21 may. 2015

house of citas. historia de aline y valcour, marqués de sade

el 2 de diciembre del 2014 se cumplieron 200 años de la muerte del marqués de sade y, como me ocurre muy a menudo, me enteré del hecho el mismo día que ocurrió y como no tenía nada preparado para conmemorarlo en un post ese mismo día, decidí leer uno de sus libros para dar una especie de homenaje por el acontecimiento.

pero ocuparme sobre una obra de sade no me fue nada fácil debido a que en muchas de sus obras reina la depravación, el dolor y la muerte mostrada de la forma más cruda y temía espantar a quiénes leen los posts de este blog; pero no todo estaba perdido, pues, recordé que tenía en mi poder un libro titulado: historia de aline y valcour, escrito en la bastilla antes de la revolución en estilo epistolar y que es lo suficientemente decente como para dejarse leer sin ninguna dificultad ni sobresalto.

en historia de aline y valcour, sade saca lo mejor de su alto status social y le saca brillo a su título de marqués creando a través de un ambiente de clase alta y de un lenguaje depurado de los protagonistas una obra literaria de gran calidad (esto tal vez porque tiene muchos tintes autobiográficos), donde, sin dejar de lado sus recurrentes obsesiones ya habituales en la mayoría de sus obras (el incesto, la búsqueda incesante del placer propio a través de la depravación, la autodestrucción y la muerte de los demás), éstas, no son minuciosamente detalladas, no llegando a ofender a espíritus sensibles, quedándose tan sólo como ideas abstractas que acompañan la lectura hasta el final.

el argumento trata sobre los difíciles amores de aline y valcour en constante lucha contra el padre de aline y dolbourg, un rico financista destinado como futuro esposo por su amigo y amante (el mismo padre de aline), que tratan de separarlos. esta lucha también puede verse como la virtud en guerra contra la depravación, donde al final si bien la virtud se impone, ésta será a un precio muy alto, tan alto, que su victoria resultará pírrica.


llevé el libro del marqués de sade a una misa de difuntos para leerlo en los "tiempos muertos". (foto de draco del 17/4/2015)

a continuación, las citas que aparecen en la obra:

1.- he observado casi siempre que las mujeres instruidas tienen en el mundo una cierta rudeza, una especie de afectación que hace que se compre muy caro el placer de su compañía. parece como si solamente quisiesen mostrar su ingenio en su gabinete o que, al no encontrarlo nunca en cantidad suficiente en aquellos que las rodean, no se dignasen rebajarse a mostrar el que ellas poseen.

2.- ¿es que actualmente la gente se casa por amor?... lo hace por interés: esa es la única ley que debe estrechar los lazos del himeneo. ¡qué importa el amor siempre que uno sea rico! ¿acaso el amor proporciona la consideración en el mundo? no por cierto, señora mía, es la fortuna, y no se puede vivir sin consideración.

3.- la estima... la estima, ese es otro de esos sentimientos quiméricos que no concuerdan con mi filosofía. ¿qué es la estima?... la aprobación de los tontos concedida a los seguidores de sus pequeños y ruines prejuicios...  tiránicamente negada al hombre genial que los censura. decidme, os lo ruego, cómo pretendéis que alguien pueda estar deseoso de merecer semejante sentimiento. por lo que a mí respecta, no os lo oculto, el hombre de mundo que prefiero es aquel a quien menos se estima y siempre le supondré más ingenio que a todos los demás... no, no, ese fantasma no es el que hace la felicidad. jamás el hombre prudente fundamenta la suya en lo que los demás le pueden dar y le pueden quitar al más ligero movimiento de sus caprichos; solamente la basa en sí mismo, en sus opiniones,  sus gustos, e ignora toda consideración ulterior. dejemos todos esos goces ilusorios. creedme, un marido rico, amable, complaciente, que nunca exige más que lo que se le puede dar, que disculpa todo lo metafísico, ese es un hombre que puede hacer feliz a una mujer: si él no lo consiguiese, señoras mías, confieso que no puedo imaginarme lo que pedís.

