15 may. 2011

Mosquito , don't smoke hombre!!!!




Estaba aquel día medio aburrida en la boda española de mi prima inglesa...
(es que aunque los novios eran ingleses, decidieron venir a casarse a España, por algo sería...)
Allí, ni Babel. Que había gente de todas partes, pues la novia, inglesa, con ascendencia española y colombiana, y el novio, con ascendencia inglesa y holandesa, tenían amigos irlandeses, argentinos, portugueses, jamaicanos y de nosecuántos lugares más, y allí, en el pazo en que se celebró aquello, había representaciones de todas partes, y la celebración fué la más rara que he visto hasta ahora, ni inglesa, ni española, ni ná de ná...., pero con un poco de todo. Otro día pondré más cosillas sobre la boda famosa...
El caso es que estaba yo medio-mucho aburrida allí, cansada ya y cabreada por la de mosquitos que de vez en cuando se aparecían. Y cuando el novio pasó por las mesas a repartir cajetillas de tabaco (me dejó una delante, como no me conoce bien, no sabe que no fumo, pero como yo estaba aburrida no le dije nada y me puse a jugar con la cajetilla....), pues va y leí el mensajito que traía, aquello de "fumar puede matar".
Y mira que lo avisé!! pero no me hizo caso ninguno. El mosquito seguía erre que erre dando la lata y merodeando por allí. Yo le enseñé la cajetilla, se ve que había suspendido lenguaje en el colegio porque o no le dio la gana, o no lo supo leer. Se lo dije en voz alta, por ver si así me dejaba en paz "¡mira, mosquito, que aquí lo dice muy claro!!", y nada... siguió zumba que te zumba dando vueltas y dando la lata sin darse por aludido.
Y he aquí que en una de éstas va y se confió. Y se posó como queriéndome hacer burla delante mismo de la cajetilla de tabaco con el letrero tan clarito. Yo no lo dudé. Sin pensarlo dos veces, dejé caer la cajetilla encima del chupasangres y luego, como quien no quiere la cosa, la volví a levantar... "¡¡fiuuu, fiuuu, fiuuu, fiuuuu!! aquí no ha pasado nada...!!" .
Y allí se quedó. Estaba avisado, la cajetilla lo decía bien claro. No quiso hacer  caso. Y dejó de zumbar por alrededor.
Como no podía ser de otro modo, levanté acta del suceso con mi cámara fotográfica. 
Fumar puede matar: está demostrado. El mosquito ahora ya lo sabe.

© C.D.

2 comentarios:

  1. ¡pobre!, ¿cómo querías que supiera leer castellano?, si era un mosquito inglés que se vino de la isla con tus primas inglesas.

    ResponderEliminar
  2. Ja!!!!!! era español, nacido en el pantano que hay junto al pazo; lo que era es un pesado, que creo debió chuparle la sangre a más de un inglés, holandés, irlandés... que bebían como cosacos...; debía tener más alcohol en la sangre que....

    Bueno, es igual!!! yo le avisé!! y no me hizo caso.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?