23 mar. 2012

destiny, and also the song "la espada en el corazón".

a veces creo que puedo controlar el destino a través de mis propios sueños; y no es que
diga que yo sueñe literalmente lo que me va a ocurrir durante el día, si no, tan sólo que recibo durante el sueño ciertas claves muy personales que sólo yo puedo comprender y así determinar si voy a tener un buen o mal día.
es algo así como cuando se escucha por la televisión o la radio a la persona dedicada al pronóstico del tiempo que nos dice que al día siguiente va a llover o nevar. uno no sabe a qué hora precisa va a llover o a nevar, pero se termina preparando para ello.
con las claves que me proporciona el sueño me ocurre lo mismo.
como qué claves se preguntarán, bueno, estar jugando una partida de ajedrez o que algún miembro femenino (generalmente) ya fallecido de mi familia se presente; para dar un par de ejemplos tanto positivo como negativo.
y claro, cada persona tendrá sus propias claves que sólo él entienda y pueda entender.
a veces noto y compruebo que estoy en un gran día con una buena racha de suerte y entonces me pongo a retar al destino haciendo la mayor cantidad de cosas posibles que al final tienen un saldo favorable para mí.
eso cuando tengo un buen día de suerte.
cuando presiento (debido a mis sueños) y compruebo que tengo un mal día, no quisiera haber salido de mi casa, pero ni modo, las circunstancias y los deberes me obligan y tengo que seguir hasta terminar el día.
lo único bueno que saco de un mal día es que como yo ya sé "de alguna manera" qué tan cargada viene la mano, mi estado de ánimo nunca cambia y es el mismo durante los 365 días del año, más bisiesto.
y por esto ya me han dicho que no debo ser "tan controlado", debiendo "de explotar" de vez en cuando.
pero yo ni caso hago y sigo siendo el mismo de siempre todos los días. es más, a veces hasta termino sonriendo luego de un mal día, porque sé, que al menos he hecho todo lo posible para revertirlo, pero el destino es el destino y es como un caballo con anteojeras que no se desvía por nada de su propio camino.


ahora los dejo con la siguiente canción que la he escuchado desde mi infancia, para que la disfruten.


fedra y maximiliano




una mirada tan sólo
que tengo clavada en mi corazón
(la siento) en este momento
(la veo) ahora que el viento
te separa de mí.

sólo me encuentro en la noche
perdido en la sombra
sin ver dónde estás.
(la lluvia) no borra tu imagen
(que tengo) grabada en mi mente,
porque

en la profunda mirada que es sólo una espada.
que tengo clavada en mi corazón
oh, oh, oh, oh,

cuando la has visto has cambiado
tus ojos han brillado
¡qué simpatía!
no era verdad.
soy solo tuyo, no era verdad

una mirada tan solo
que tengo clavada en mi corazón
(la siento) en este momento
(la veo) ahora que el viento
te separa de mí

sólo me encuentro en la noche
perdido en la sombra
sin ver dónde estás
(la lluvia) no borra tu imagen
(que tengo) grabada en mi mente
porque

en la profunda mirada es sólo una espada
que tengo clavada en mi corazón
oh, oh, oh, oh

días bellos, primavera siempre
fueron sólo tus pensamientos
sólo míos hasta ayer
y hasta que tú hoy te ríes
siento aún el eco
¡donde quiera oigo tu risa y tus ojos
fijos en mí!

una mirada tan sólo
que tengo clavada en mi corazón
(la siento) en este momento
(la veo) ahora que el viento te separa de mí.

solo me encuentro en la noche
perdido en la sombra
sin ver dónde estás
(la lluvia) no borra tu imagen
(que tengo) grabada en mi mente
porque

en la profunda mirada es sólo una espada
que tengo clavada en mi corazón.

6 comentarios:

  1. Jo! Mira que me ha traído recuerdos! Ese disco de Fedra y Maximiliano, el de "Cuéntame", es uno de los primeros que llegaron a mi casa siendo yo muy, muy niña. Todavía lo conservo con todos los otros vinilos. Y por supuesto que recuerdo esa canción... Podría ahora mismo (si no fuera tan tarde) poner el disco y escucharla.
    Gracias, Draco, por estos recuerdos... y ¡por tantas cosas!
    ¡Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso sí, uno es un crío cuando una bellísima canción es ejecutada y tal vez por eso no se la vive intensamente; pero se llega a valorarla y siempre queda en el recuerdo: voces, estrofas, melodías, que perduran en el tiempo que hace que uno se interese por quién o quiénes la cantaron y el título, que en este caso en particular, ignoraba completamente. besos.

      Eliminar
  2. Me muero con la canción!!!! Me hace acordar tanto a mi papá!!! Que lindo!!! Cuantos recuerdos!!!!!!!!!!!!! Hace poco también publicaste una canción de esa época... buenísima!

    Que bueno que sonrías después de un mal día... Debo aprender mucho de ti.

    Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro mucho de haber originado recuerdos positivos de tu padre con tan bella canción. en cuanto a terminar sonriendo luego de un mal día, es algo que todos deberíamos de hacer, al menos para proteger nuestra salud. un beso.

      Eliminar
  3. No conocía la canción. Simplemente: hermosa!!

    Saludos y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es una canción que marcó época en su momento y aún ahora se deja escuchar con mucho placer y algo de nostalgia. un beso.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?