31 ago. 2011

the strange case of dr. jekyll and mr. hyde

¿qué porcentaje de maldad hay en uno mismo?
¿qué crímenes, depravaciones y actos inmorales nos gustaría cometer siendo
 otra persona (para no ser atrapado por la justicia) sin dejar de ser uno mismo?
acabo en este momento de terminar de leer la obra: "el extraño caso del dr. jeckyll and mr. hyde" de robert louis stevenson  (que consta de apenas 103 páginas) y he quedado gratamente sorprendido por sus implicaciones filosóficas sobre el bien y el mal que ella aborda.
a continuación un extracto extraído de la misma obra, donde el autor la explica magistralmente:

"muchos hombres han pagado a otras personas para que éstas lleven a cabo sus crímenes, mientras ellos mismos y su reputación se hallan a salvo. yo era el primero que los cometía, personalmente para mi propio placer. el primero que podía presentarse ante la opinión pública con su apariencia de simpática respetabilidad y, en cualquier momento como un escolar, saltar las barreras y salir al mar de la libertad. más, para mí, en mi manto impenetrable, la seguridad era completa. ¿puedes imaginarlo? ¡ni siquiera existía! sólo tenía que franquear la puerta de mi laboratorio, ocupar uno o dos segundos en mezclar y apurar la poción que siempre tenía lista y, sin importar lo que hubiese hecho, edward hyde se desvanecería como el aliento que empaña un espejo; en su lugar, tranquilamente sentado en su casa, a la luz de una lámpara, de su estudio, harry jeckyll sería el hombre que podría darse el lujo de reírse de las sospechas.

"los placeres que busqué, así disfrazado fueron como ya he dicho, indignos; no me atrevería a emplear un término más drástico, pero, en manos de edward hyde, pronto comenzaron a derivar hacia lo monstruoso; cuando regresaba de semejantes excursiones, frecuentemente me hundía en una especie de asombro ante mi propia depravación. aquel ser tan familiar que yo sacaba de mi propia alma y que enviaba, solo, en busca del placer, era inherentemente maligno y depravado; sus actos e ideas se centraban en el yo; con bestial avidez libaba el placer de cualquier grado de tortura sufrido por otro; era insensible como estatua de piedra. en ocasiones, harry jeckyll, se horrorizaba de los actos de edward hyde, más la situación se apartaba de las leyes ordinarias e insidiosamente tranquilizaba, así, su conciencia. después de todo, el culpable era hyde, y sólo hyde. jeckyll seguía siendo el mismo; volvía nuevamente a sus buenas cualidades sin aparentemente, haber sufrido cambio alguno; incluso se apresuraba, cuando le era posible, a reparar el mal hecho por hyde. su conciencia, de esa manera, se adormecía."

8 comentarios:

  1. Interesante extracto y como dices con muchas ramificaciones morales. Ese libro no lo he leido, otro más a la cola (y el de Proust esperaré a la defensa que tienes planeado hacer, pero no sé si me convencerás)

    ResponderEliminar
  2. Habrá que echarle un ojo.
    A quien no le gustaría de vez en cuando tener un alter ego para mandarlo por ahí a hacer cosas de nuestro yo macarra.. el problema es como siempre que la impunidad te invita a más y nuestro limite cual sería?

    lo leeré me pica la curiosidad.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que se nos acabaría yendo de las manos. Imagínate, nuestros más bajos instintos por ahí sueltos sin ningún control.

    ResponderEliminar
  4. Para sacar lo peor de ti te puedes crear un personaje en el blog, una especie de Alter Ego en el cual vertir todas tus frustraciones y mezquindades, dejar limpia la persona real, es al revés quizás como lo veo, sacar lo malo para que las personas reales disfruten solo lo bueno que puedes ser, pero... cuesta mucho trabajo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. natsnoc, "el extraño caso del dr. jeckyll..." es un cuento largo de apenas 103 páginas (como ya mencioné) y se lee rápido, tal vez en dos o tres días y no tiene desperdicio; en cuanto a la obra "por el camino de swann", de proust, voy a abocarme desde mañana a seleccionar los párrafos que me parecieron interesantes hace cinco años cuando lo leí. saludos.

    ResponderEliminar
  6. jajaja, ¿cuánto porcentaje de maldad podría haber en montse?, la verdad que no me lo imagino. edward hyde era un "joven enano simiesco" (citando las palabras de harry jeckyll) porque la maldad en él era muy pequeña... ¡así que cuidado! no vaya a ser que exista tanta maldad en uno mismo que termine siendo de arranque más alto y más fuerte. un beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡y bien dicho, kassiopea! sin ningún control, porque edward hyde es puro instinto que apenas se puede contener cuando de hacer maldades e iniquidades se trata. un beso.

    ResponderEliminar
  8. malquerida, a este blog donde uno, en forma anónima, pueda dar rienda suelta a todas nuestras frustraciones, mezquindades, bajas pasiones y donde incluso se pueda responder a quiénes nos comentan de manera insidiosa e irónica, sería un tanto interesante y muy peligroso (uno podría terminar siendo un odioso y encima, sin ningún comentario, jajajaja). al menos, a un blog así, yo propongo llamarlo: "i, mr. hyde" ("yo, mr. hyde") un beso.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?