5 nov. 2011

una crítica despiadada, really despiadada.

antes, y gracias a la invitación de una poeta holandesa muy buena, yo pertenecí a un espacio social llamado "mipasado" (que luego desapareció al transformarse en wasabi) donde yo con mi verdadero nombre
-en ese entonces, draco no existía- colocaba solamente poemas acompañados de la imagen sensual de una mujer de manera ininterrumpida post tras post.


y recuerdo muy bien haber colocado el siguiente poema perteneciente a la poeta uruguaya idea vilariño, titulado "amor":

amor
desde la sombra
desde el dolor
amor
te estoy llamando
desde el pozo asfixiante del recuerdo
sin nada que me sirva ni te espere.
te estoy llamando
amor
como al destino
como al sueño
a la paz
te estoy llamando con la voz
con el cuerpo
con la vida
con todo lo que tengo
y que no tengo
con desesperación
con sed
con llanto
como si fueras aire
y yo me ahogara
como si fueras luz
y me muriera.
desde una noche ciega
desde olvido
desde horas cerradas
en lo solo
sin lágrimas ni amor
te estoy llamando
como a la muerte
amor
como a la muerte.


los que deseen seguir leyendo poemas de idea vilariño, pueden dirigirse a: 
www.amediavoz.com
bien, como un buen poema no hace a nadie poeta si no la totalidad de su obra, hoy leí una crítica del escritor español alberto olmos - que para serles sincero, recién me entero de su existencia- sobre esta poeta y cuyo texto está en una sección titulada "vergüenza ajena" que pertenece a su blog y que sigue a continuación:

por: alberto olmos.

uruguay tiene algo de la irlanda literaria del cono sur, por la calidad ocasional de muchos de sus narradores que emergen de a poquitos, como pequeñas cimas de la literatura en castellano del siglo xx. esta predisposición pseudoentusiasta por la literatura uruguaya no le ha evitado a uno ruborizarse, abochornarse, indignarse y finalmente, llorar ante la insoportable sucesión de memeces que conforman la poesía completa de idea vilariño.
empieza la colección con unos dizque poemas escritos a los veinte años, donde la poeta parece sufrir mucho, y así en general. el dolor del poeta. que le den por el culo al dolor del poeta.
desde esos brotes verdes bibliográficos, idea vilariño parece particularmente interesada en no utilizar nunca más allá de 56 palabras concretas del diccionario, siendo "luz" la más fatigada hasta límites que ciegan el entendimiento y hacen subir las facturas eléctricas de la paciencia. la luz de idea (intervención de draco: se refiere a vilariño) no nos cuesta un ojo de la cara, nos cuesta los dos.
luego su trayectoria pareció recibir algún consejo, en concreto: idea, déjalo, que no tienes puta idea, o haz por lo menos intentos de que no se te note; lo que desembocó en que no se le notara, con versos tan ininteligibles como estos: "la noche cubre mundo ahonda todo / desde tu valle espanto al magdalena." yo creo que leyó en diagonal algunos poemas de césar vallejo en trilce y le dio un aire genialoide.
luego, ¡uf!, la cosa es que no pongamos comas, y desde cielo cielo en adelante no puso comas, y sus poemas eran un irrespirable vahído de monja en la noche. una cosa realmente submarina en inteligencia y sensibilidad, como para hundir la cabeza en un plato muy hondo de sopitas evidentes.
luego viene un poemario llamado poemas de amor, dedicado a juan carlos onetti, el poema ya no que lo lee sin sonrojo.
y luego ya lo de siempre, el huso (sí, con hache) y abuso de cuatro verbos, reiterados y desdoblados, y vueltos a convocar, y todo para laminar lugares comunes hasta el día del juicio y proponer que cualquier gilipollez es poesía porque me sale de los huevos: "escribo / pienso / leo / traduzco veinte páginas / escucho las noticias / escribo / escribo / leo. / dónde estás. / dónde estás."
a mí esta señora me da vergüenza ajena.


nota de draco: en poesía existe el poeta; es decir, se es poeta o no se es, no existe el mal poeta. en este caso: ¿es o no es poeta, idea vilariño? que cada quien juzgue.

