14 mar. 2014

monica porter. experimentando el sex a los sesenta años

fuente: the daily mail
por: monica porter
15 hombres - la mayoría de ellos menores de 30 años - y dos en un día: cómo descubrí a la edad de 60 años que soy irresistible a los hombres en sus veintes buscando sexo sin comprometerse.
monica porter, 61 años, de londres, durmió con 15 hombres en un año.
ella los conoció a todos en línea y 11 estaban en sus veintes y treintas.

monica porter, 61 años

él estaba esperando por mí en mi pub local en londres, the bells, con sus jeans apretados, camiseta y trainers, mirando un tanto aprehensivo. se ofreció a comprarme un trago pero eso no parecía correcto, así que fui al bar y traje mi propio vaso de vino.
como él animó nuestra conversación en torno a su trabajo (en contabilidad) y su familia (de lancaster), y yo le hablé algo de mi propia vida, su timidez empezó a desaparecer gradualmente y me sonreía más.
me gustó su informal no obstante respetuoso comportamiento. él era brillante, atento y bien considerado. en general no estaba interesado en chicas de su propia edad. all they want to talk about is 'the x factor' and the latest celebrity gossip. after a couple of dates they start putting on the pressure. they want a proper relationship and commitment. (todas ellas quieren hablar acerca de the x factor y los últimos chismes de las celebridades. después de un par de citas ellas comienzan a imponer presión. ellas quieren una relación formal y de compromiso.)
yo pude notar la atracción de él por la mujer mayor; no tenía que deletrearlo. dimos un paseo de vuelta a mi casa. me preguntaba cuál podría ser el siguiente paso en este escenario nada familiar. what would you like to do now? (¿qué te gustaría hacer ahora?) pregunté, sin mirar a sus ojos. we'll do whatever you want to do, (bien haremos todo lo que quieras hacer,) dijo él.
muchos dirían que la brecha de edad entre nosotros era absurda, pero tampoco creo que cada uno de nosotros pensaba algo acerca de eso por un segundo. y yo encontraba su saludable, fuerte cuerpo muy atrayente. él se quedó durante aquella noche y cayó dormido con su cabeza recostada sobre mi hombro. y a la mañana siguiente partió. desde entonces nos vimos el uno al otro cada tres semanas o algo así. yo siempre lo llamaba pup y él generalmente se refería a mí como miss. me encantaba la vagamente insolencia a lo benny hill de él.
mi pareja y yo nos habíamos separado el año anterior, luego de 13 años de relación. y no mucho después que, en julio del 2012, me había despertado al deprimente hecho de que era mi sexagésimo cumpleaños. ahora yo estaba sola con 60 años y encima sintiéndome un desecho. parecía como si todo hubiera terminado para mí - el amor y la pasión, el sexo y la sensualidad.
quizás de ahora en adelante me gustaría enfocarme en mis relaciones con mi familia. y ninguna matriarca es más dedicada que yo. mis hijos tenían entonces la edad de 35 y 29, y mis nietos tenían dos y cinco. es tiempo de pasar a un anexo a la abuela, ¿puede ser?
pero decidí que todavía no era tiempo para el montón de basura. en los meses siguientes, descubría un ejército masculino en sus veintes y principios de sus treintas, todos imaginando fantasías acerca de estar con una mujer mayor.