4.- si los hombres supieran al entrar en la vida las penas que les esperan y si de ellos dependiese volver a la nada, no habría uno solo que quisiera emprender esta carrera.

5.- ... el alma de un libertino no tiene una sola facultad que no esté al servicio de su cabeza y que todos los movimientos de la naturaleza ceden en semejantes corazones ante la pérfida corrupción del espíritu.

6.- la mayor desgracia del hombre consiste en fundamentar sus desvaríos con sus teorías, una vez que ha conseguido que sean lo suficientemente seguras como para legitimar su conducta, todo lo que la haría condenable en el corazón de los demás sirve para fijarla para siempre en el suyo. esto es lo que hace que las faltas de las personas jóvenes carezcan de importancia; solamente han transgredido sus principios, volverán a ellos, pero el hombre maduro peca por reflexión, sus faltas emanan de su filosofía, ésta las fomenta, las alimenta en él y, como ha creado sus principios sobre los escombros de la moral de su infancia, en estos principios invariables encuentra las leyes de su depravación.

7.- siempre se intenta hacer odiosos a aquellos a quienes se maltrata a propósito, para aplacar los remordimientos y legitimar las injusticias...

8.- ... la maldad se alimenta por sus propios efectos; cuanto mas se le da, más exige y cada vez que se le permite romper un freno solamente se consigue incrementar aún mas el deseo que tiene de quebrantar otros.

9.- estoy convencido, amigo mío, que el vicio puede conducir al hombre a tal punto de depravación que debe resultar casi imposible a quien lo cultiva en sí concebir la misma idea de la virtud. desde ese instante o bien su vida le parece fastidiosa o ha de envenenar cada minuto con esa ponzoña que le gangrena. llegado a este punto ya no se contenta con hacer simplemente el mal sino que pretende incluso no hacer jamás el bien y su corazón, embebido en una perversidad habitual, experimenta, ante las impresiones de la virtud, la misma clase de dolor que siente el alma del justo ante la sola idea de la fechoría.

10.- la prudencia, que solamente está sostenida por el orgullo, cede ante pasiones más fuertes que este sentimiento (nota de draco: se refiere a la compasión) y, cuando los principios no suponen un freno, cuando tienden a romperlos, cuando los defectos del espíritu no encuentran ningún dique en las cualidades del corazón y cuando, por el contrario, la sólida apatía de éste deja escapar osadamente al otro sobre todo lo que le irrita o le deleita, una mujer puede llegar a desórdenes aún más peligrosos que los de las teodoras o las mesalinas, porque estos solamente infringen las costumbres mientras que aquellos conducen insensiblemente a los crímenes.

11.- un alma honesta no encuentra jamás en los defectos de quienes debe amar, razones que enfríen sus sentimientos.

12.- ... las mujeres la conmoción provocada por un disgusto sobre la masa de los nervios inclina inmediatamente los átomos del fluido eléctrico al placer y que una persona de este sexo no es nunca tan voluptuosa como cuando es poseída entre lágrimas.

13.- solamente hay que engañar a quienes tememos. la astucia es el arma del esclavo. solamente está permitido a los débiles. envilece a los más fuertes si se atreven a utilizarla.

14.- llega un punto en que ya no podemos soportar el horrible peso de nuestras cadenas, en que se prefiere mil veces el fin de la existencia a la renovación del infortunio.

