10 feb. 2012

la sorprendente story of margarite steinheil (meg).

marguerite steinheil (meg) en su boda con el barón abinger en 1917.

una de las costumbres que nació en las cortes reales europeas fue la de la aristócrata que recibía en sus salones, a sus amistades, amantes y a toda celebridad o persona notable que mereciera ser conocida y alternara con ellos. en francia, aquello no se perdió ni siquiera con la revolución y ya en el imperio napoleónico a aquellas damas se les conocía como las "mervelleuses", y nombres como madame récamier, laura de abrantès, sophie gay, entre otras, perduran hasta hoy como sinónimo de elegancia y excentricidad.
pero cuando francia llegó a ser una república (luego de luis xviii y del segundo imperio), hubo una que traspasó la línea al convertir su salón como punto de reunión para el oficio más antiguo del mundo y también al verse envuelta en la extraña muerte de un presidente y en el doble asesinato de su esposo y de su propia madre.
marguerite jeanne steinheil, lady abinger (meg). beaucourt, francia, 16 de abril de 1869 -asilo de hove, brighton, inglaterra, 17 de julio de 1954, era hija de un adinerado industrial. a los 15 años se comprometió con el teniente edouard scheffer, pero la relación se acabó al no estar él a la altura de las altísimas pretensiones que los padres esperaban para su hija. el padre de meg murió en 1889 y una hermana mayor se la llevó a parís. allí conoce a un pintor sin éxito y sin atributos físicos de nombre adolphe steinheil quien era 20 años mayor que ella y con el cual se casó rápidamente. aquella unión fue un fracaso desde un inicio por su infelicidad y si no terminó en divorcio fue porque ella estaba embarazada y querían mantener las apariencias, aunque cada quien hizo su vida libremente por su lado sin darse explicaciones.
en su salón ella recibía a personalidades como gounod, fernando de lesseps, françois coppée, pierre loti, entre otros, haciéndose asímismo amante del pintor bonnard, del compositor jules massenet e incluso del escritor emile zola, que la convierten rápidamente en una figura ambiciosa de fuerte temperamento que la hacen llevar una vida libertina y mundana en la capital francesa.
supuestamente el motivo de tales visitas, era el de vender los cuadros de su esposo, pero lo cierto fue que ella recibía dinero en efectivo sin realizar ninguna venta.
en 1897, en chamonix, conoció al presidente félix faure quien estaba dando un contrato oficial a su esposo adolphe steinheil, haciéndose, a partir de ese momento visitante frecuente del salón de meg en su casa del impasse ronsin.
con el transcurrir del tiempo ellos se hicieron amantes y ella lo visitaba al palacio eliseo entrando subrepticiamente por una pequeña puerta en el jardín, siendo escoltada hasta un pequeño salón azul. según meg, ella ayudaba al presidente faure con sus memorias.
pero en la noche del 16 de febrero de 1899, mientras estaba acompañado por meg, el presidente de 59 años sufrió un ataque al corazón en el preciso momento en que ella, completamente desnuda, le estaba practicando sexo oral.
un grito llamó la atención del sirviente que echó abajo la puerta del salón.
el presidente estaba casi desnudo en el suelo. tumbada a su lado, tal como su madre la trajo al mundo, estaba meg gritando histéricamente. félix tenía su mano enzarzada agarrando fuertemente el cabello de ella. alguien tuvo que ir por unas tijeras para poder separar a meg del presidente. los ayudantes sacaron a la mujer, olvidando su corsé que más tarde se encontró en el piso.
el anuncio de la muerte del presidente faure se retrasó unas horas para darle tiempo a meg para que fuera vista en otra parte y así acallar lo ocurrido.
pero aquel escándalo no detuvo a meg quien siguió llevando la misma vida de siempre y el destino se encargaría de ponerla a prueba una vez más.
la noche del 30 de mayo de 1908, un sirviente encontró a meg atada a su cama. en la habitación de al lado se tropezó con adolphe steinheil, atado y amordazado, con un paño empapado en cloroformo dentro de su boca. el hombre había sido estrangulado con un fino cordel. en el otro dormitorio se encontró con la madre de meg, también atada. le habían aplicado cloroformo y la habían estrangulado.
la única viva era meg, quien parecía estar un tanto suelta de sus ataduras. debido a la pasada amistad de meg con el presidente de francia, la investigación se llevó a los niveles más altos.
meg contó una historia fantástica. dijo que tres hombres y una mujer entraron en su habitación mientras ella dormía. todos llevaban túnicas negras y pidieron dinero. mientras una apuntaba con una pistola su cabeza, los otros, fueron al cuarto de su madre. ella escuchó llorar a su madre y después todo estaba  en silencio. después volvieron, le dieron un golpe en la cabeza, la amordazaron y la ataron a su cama.
algunas evidencias eran conflictivas. ambos cuerpos, tanto el de su madre como el de adolphe, fueron encontrados en posiciones que indicaban que estaban durmiendo al aplicarles el cloroformo. no habían luchado de ninguna manera.
se hizo un análisis de saliva en la mordaza que se encontró junto a meg. no se encontró rastro de saliva alguna. pero sí se sospechaba de meg, ¿cuál era el motivo para haber asesinado tanto a su madre como a su marido?  la policía encontró uno como el supuesto móvil de ambos asesinatos. resulta que el último amante de meg fue un rico católico románico devoto de apellido borderel. él le habría dicho a meg que nunca se casaría con ella así se divorciara. meg le preguntó si tomaría por esposa a una viuda y borderel le manifestó que en ese caso todo sería totalmente diferente.
seis meses después del doble asesinato, meg fue arrestada. en menos de una centésima de segundo, su pasado se hizo público. su juicio se inició el 3 de noviembre de 1909. fue de tal magnitud el evento, que las entradas se vendían en el mercado negro a las puertas de palacio de justicia. todo el mundo quería ver a la amante del  antiguo presidente de la república.
el sirviente que encontró a meg testificó que sus manos estaban con la cuerda tan suelta que enseguida se empezó a preguntar porqué no se había liberado ella misma. también testificó que el algodón se había encontrado encima de su almohada. ¿por qué no había gritado? meg contestó que justo se acababa de quitar la mordaza, cuando el sirviente entró al cuarto.
ella fue la principal sospechosa desde un principio. la policía no tenía inicialmente alguna evidencia para acusarla, pero todo se les fue aclarando cuando ella plantó una pieza de evidencia (ocultó una pequeña perla que según ella había sido robada en el momento de los dobles asesinatos, en una cartera perteneciente a couillard) en la habitación para incriminar a su ayuda de cámara, de nombre rémy couillard; pero cuando aquel plan se le descubrió, ella entonces acusó al hijo de su ama de llaves, alejandro wolff, de cometer los crímenes, pero al no poder establecer una coartada, fue detenida en noviembre de ese mismo año y acusada de complicidad en el doble asesinato.
el juicio fue un hervidero de opiniones en la capital francesa y aunque el tribunal había llamado a sus historias "una sarta de mentiras", el juicio teatralmente culminó con la absolución de meg, salvándose por los pelos de ser ajusticiada mediante la guillotina el 14 de noviembre de 1909.
y es que el jurado, luego de deliberar por siete horas, regresó con el veredicto de "inocente". luego se descubriría que en su primera votación, la había hallado culpable, excepto por una persona. tras una larga discusión, dos miembros del jurado cambiaron de parecer y votaron por la absolución. meg se había escapado de la guillotina por la mínima diferencia, es decir, un solo voto.
ella se trasladó a inglaterra y se casó el 26 de junio de 1917 con el 6to barón abinger, robert brooke campbell scarlett, quien sirvió en la marina real inglesa.
oficialmente nadie pagó las consecuencias del doble asesinato en la casa de meg.