y en el internet y a través de aplicaciones de teléfonos móviles, ellos habían encontrado una fácil manera de hacer que estas fantasías se hagan realidad.
para el final del año, yo había dormido con 15 hombres. 11 de los cuales estaban en sus 20 o 30 años.
mi experimento me dejó algo sombría y dubitativa, no siempre sana, pero siempre fortificante como el fondo de las madrigueras de los conejos. cuando logré divorciarme por primera vez a la edad de 40 años después de 17 años de matrimonio, salí con los ojos parpadeantes al deslumbrante escenario de las citas, radicalmente diferente de la de mi juventud.
después que mi segunda relación a largo plazo terminó exactamente 20 años después, la escena había cambiado espectacularmente una vez más, gracias a internet y a una serie de nuevas tecnologías.
era un paisaje desconcertante, pero yo estaba contenta de ver cuán libres de estigma habían llegado a ser las citas en línea. parecía muy lindo que todos estuvieran haciéndolo. pero en esta etapa de mi vida, yo estaba demasiado llena de cicatrices para creer en caballeros sobre corceles blancos. pero, ¿un goce sin complicaciones? causarlo. me empaquetaría tanto como pudiese mientras aún tuviese la cara, el cuerpo y el deseo para él.
siguiendo el consejo de un amigo, elegí un sitio de citas y di mi edad como de 54 años. para mi foto de perfil elegí un retrato en blanco y negro en la cual mostraba una enigmática sonrisa. la semana previa había escrito un artículo acerca de mi poeta favorito edgar allan poe, centrándome en su más famoso poema, the raven (el cuervo).
y así fue que adopté el sobrenombre 'raven'.
escribí: 'after a lot of disappointments in love, i now realice that all men are rascals, so i'm just looking to have a nice time with people i like.' (después de muchas decepciones en el amor, ahora comprendí que todos los hombres son pícaros, así que sólo estoy viendo de pasar un buen rato con gente que me gusta.)
entonces volví a sentarme para ver cómo seguía raven.
un sábado en la mañana, vi un rostro joven entre los perfiles del sitio. cabello rubio oscuro y ojos azules, una tímida-no obstante-descarada sonrisa, un amigable chico de-al-lado. él tenía 23 años, sólo un bebé.
había olvidado que la gente en el sitio puede hablar cuando alguien inspecciona su perfil. tres minutos más tarde un mensaje se anunció en mi bandeja de entrada.
hi miss raven. i hope you don't mind me messaging but i noticed you had been looking at my profile so thought i would say hello. and i love women who are older tan me. (hola señorita raven. espero que no te importe mi mensaje pero advertí que habías estado mirando mi perfil así que pensé que me gustaría decirte hola. y que amo a las mujeres que son mayores que yo.)
sorprendida y contenta, escribí de vuelta diciendo que pensaba que él era lindo y que yo estaba totalmente a favor de los hombres jóvenes. are you busy this weekend? (¿estás ocupada este fin de semana?), preguntó él. maybe we could get to know each other a bit better... (puede ser que nos podamos llegar a conocer un poco mejor...) y así fue arreglada mi relación amorosa con pup.
otro nuevo joven amigo, simon, tenía 25 años, delgado, de rostro dulce y juvenil, un poco tímido. él era un emprendedor de internet y un apasionado de la tecnología digital. cuando mencionó que aún vivía en casa, sentí un escalofrío perverso recorriendo mi espina dorsal de arrebatadora de cunas.
seguimos al tema de las relaciones. i've never had a serious girlfriend, (nunca he tenido una novia en serio,) admitió. it's so hard to meet people. that's why we all use dating sites. what would your friends say about you being out on a date with an older woman? it would be a big mark in my favor. (es tan difícil conocer gente. ese es el porqué todos nosotros usamos los sitios de citas. ¿quién de sus amigos le diría a usted que está saliendo en una cita con una mujer mayor? sería una gran marca a mi favor,) sonrió maliciosamente.
más tarde aquella noche, simon llegó a casa conmigo. nos tomamos una taza de té (tan inglés) y luego fuimos a la cama. con creces sentía que la gran barriga, equipaje-con que cargó la vieja, no podía con este tentador joven. estaba como mirando dentro de una pastelería y viendo todos los pequeños       deliciosos bizcochos con sus coloridos remolinos encima. ¿porqué sobre la tierra usted elegiría a la pesada vieja esponja victoria?
pero estaba a punto de aprender cuán rara podía ser una cita en línea. unas cuantas semanas después, estaba sentada en un banco de la barra en mi local cuando max entró. él tenía 30 años y 6 pies de estatura. un diseñador gráfico viviendo en el east end.