15.- uno se casa con una mujer por sus relaciones, por su dinero, para hacer uso de ella alguna vez en caso de necesidad. entonces es preciso que, por las buenas o por las malas, la mujer muestre a su marido toda la obediencia que le debe. ha de manifestarse una sumisión ciega y por lo demás, que le ame o no le ame, que esté contenta o triste al concederle lo que de ella se pretende, y que sea legítimo o no... siempre que se obtenga... ¿qué importa todo lo demás para la felicidad? vosotros las personas de grandes sentimientos situáis la felicidad en quimeras metafísicas que solamente existen en vuestras huecas cabezas. analizad todo esto, y el resultado es nada. ya me gustaría que me dijeseis de qué sirve el amor de una mujer siempre que se pueda gozar de ella. ¿qué puede aportar el amor a la sensación física?

16.- una mujer virtuosa no se encuentra solamente ligada en el instante de los deberes, lo está siempre y cuando ese instante es cruel, sus cadenas se hacen insoportables porque su recta conciencia no le permite recurrir a los medios infamantes con que podría aligerarlas.

17.- si al marido para ser feliz le basta con lo físico, la mujer debe serlo sin lo moral.

18.- el amor es solamente la espina del goce, solamente lo físico es la rosa... os sorprendería si os dijese que se pueden saborear placeres más intensos con una mujer que nos odia que con una que nos ama. esta da... a la otra hay que arrancárselo. ¡qué diferencia en la sensación física! así tiene siempre el atractivo picante de la violación, es el fruto de la victoria ya que es preciso combatir y vencer, por consiguiente es cien veces más deliciosa. pensad que en la vida del hombre hay veinte años en que este desea aún gozar todos los días y no obstante es seguro que sólo inspirará repugnancia. ¿cómo podría ser feliz cuando ya no puede dar amor, si solamente el amor hiciese la felicidad? y sin embargo lo es, luego es posible ser feliz sin proporcionar ningún placer y es muy posible recibirlos sin devolver nada a cambio.

19.- las ideas de una mujer de dieciocho años no son las de un hombre de cincuenta.

20.- pero, ¿estáis seguro de que se tengan ideas a los dieciocho años? creedme, la edad en que solamente se escucha al corazón no es nunca la de las ideas. extraviado por un guía absurdo uno se engaña acerca de las sensaciones y pretende que la sensibilidad saboree lo que solamente es bueno cuando se la ultraja. por lo que a mí respecta, lo confieso que hace menos de diez años que disfruto, hace menos de diez años que sé qué es lo que hay que excluir, y qué es lo que hay que sofocar para mejorar un placer. es inaudito lo bien que se percibe lo que creemos que estamos a punto de perder. cuanto menos seguro está uno de poder repetir, más se saborea lo que se obtiene. es preciso haber conocido mucho para opinar sobre lo que es bueno... ¿y qué se conoce a los dieciocho años? a esa edad uno estima aún sus principios, cree en la virtud, admite la existencia de los dioses... quimeras... estando apegado a todos estos prejuicios, ¿puede concebirse esas divinas desviaciones fruto del hastío y de la depravación, puede concebirse la idea de esas investigaciones deliciosas, nacidas en el seno de la impotencia? hay que envejecer, os digo, para ser voluptuoso... de joven solamente se puede estar enamorado y no es solamente en citeres en donde el placer desea que se le rinda culto...

21.- hay crímenes gratuitos que son demasiado horribles como para ser imaginados y que ni siquiera el exceso de la perversidad humana puede admitir.

22.- cuando cedéis al sentimiento de la compasión en vez de oír los consejos de la razón, cuando escucháis al corazón más que al espíritu os estáis sumiendo en un abismo de errores ya que no hay órganos más falsos que los de la sensibilidad, ningún otro nos lleva a cálculos tan tontos ni a actitudes tan ridículas.