9 comentarios:

  1. Me gustó eso de la Irlanda del sur...
    Es muy difícil hablar de arte y de artistas, muchos se llenan la boca con estas palabras y no pueden sostenerla con obras, mientras que otros se recluyen en el anonimato y desbordan talento.
    El año pasado, en la Tate Modern en Londres, vi trabajos que, tranquilamente, podrían ser hechos por un niño de 7 años, sin embargo se vendían a 2 o 3 mil libras. Y el "artista" orgulloso de esto.
    Por lo tanto, me declaro incompetente para decidir qué es buena poesía.
    En fin...
    Un gran abrazo a ambos.
    HD

    ResponderEliminar
  2. Draco!! andas pr ahí??
    Tienes al menos un par de emails (bueno, más)

    ResponderEliminar
  3. Hola Humberto! Hola Draco!

    La verdad es que yo no me siento cualificada como para juzgar nada ni a nadie, y mucho menos poesía o literatura. Lo que sí, nunca me gustaron los críticos; recuerdo desde niña que leía los periódicos y al llegar a las secciones en que aparecían las críticas (mirad que era una cría, que empecé a leer con cuatro años...) me parecía que lo que decían esos señores eran burradas, sobre todo cuando leía algo sobre una película o una obra de teatro que yo había ido a ver. Supongo que es un trabajo como otro y en este momento recuerdo el post de Humberto sobre aquel crítico que un día se puso a escribir... Y dentro de mí, esa niña que leía aquellas cosas sigue pensando que ser crítico es algo así como ser político (es que tampoco me gustan los políticos, nada de nada).

    Que dejen a los artistas y creadores trabajar en sus obras y que sea cada uno, cada persona que pueda conocerla, quien, en su interior, decida si le gusta o no. Ésa debería ser la esencia de la crítica. (Vale, ya sé que con este post estoy criticando a los críticos, pero tú, Draco, has preguntado, así que yo he respondido, ¡hala!)

    Biquiños!!!

    ResponderEliminar
  4. Cuando alguien hace una critica de algo que a nosotros nos gusta, termina siendo una critica personal, si digo que me gusta la novela romántica y alguien dice que ese tipo de novelas son tonterías, creeré que soy tonta.
    supongo que si este hombre hace una critica de una poeta que a ti te gusta esta criticando tu gusto.
    Del critico en si, bueno lo malo de la critica es cuando raya la mala educación y la prepotencia como el caso de este hombre, para mi pierde mucho valor, pues eso lo puedes hacer con cualquier escritor o poeta.

    ResponderEliminar
  5. humberto, gracias por tu opinión. saludos.

    ResponderEliminar
  6. carina, los críticos sólo nos ayudan a darnos una idea y también información sobre una obra de arte, una película, etc, de manera subjetiva -aunque ellos juren que lo hacen objetivamente- para que evalúemos si vale la pena ir a ver tal obra de teatro o las pinturas de una galería -sólo por dar un par de ejemplo- sin que tengamos que asumir necesariamente como propia la opinión del crítico. para mí en lo personal es sólo una ayuda. muchas veces he decidido hacer las cosas de manera diferente a cómo las sugería la crítica. un beso.

    ResponderEliminar
  7. tal parece, montse, que el tal alberto olmos para hacerse notar como crítico ha decidido tener la política de utilizar la agresividad en el lenguaje para hacerse conocido. escribo esto luego de haber leído algunos de sus textos. un beso.

    ResponderEliminar
  8. Critica destructiva la de este hombre que sólo puede evidenciar que Idea no le cae bien, tan fácil como no leerla.


    Beso Draco.

    ResponderEliminar
  9. algún día, malquerida, me tomaré el trabajo de leer algún estudio que debe existir por ahí de esta poeta uruguaya que explique su obra. un beso.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?