alto y fresco, llevaba puesto jeans y una sudadera con capucha muy ajustada haciendo alarde de su joven cuerpo en forma. yo estaba en camino de disfrutar de esta cita.
le di lo que esperaba fuera una seductora sonrisa. so... wanna come up and see my etchings? (así que... ¿quieres venir y ver mis grabados?) él miró confuso. obviamente él nunca había escuchado la frase. generación equivocada. what i mean is, fancy some coffee at my place? (lo que quiero decir es, ¿gustas un poco de café en mi casa?)
caminamos de regreso a mi casa y no pasó mucho tiempo antes de dirigirnos al piso de arriba. en la cama, examinó mis ojos y preguntó: are you enjoying this, mummy? (¿estás disfrutando esto, mamá?) don't say that. (no digas eso.) él colocó su mano alrededor de mi garganta y apretó duro. me estaba resultando difícil respirar. a la larga él por fin me soltó.
en el futuro yo tendría más precaución.
encontrar jóvenes apuestos había demostrado ser sorprendentemente fácil en línea. pero llegó a ser mucho más fácil. hojeando completamente el diario, mi atención fue captada por un artículo acerca de tinder. una rápida, simple y libre aplicación para teléfonos móviles el cual emparejaba a personas potencialmente compatibles dentro un radio específico. en realidad, tinder es un facilitador de encuentros sexuales casuales entre individuos quienes gustan el uno del otro... o lo que ellos podrían imaginar.
lo descargué y en unos pocos días tuve un pequeño establo de nutridos sementales listos y bien dispuestos para jugar.
la mayoría no tenía mucho tiempo fuera de la universidad, pero ellos no podían esperar a decirme que las mujeres mayores eran su fantasía.
mi primera cita tinder fue con tom, un alto, moreno y sexy chico norteño de 21 años quien recientemente se había graduado y estaba trabajando como pasante en la ciudad. después de 45 minutos, decidimos no ordenar una segunda ronda en the bells sino tomar una bebida a mi regreso.
tom se fue a las 9pm. yo, mientras tanto, había caído pesadamente sobre el sofá para mirar tv cuando llegó un mensaje tinder de otro de mis partidos, jon de 28 años de edad. de acuerdo con la aplicación él vivía a sólo una milla de distancia.
i'd like to come over, (me gustaría llegar,) decía su mensaje. you up for that? (¿estás lista para eso?) pensé por un momento. qué demonios. ésta es la raven de la que estamos hablando. y sus fotos eran cautivadoras. jon se fue alguna vez después de la medianoche.
no todos mis hombres fueron jóvenes. charles era un hombre de mediados de los cincuenta con un buen parecido clásico. cabello marrón, ojos castaños, rostro cincelado y una reluciente blanca sonrisa  de hollywood.
yo hice click sobre su foto y supe que, no sorprendentemente, que era un expatriado estadounidense. parecía a cada tanto el ejecutivo de negocios que decía que era.
así fue que con un alegre chillido es que yo encuentro un mensaje de él una mañana: hi raven, thank you for looking at my profile and sending a wink. i am flattered! (hola raven, gracias por mirar en mi perfil y enviar un guiño. ¡yo soy adulador!) (¿él es adulador?) él explicó que se había divorciado de su esposa el año anterior y estaba intentando abrir un nuevo capítulo en su vida.
charles y yo nos conocimos en el bar suizo en claridge's. me había enviado mensajes de texto para decirme que llegaría allí unos cuantos minutos antes, so that you won't have to wait and have people wonder what an attractive woman is doing alone in a hotel bar. (así usted no tendrá que esperar y que la gente se pregunte porqué una atractiva mujer está sola en el bar de un hotel.) excepcionalmente considerado.
él envió otro texto momentos antes que yo llegara, diciendo que estaba sentado junto a la ventana con una chaqueta azul oscura y una camisa azul clara. ¡como si yo no lo reconociera! yo lo distinguí de inmediato; él estaba incluso más guapo que en sus fotos, y exudaba un aire de colegial.
nos tomamos tres cocteles cada uno y tuve pocos recuerdos de como llegamos a mi casa, únicamente una tenue sensación de haber subido y bajado algunas escaleras mecánicas del metro.
entonces de repente me encontré a mí misma abriendo con llave la puerta, subiendo por las escaleras y cayendo sobre mi cama, con charles quitando suavemente mis zapatos. una segunda cita siguió con un patrón similar, finalizando en su apartamento en marylebone.
a la mañana siguiente, nos vestimos y él dijo que caminaría hasta la estación del metro.
nos sentamos al aire libre en un café en la soleada mañana y ordenamos capuchinos. moviendo su café, charles me contó que había algo en su mente: i've spoken to my ex-wife a couple of times lately. (he hablado con mi ex esposa un par de veces últimamente.) levanté la vista hacia él.
