un péndulo, nos permiten muchas veces vislumbrar eventos futuros muy buenos o muy malos que nos sirven de aviso y que tan sólo el que sueña puede saber la respuesta.
antes de irme, y para no hacer muy largo este post, les dejaré la historia del famoso sueño del presidente estadounidense abraham lincoln.
relató lincoln el mismo día que lo asesinaron, que estaba con su esposa en la casa blanca, acompañado por un grupo de amigos, y les relató lo siguiente:
"llama la atención las veces que en la biblia se alude a los sueños. en 16 capítulos del antiguo testamento y en 4 o 5 del nuevo se mencionan sueños, y hay muchos otros pasajes de la biblia que se refieren a visiones.
si creemos en la biblia, tenemos que aceptar que muchas cosas nos son dadas a conocer en sueños. tuve uno la otra noche que me ha estado preocupando. oía sollozos de cierto número de personas, pero éstas no se veían.
"fuí de una habitación a otra, pero no veía a nadie; sin embargo los mismos sollozos me seguían. todos los objetos me eran conocidos, pero por ninguna parte podía ver a la gente que sollozaba. estaba intrigado y alarmado. cuando entré en el east room recibí una desagradable sorpresa. ante mí había un tablado con un cadáver encima, con vestuario fúnebre. alrededor del mismo había soldados haciendo guardia, y había numeroso público que, acongojado, pasaba mirando el cadáver cuya cabeza estaba cubierta. 'quién está tendido en la casa blanca', pregunté a uno de los soldados. 'el presidente', respondió. 'le dio muerte un asesino'. luego la muchedumbre lanzó quejidos tan altos que desperté. fue sólo un sueño, pero me ha estado inquietando; no obstante no hablemos más de eso".
era el viernes santo de 1865, 14 de abril. a las 10 de la noche, abraham lincoln moría en su palco del teatro ford, ante los disparos del actor john wilkes booth.

15 comentarios:

  1. Y luego dicen que si los sueños e cuentan, no suceden. Está visto que a Lincoln no le funcionó...

    ResponderEliminar
  2. es verdad, carina; también yo pensaba lo mismo y que cuando tengo sueños muy auspiciosos nunca los comento esperando los eventos futuros.

    ResponderEliminar
  3. Interesante y reflexivo, es posible que algun sueño coincida con la realidad, lo cierto es que los que soñamos somos humanos y la realidad de la vida es otra, pero...
    un placer pasar por tu casa.
    te dejo mi saludo y que tengas
    una feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. mas bien el placer es nuestro que nos visites; y también te deseo un buen fin de semana. saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola, si te gusta la novela romántica, te invito a pasar a mi blog porque estamos celebrando un sorteo de dos novelas románticas. Espero que te apuntes. Un besito. Buen miércoles.

    El rincón de los sueños perdidos

    ResponderEliminar
  6. intrigante. A mi es un tema que me gusta. Eso de poder interpretar los sueños... ¡¡ Moooola !!

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. !! Que miedo !! , si ya se pasa mal con una pesadilla , encima se cumple

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. lily, gracias por la invitación, ya pasaré por tus dominios. que tengas un buen fin de semana. saludos.

    ResponderEliminar
  9. sr. fer. su beso se lo endoso a carina y obtenga de mí un fuerte abrazo. me alegro que le haya gustado el contenido del post. saludos.

    ResponderEliminar
  10. caarsa, no todo se cumple tan al pie de la letra, que la mayoría de los resultados de nuestros sueños es tan sólo una aproximación del sentido del mismo. saludos.

    ResponderEliminar
  11. Pues a mi siempre me han dicho eso, que si cuentas un sueño, luego no sucede, y que por eso hay que pensarse bien qué sueños cuentas y cuáles no.

    Uf!! yo podría contar historias sobre el tema..., pero.. no sé si hacerlo. Seguro que no me ibais a creer..

    ResponderEliminar
  12. ¿y por qué no creerte? hoy he estado meditando sobre los sueños premonitorios y llegué a la conclusión que el hombre primitivo estaba tan indefenso ante las fuerzas de la naturaleza que, tal vez de tanta preocupación llegó a desarrollar en alguna parte de su cerebro la capacidad de prever acontecimientos futuros a través del sueño; y que esta ventaja la hemos ido perdiendo conforme nos hemos estado haciendo la vida tan fácil con cada descubrimiento e invento nuevo.

    ResponderEliminar
  13. Ya te contaré de mis sueños, Draco. Hoy ando un poco "nervi" con la historia de las macetas en el patio...

    ResponderEliminar
  14. sí, carina, lo entiendo. y ya sabes, si se le corta la conexión acuífera por falta de pago, ni se te ocurra prestarle un jarrón de agua para el regadío.

    ResponderEliminar
  15. Por mi, que les mee encima.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?