22 sept. 2012

el horror of the 2nd world war.

durante la investigación de su nuevo libro
, una historia global del conflicto que se publicará por estos días en españa por intermedio de la editorial pasado y presente, el prestigioso historiador antony beevor se topó con una desagradable sorpresa. el ejército estadounidense y el australiano prefirieron no divulgar una atrocidad japonesa al final del conflicto: el canibalismo y el uso de prisioneros de guerra como "ganado humano", que eran mantenidos con vida sólo para ser asesinados de uno en uno con el objetivo de ser devorados. esta salvajada formó parte, según los datos recogidos por el escritor británico, de "una estrategia militar sistemática y organizada".
"las autoridades aliadas comprensiblemente, por temor al horror que esto podría causar en las familias de aquellos que murieron en campos de prisioneros, decidieron ocultar los hechos totalmente." explica beevor.
"por ese motivo, el canibalismo no formó parte de los delitos juzgados en el tribunal de crímenes de guerra de tokio de 1946.

la segunda guerra mundial es una fuente infinita de historias y horrores y beevor rescata muchas en este volumen, desde cómo los nacionalistas chinos sobornaron a las tríadas de hong kong para evitar matanzas de extranjeros hasta la guerra bacteriológica en italia. tras el desembarco aliado, los nazis inundaron grandes extensiones de terreno en pontino, introdujeron el mosquito anófeles y confiscaron la quinina. unas 55,000 personas contrajeron la malaria al año siguiente.

en su historia sobre el final de la guerra en asia, nemesis. la derrota de japón 1944-1945, max hastings explica que los relatos de las atrocidades que sufrieron muchos prisioneros a manos de los japoneses fueron censurados para evitar que se produjese una espiral de venganzas. de los 132,134 prisioneros de japón, murieron 35,756, un 27%. tanto hastings como beevor describen todo tipo de crueldades contra prisioneros de guerra aliados, desde vivisecciones sin anestesia hasta palizas mortales o ejecucines a bayonetazos, además de trabajos forzados. sin embargo el canibalismo organizado va más allá de o imaginable.

"no fueron casos aislados: existió un patrón similar en todas las guarniciones de china y el pacífico que se quedaron sin suministros por la marina estadounidense", explica beevor. no existen datos sobre el número de prisioneros que pudieron sufrir esa suerte, aunque sí que la mayoría de los casos ocurrieron al final del conflicto, en nueva guinea y borneo. las víctimas fueron locales y soldados papuenses, australianos, estadounidenses y prisioneros indios, que se negaron a combatir con los japoneses. "los informes lo dejan muy claro: "no fueron incidentes aislados perpetrados por individuos o pequeños grupos en condiciones extrmas", explica beevor, de 66 años, militar reconvertido en historiador.

la revelación del canibalismo en el pacífico se suma al redescubrimiento de las violaciones masivas por parte del ejército soviético en su avance por alemania, que describió en berlín, la caída, 1945. existían muchos testimonios, incluso una de las obras fundamentales sobre la segunda guerra mundial, una mujer en berlín (anagrama, 2005), lo relataba con una pavorosa mezcla de horror y resignación. este libro, anónimo, había sido publicado en inglés en 1954.
el mismo gunter grass en su obra "pelando la cebolla" narró que su madre fue violada por soldados rusos en su incontenible paso hacia alemania.

un profesor de la universidad de melbourne, toshiyuki tanaka, había descubierto en los años noventa documentos que describían casos de canibalismo, pero, según su versión, se trataba de una orgía de muerte de tropas fuera de control, algo similar a lo que ocurrió en circunstancias extremas en el sitio de leningrado, donde 6000,000 personas murieron de hambre o a manos de prisioneros rusos que no recibían ningún tipo de alimentos. los documentos que ha encontrado beevor describen algo muy diferente, una nueva vuelta de tuerca en el horror infinito de la segunda guerra mundial.

para que el ejército soviético llegue a berlín mucho antes que el estadounidense -por razones geopolíticas- stalin incentivó e indispuso entre sí a sus generales para que compitan entre ellos y así llegar a berlín más rápido.
parecía tan incontenible el avance soviético que el ejército estadounidense se vio obligado a bombardear y devastar la ciudad de dresde como una fuerte medida preventiva para obligar al ejército soviético a detenerse.
aquello también fue un acto de crimen lesa humanidad que alemania no olvida y que un soldado estadounidense narró magistralmente en un libro al que tituló matadero cinco.



la experiencia de vonnegut como soldado, y luego como prisionero de guerra, durante la segunda guerra mundial, tuvo una gran influencia en su obra posterior. formando parte de una avanzadilla de la 106 división de infantería de los estados unidos, durante la batalla de las ardenas, quedó aislado de su batallón y vagó solitario tras las líneas enemigas durante varios días hasta que fue capturado por tropas alemanas el 14 de diciembre de 1944. como prisionero de guerra, vivió en primera persona las consecuencias del bombardeo de dresde, que tuvo lugar entre el 13 y el 15 de febrero de 1945 y que destruyó la mayor parte de la ciudad alemana. Vonnegut fue uno de los siete prisioneros de guerra estadounidenses que lograron sobrevivir en dresde, en un sótano destinado a empaquetar carne, llamado matadero cinco. "una destrucción completa," recordaría más tarde. "una matanza inconcebible." los nazis lo pusieron a trabajar apilando cuerpos para enterrarlos en fosas comunes pero, según explica vonnegut, "había demasiados cuerpos que enterrar, así que los nazis prefirieron enviar a unos tipos con lanzallamas. todos esos restos de víctimas civiles fueron reducidos a cenizas."
esta terrible experiencia constituye la base de su obra más conocida, matadero cinco, y aparece como tema recurrente en al menos otros seis libros suyos.
fue liberado por tropas soviéticas en mayo de 1945. tras su regreso a los estados unidos, fue recompensado con un "corazón púrpura" por lo que él denominó "una herida absurda e insignificante".

6 comentarios:

  1. Gran post!!! Qué increíble lo que nos estás contando... me siento demasiado intrigada por leer este libro. Qué fuerte por Dios!!! CANIBALES!

    Como siempre culturizandonos un poco más en cada uno de tus escritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, la guerra siempre es terrible. a veces uno en su imaginación cree que sólo se van a utilizar armas convencionales para guerrear y que los costos en vidas humanas se va a reducir a los soldados, pero la realidad es muy diferente.
      un beso.

      Eliminar
  2. Me parece una atrocidad, canibalismo. No me lo puedo creer. Gran post, si señor.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. canibalismo es el último de los horrores que nos enteramos de lo que pasó allí luego de los fusilamientos, gente gaseada, esclavismo sexual y un par de bombas atómicas. en una guerra nadie gana, es la humanidad quien pierde.
      saludos.

      Eliminar
  3. Por cierto, si te apetece ya puedes proponer tus entradas favotitas del mes de septiembre en el siguiente enlace:

    http://palabradesedano.blogspot.com.es/2012/09/propuestas-la-mejor-entrada-de_17.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, pronto ya pasaré por ahi, gracias.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?