we still have matters to sort out. usually we do it by email but i thought i'd call instead. guess i felt like hearing her voice... and i still have feelings for her. (nosotros todavía tenemos asuntos que arreglar. usualmente lo hacemos por email pero pensé que tenía que llamar en su lugar. imagina cómo me sentía escuchando su voz... y yo todavía tengo sentimientos por ella.)
it was like i was betraying her, that last time i saw you... could we see each other without the sex for a while? (era como si la estuviese traicionando, esa última vez que te vi... ¿podríamos vernos uno al otro sin el sexo por algún tiempo?) preguntó. see how it goes? (¿ver cómo va?)
él sonrió mostrando los dientes y agregó: the sex was great, by the way. (el sexo fue grandioso, sea dicho de paso.)
you want us just to be friends, (tú quieres que sólo seamos amigos,) suspiré. charles exhibió una débil sonrisa. i guess so. (así lo supongo.)
él me dio un brusco beso fuera de la estación del metro y le hice un ademán de despedida.
mi próximo encuentro fue con jake, de 6 pies tres pulgadas, rubio, jugador de rugby de 22 años de edad quien vivía con su familia en south kensington. él estaba tan bien construido que yo desafiaría a cualquier mujer de sangre caliente a no babear sobre la foto tinder de él en su trusa de baño.
luego allí estuvo sam, quien para mí significó el final del juego. nuestra introductoria conversación electrónica, a altas horas de la noche, se volvió bastante fea. él pronto empezó a dudar de mi identidad, demandando saber what i really looked like. (cuál era realmente mi apariencia.) luego él llegó a estar insultante por mi edad. shouldn't you be making jam or something? (¿tú no deberías estar en conserva o algo así?)
en la mañana, deseché mi cuenta tinder. no había sido diseñado para gente como yo.
me había vuelto extrañamente demasiado intranquila en mis meses de citas por internet. sentía una casi constante insistencia de estar atenta por ver quien había estado viéndome o enviándome mensajes; estar chequeando el móvil por alguna cosa de mis conquistas (yo uso aquella palabra con ironía) y, si es posible, condescendiendo demasiado, en atrevidas sesiones de mensajes de texto, algunas veces hasta altas horas de la noche con cualquiera que estuviera cerca.
finalmente me había dado cuenta de cómo trabajaba el sistema de citas en línea. la nuevas conexiones se estaban formando constantemente, dejando las anteriores para disolver. los desventurados eran abandonados mientras que otras opciones eran exploradas.
todo fue construido sobre arena movediza, nada era sólido o confiable o completamente real. cuanto más quería creer en el valor emocional de una conexión particular, más probable era tener meramente un espejismo.
las respuesta normal a otro ser humano -involucrando sentimientos tales como la esperanza y la confianza- fueron desactivadas. si ustedes no podían jugar este inhumano juego, ustedes estaban en el lugar equivocado.
sentía que mis hazañas de citas por internet bordeaban hacia alguna suerte de culminación. no había esperado encontrar el amor. no había estado buscando por él. no estaba incluso segura de quererlo. pero sentía una vaga insatisfacción porque algo no fue correcto. comprendí actualmente que me tenía sin cuidado cualquiera de estos hombres. tuve a todos estos seres humanos incluso los buenos y los deseables, llegar a estar disponible. ¿meros productos fuera del anaquel? no quise sentirme como eso.
sólo estaría cuando cruzara caminos con alguien que fuera genuinamente especial para mí y para quien yo fuera especial, que yo pueda aprender a cuidar más profundamente otra vez. y quizás aquel día nunca llegaría.
entonces mi gran proyecto fue llevada a una alta trepidación por la llegada de un email de mi ex cónyuge, quien anunciaba que él estaría regresando conmigo, arruinando de aquel modo mi orgullosa nueva independencia.
la decisión fue tomada regrettably (lamentablente), por razones puramente financieras, porque  nuestra casa de propiedad mancomunada estaba todavía a la venta 18 meses después que él se mudó.
a medida que el día del regreso de mi ex se acercaba, empecé a deplorar la cercana pérdida de mi libertad.
mis aventuras en el reino de las citas había sido el contrapunto perfecto para el otro lado de mí, el lado que comprendía la dulzura y el generoso amor los cuáles tengo para mis hijos y nietos.
pero antes de que él llegue, hubo tiempo para una última noche con uno de mis primeros chicos tinder, quien me contactó saliendo de la nada. come on over, jake, (vamos otra vez, jake,) escribí. i'd love to see you. (me encantaría verte.)