23.- siempre he hecho una observación muy curiosa: que las personas siempre dispuestas a sospechar un crimen de determinada clase son siempre las más propensas a cometerlo. resulta extremadamente fácil concebir lo que uno admite y no lo es tanto comprender lo que uno rechaza. no habría ni diez condenas a muerte por siglo si durante ese siglo el colegio de jueces estuviese enteramente compuesto de personas honradas. en lugar de sostener, como hacen esos bellacos, que hay que suponer siempre que un individuo que ha resultado una vez culpable de una clase de delito, será durante toda su vida culpable de delitos de la misma clase, lo que es una paradoja abominable, me atrevería a afirmar que, por el contrario, un hombre que ha sido castigado o amonestado por una clase de delito cualquiera no volverá a cometerlo en su vida. esa es la opinión de las buenas personas, la otra es la de aquellos que, sabiéndose malvados y capaces, por consiguiente, de reincidir, imaginan que los demás deben parecérseles. estas personas no deben juzgar a los hombres, juzgarán siempre con severidad... la severidad es muy peligrosa. es infinitamente mejor salvar a un culpable por exceso de indulgencia que condenar a un inocente por exceso de severidad. el mayor peligro de la indulgencia consiste en salvar al culpable, es un peligro leve. el inconveniente de la severidad es hacer morir al inocente, eso es espantoso.

16 comentarios:

  1. Las jovencitas y señores deberían leer el N° 19 hoy que están de moda esos "romances".
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en una relación así, ambos saben que el final llegará de todas maneras. mientras el hombre lo único que desea es disfrutar al máximo de un cuerpo joven, la muchacha estará a su lado tan sólo por el disfrute material que le pueda proporcionar.

      saludos

      Eliminar
  2. No he leído nada de Sade, porque mis gustos literarios van por otro lado. Me gusta la frase 4, pero aplicándola al género humano en general, en el sentido de que si supiéramos al nacer los palos que da la vida, la mayoría volveríamos para adentro rápidamente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en realidad sade se refiere al género humano en general cuando escribe "si los hombres supieran..." porque antiguamente se entendía que las mujeres estaban comprendidas tácitamente en la oración. y él estaba más que consciente de esto, ya que en sus obras las que llevan la peor parte siempre son las mujeres.

      en la actualidad se diría o bien "si la humanidad supiera..." o bien "si hombres o mujeres supieran..."

      saludos

      Eliminar
  3. Me gustaron todas las citas que has compartido y por supuesto es imposible que una joven tenga los mismos pensamientos que un hombre tan maduro.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las jóvenes a los 18 recién descubren el mundo con respecto a un hombre maduro que ha vivido toda clase de experiencias.

      un beso.

      Eliminar
  4. Tenía unas reflexiones muy audaces me quedo con la 22, aunque muy buenas todas.
    Un beso Draco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las reflexiones de sade son de una persona fría y práctica. tal parece que le exasperaban las pérdidas de tiempo emocionales.

      un beso

      Eliminar
  5. #7 y si no, pregúntenle a los gobiernos.

    #20 el hombre era muy cáustico, pero uno no puede evitar el humor de su cinismo.

    Leí algún libro de Sade hace unos años, algo muy violento, aunque en ciertos interludios demostraba un escepticismo similar al que nos citas aquí.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con relación a libros de sade te puedo decir que a él mucho le gusta filosofar y exponer sus ideas en ellos. ¿un ejemplo? "justine".

      abrazos

      Eliminar
  6. No soy persignada pero me espanta tanta verdad al descubierto.


    Besos DRACO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que el marqués resultaría una persona muy interesante para muchas personas si estuviera vivo.

      besos.

      Eliminar
  7. La cita número 1, sencillamente genial. El marqués, aun sádico en sus posteriores novelas, sabía mucho de la mente humana.
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el marqués da muestras de haber sido un gran observador de personas y situaciones con la intención de meditar sobre ello y obtener, tal vez por este medio, alguna ventaja para sí mismo.

      saludos.

      Eliminar
  8. Querido Draco , gracias majo por pasar a leerme , si no te importa mañana pasare a leerte , ya que estoy un poquito cansada ...Y los ojitos no me aguantan abiertos vale , besitos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no hay ningún problema. lo entiendo porque el post es en verdad extenso.

      besos.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?