fuentes: http://en.wikipedia.org/wiki/Marguerite_Steinheil
http://www.eluniversal.com/estampas/anteriores/161103/crimenes.shtml
http://britishpathe.wordpress.com/2010/12/23/the-red-woman-of-paris-%E2%80%93-the-scandalous-reputation-of-madame-steinheil/

8 comentarios:

  1. Muy interesante... una buena historia, de paso para conocer un poco más sobre temas que no todos conocen, para irse a dormir.
    Beso y hasta mañana!
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. son historias que así nada más no se llegan a conocer porque no son relevantes para los enciclopedistas y mucho menos para textos que a uno le enseñen desde el colegio. un beso.

      Eliminar
  2. Una historia interesantísima, pero que la que parece claramente culpable se ha escapado y eso siempre me apena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tal parece que antiguamente las damas tenían mayores facilidades para escapar de sus delitos gracias a su belleza y algunos "contactos" adecuadamente distribuidos en la sociedad que las sacaban de tales apuros.
      en el caso de meg, ella logró la absolución porque al jurado le fue increíble pensar que una mujer pudiera matar a su propia madre como coartada para asesinar al marido. saludos.

      Eliminar
  3. He venido a parar a tu blog y me encantó :)
    Ésta historia es bastante interesante, es increíble ver que hasta en los más altos círculos sociales se dan situaciones tan maquiavélicas.
    Me has dado una idea para publicar una historia un poco parecida que sucedió en México en los 60's.

    No dudaré en seguirte leyendo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por seguirnos. en toda sociedad siempre hay hechos truculentos que no traspasan los límites de las fronteras nacionales porque a muchos no les interesa que ciertas historias se sepan. estaremos atentos a tu blog. un beso.

      Eliminar
  4. Mira de lo que se viene uno enterando, los presidentes tienen en ocasiones una vida turbia que ni siquiera nos imaginamos je.


    Un beso DRACO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es más o menos cierto; si no mira la nueva historia que ha contado en un libro autobiográfico, cierta señora sobre las cochinaditas que le hacía hacer el muy formalito de j. f. kennedy en los tiempos de cuando ella era becaria en la casa blanca. besos.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?