25 ene. 2012

Why suena el telephone?

 
 
Estaba yo muy atareada preparándome para irme de paseo con mi cámara de fotos hoy que le dio por no llover... y cuando intentaba ponerme un zapato sin caerme de bruces (estaba de pie, a la pata coja, con el otro zapato en la otra mano, y sin ningún mueble cerca para sujetarme a él) va y el muy xxxxx empieza a sonar. Total, acabé torciendo un tobillo y cayendo precísamente de aquella manera que mejor ni cuento..., al final, para que el aparatejo dejara de sonar...
porque ya estaba viendo en la pantallita que no aparecía número ninguno y aquello auguraba cabreo seguro. En resumen, suena el teléfono y quien llama va y se llama "desconocido".

Después de reponerme y volver a la bipedestración, atiendo el requerimiento del dichoso artilugio y, una vez más, después de mi singanasningunas "¿diga...?" (y que parecía que don desconocido no iba a decir nada) reconozco una vez más la voz grabada del maldito robot que me suelta que ya hay internet en nosedónde. Cuelgo. Ya sé lo que va a pasar, y pasa: a los cinco minutos se repite la jugada. Y me reprimo para no decirle cuatro cosas al desconocido porque ya lo conozco bien y sé que por muchas palabrotas que le suelte no conseguiré más que aumentar mi cabreo y, de postre, si grito mucho, ponerme afónica una vez más; así que cuelgo otra vez y paso de todo. Me termino de preparar y me largo con mi cámara de fotos.

Y allá voy, a uno de mis rincones preferidos para fotografiar el mar o lo que se ponga delante. Bueno, el frío no sale en la foto, pero como ya sé que ese anda por ahí, voy abrigada hasta el cogote y con mi bolso y el bolso de la cámara colgando, y la cámara colgando del cuello también (no vaya a ser que... pues eso, lo que puede ser y voy a contar). 

Estando yo muy entretenida aprovechando los últimos rayos de sol antes de que anochezca, y así poder hacer alguna fotografía decente... me voy entusiasmando más cuando voy viendo los resultados. Es lo que el artefacto esperaba para sonar, sólo que esta vez se trata del artefacto móvil y apenas se oye en el fondo del bolso... ¡Ahí! ahí quería llegar yo, que para eso tenía alrededor del cuello la bandolera de mi bolso, la del bolso de la cámara y la de la cámara misma: para que cuando ocurriese lo que inevitablemente en el peor momento iba a ocurrir, no se me escapase nada rocas abajo y... mejor omito lo que entonces ocurriría porque ya ni lo quiero pensar. Pero sí, por supuesto ¡cómo no! ¡así tenía que ser!: en ese momento tan oportuno sonó el ring ring ring (es que las musiquitas no me dicen nada y ni me entero, así que le he puesto un ring ring) del teléfono móvil. ¿El desconocido de nuevo? ¡por supuesto que no! esta vez era uno de los más conocidos, uno de los que nunca se acuerda de decirme a dónde va ni de dónde viene, o a qué hora se va o a qué hora vuelve... o sea, uno de mis hijos... y precísamente porque ha llegado a casa y no me ha visto y a narices quiere saber que en dónde me he metido ¡como si del Gran Hermano se tratase y que ha perdido conexión y no me ve! 


En fin, que eso, que le digo que haciendo fotos y que si quiere algo más. Que nada, me dice. Pues vale, le digo. Y sigo a lo mío...

Llegando a casa pienso en que a ver qué escribo en el blog. No se me ocurre nada. Pero sí se me ocurre pensar que a ver porqué en esos momentos siempre tiene que sonar el teléfono. Me acuerdo de unos libros que compré para los chicos y precísamente en uno de ellos leo la frase "¿por qué suena el teléfono?". ¡Eureka! (¿se escribe así? ¿no? ¡da igual!) ¡parece que voy a encontrar la respuesta!... Lo leo. No digo más: "el teléfono suena para avisarnos de que alguien desea hablar con nosotros"

9 comentarios:

  1. jajajaja...muy simpática!

    Te sigo desde ya,

    Saludos,

    Nel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, Nel! Lo del teléfono es el cuento de nunca acabar...

      ¡Biquiños!

      Carmen

      (Carina, C.D.)

      Eliminar
  2. Qué lataaaa! Siempre pasan cosas cuando menos lo necesitamos!!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A que sí, Marité! Y pueden pasar días sin que suene el teléfono, pero cuando menos falta hace, verás como sí suena!

      Muaks!!

      Eliminar
  3. ah, ya estaba por creer que el teléfono a veces suena para jo... ¡ups!, perdón, para molestar en el momento menos indicado, jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al visitar tu perfil, me he enterado de lo sucedido a André. Gracias Draco, un fuerte abrazo y beso para ti.

      Eliminar
  4. Tienes que verme a mi cuando suena el teléfono.. Vamos, que si lo tengo cerca estupendo y si no, voy a por el. Pero jamás con prisas. Y si no llego, pues ya volverán a llamar si es importante.

    Por cierto que te recomiendo que te instales alguna de las aplicaciones de "Black List" que hay para Android, Symbian, iOS, etc.. Yo tengo a Telefónica y Vodafone, y a veces miro la aplicación para ver cuántas veces me han llamado. Pero enterarme no me entero. ¡Una gozada!

    ResponderEliminar
  5. Supongo que si, que el tlf es para eso y para mucho más.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Suena el teléfono y corres para contestar, descuelgas y entonces ya colgaron. Te alejas y vuelve a sonar, regresas y cuelgan ay por dios!


    Beso.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?