monica porter a los veinte años

Raven: My Year Of Dating Dangerously, by Monica Porter, will be published later this month by Thistle Publishing, priced  £9.99 paperback and £3.99 ebook.  It can be pre-ordered on  www.raventhebook.com.

15 comentarios:

  1. mmm, me pisas los talones DRACO, recién te comentaba :).
    Bueno, cada uno hace lo que le apetezca y puede por sentirse bien y pleno sin ser cuestionado o criticado, en lo personal estar con demasiados hombres es en realidad no estar con alguno, es extraña la conducta humana en ocasiones o es que yo no veo un aporte satisfactorio en una situación así, ella misma en su análisis lo demuestra.
    Un abrazo DRACO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. monica porter en el fondo anhelaba una relación formal y de compromiso con alguna de estas personas; aunque claro, esto es un poco difícil cuando la otra parte es muy joven y sólo quiere divertirse sexualmente con la mayor cantidad de personas que sea posible hasta que deje de hacerlo al encontrar a la pareja adecuada o por otros motivos más personales.

      un abrazo.

      Eliminar
    2. Caemos en un torbellino de emociones cuando nos sentimos "libres", es quizás otra de las causantes de su comportamiento, pero luego vuelve a sedimentarse nuestra esencia y se ve la realidad de lo que somos.

      Eliminar
  2. Seguro que algunos estaban pensando en pagar por sexo cuando descubrieron que ahí era gratis.
    Esa es toda la historia en el fondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. monica porter da una serie de razones por las cuales aquellos jóvenes la buscaron para intimar con ella pero puede estar equivocada de medio a medio ya que la mayoría de los hombres no desperdician un buen polvo gratis con cualquier mujer y mienten con mucha facilidad y sin ningún escrúpulo para obtenerlo.

      saludos.

      Eliminar
  3. Qué tal Monica ah... bueno creo que en lo personal TANTOS hombres no es bueno no? Pueden traer muchos males que tienen luego consecuencias terribles. En fin, se le ve joven y bella a pesar de ya tener más de 60.
    Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y sólo fueron 15 en un año porque el último con quien contactó la trató mal, porque sino, la doña hubiera aumentado la lista mucho más.
      a ella, más allá del gusto que ha obtenido al experimentar el sexo casual, le ha podido tocar como pareja alguien que haya querido hacer las cosas a su manera y haberla obligado a tener sexo sin ningún tipo de protección y haberla contagiado con cualquier cosa.
      el sexo casual online es toda una caja de pandora pues, así como todo puede salir de maravillas, la persona puede terminar enferma de algo o incluso muerta.

      un beso.

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo con rafa. 15! Pienso que eso es promiscuidad, 1 ó 2 quizás.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esto del sexo casual online recién empieza y en el futuro habrán muchas mujeres que dejarán chiquita y en la prehistoria a la tal monica porter en cuestiones de cantidad de parejas sexuales.

      saludos.

      Eliminar
  5. Aunque parezca mentira sí es cierto que a algunos hombres le gustan las mujeres mayores.

    Creo que hace más problema de la edad la mujer que el hombre.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es normal que la mujer haga más problema con el factor de la edad que el hombre debido a que estos últimos siempre van en busca de la juventud y ellas tienen esto muy presente.

      besos.

      Eliminar
  6. El sexo es un fruto exquisito, no importa si el jugo de la madurez se mezclada con la inmadurez, el sabor seguirá siendo el mismo (Exquisito)

    Draco, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, el placer tiene la fuerza de superar cualquier escollo que le pongan por delante.

      un beso.

      Eliminar
  7. Muy aventurada esta mujer, quitándole lo romántico me parece que se expuso mucho al peligro pero bueno cada quien hace con su vida un papalote y lo echa a volar.


    Besos DRACO, saludos por favor a Carina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que después de dos decepciones amorosas a la señora porter ya no debe quedarle mucho romanticismo en el amor y se ha dedicado a gozar sin más miramientos.

      besos.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?