9 nov. 2015

injurias literary. eleventh part

una verdadera injuria que va más allá de lo literario y que toca en lo personal leí ayer en el daily mail. resulta que el tratar de descubrir quién fue realmente jack el destripador ya no es un deporte que incumba tan sólo a los ingleses sino, que ya se ha internacionalizado y cada quien se siente con derecho a dar a conocer su nuevo candidato como el asesino múltiple de prostitutas.

ahora, richard patterson, de 45 años, un profesor de inglés de varias escuelas en byron bay en nueva gales del sur, australia, sostiene la teoría de que el poeta francis thompson es el nuevo hombre a culpar.

francis thompson, poeta

y esto porque francis thompson, era consumidor de opio, aficionado a las prostitutas del east end, tenía práctica en la utilización de instrumental quirúrgico y, lo más importante, porque -supuestamente- manifestaba una identidad oculta revelando una insaciable sed de sangre en los poemas que escribía.

también ayuda el hecho de que francis thompson, originario de lancashire, se trasladó a londres en 1885 con la esperanza de convertirse en un escritor de éxito y ya adicto al opio vivió tiempos duros en la ciudad hasta que -se cree- una prostituta local le ofreció un lugar para quedarse.

tal parece que la relación con la prostituta fue la única que tuvo en vida. y que cuando él le dijo que había publicado un libro, ella lo dejó aduciendo que sería lo mejor para él ya que la sociedad no comprendería su relación amorosa con ella, una mujer de la calle. esta situación para una mente inestable como la que al parecer tenía thompson lo terminó por quebrar y, desconsolado, desfogó su furia con las prostitutas de la zona, destripándolas.

soon before and soon after the murders, he wrote about killing female prostitutes with knives. ("poco antes y poco después de los asesinatos, él escribió acerca de matar prostitutas con cuchillos.") terminó por decir el profesor de inglés, richard patterson.

bonita e interesante historia, pero para mí todo esto no pasa de ser pruebas circunstanciales. en aquella época el que menos consumía opio y los escritores tenían un fuerte interés por las historias sangrientas a lo largo del siglo xix. aquí van sólo algunos ejemplos: "drácula", de 1897, escrita por bram stoker y "el extraño caso del dr. jekill y mr. hyde", de 1886, así como "el ladrón de cadáveres", de 1884, de robert louis stevenson.

a continuación, el inicio del post:





1.- fuente: the huffington post.

in may 2014, the new york times book review's "by the book" column asked the autor leah hager cohen about the worst book she had ever read. her answer? shel silverstein's the giving tree. "i cannot understand why this book, which sentimentalizes entitlement, benightedness and contempt, became a classic of children's literatura," ("en mayo del 2014,  en la columna "by the book" del the new york times book review preguntó a la autora leah hager cohen acerca del peor libro que alguna vez ella hubiese leído. ¿su respuesta? the giving tree, de shel silverstein. "no puedo comprender porqué este libro, el cual sentimentaliza el derecho, la profunda ignorancia y el desprecio, llegó a ser un clásico de la literatura infantil."

2.- fuente: the huffington post. (martes 3 de febrero del 2015)

el escritor kazuo ishiguro opina sobre la obra de marcel proust:

on why marcel proust is overrated: ("sobre porqué marcel proust está sobrevalorado:")

to be absolutely honest, apart from the opening volumen of proust, i find him crushingly dull. the trouble with proust is that sometimes you go through an absolutely wonderful passage, but then you have to go about 200 pages of intense french snobbery, high-society maneuverings and pure self-indulgence. it goes on and on and on. but every now and again, i suppose around memory, he can be beautiful. ("para ser absolutamente honesto, aparte del volumen de apertura de proust, yo lo encuentro aplastantemente pesado. el problema con proust es que a veces usted va a través de un pasaje absolutamente maravilloso, pero luego usted tiene que ir por 200 páginas de intenso snobismo francés, la alta sociedad maniobrando y pura auto indulgencia. sigue y sigue y sigue. pero de vez en cuando, supongo alrededor de la memoria, él puede ser hermoso.")

i'm not sure he talks about memory in the way that i do in this book. he's really good at capturing the emotional essence of memory. i suppose he got people like me thinking about writing about memory in the first place. ("no estoy seguro que él hable alrededor de la memoria en la forma en que yo lo hago en este libro. él es realmente bueno capturando la esencia emocional de la memoria. supongo que él mantuvo a gente como yo pensando acerca de escribir sobre la memoria en primer lugar.")

3.- francesco de sanctis en historia de la literatura italiana, dice lo siguiente sobre el paraíso, de dante alighieri:

"por eso el paraíso se lee poco y gusta poco. cansa sobre todo su monotonía, pues llega a parecer casi una serie de preguntas y respuestas entre maestro y educando."

4.- umberto eco en sobre literatura, dice lo siguiente sobre oscar wilde:

el retrato de dorian grey es condenado por los jueces londinenses por razones absolutamente estúpidas pero, desde el punto de vista de la originalidad literaria, pese a toda su fascinación, se reduce a una imitación de la piel de zapa balzaquiana, y a una amplia copia (aun confesada indirectamente) de à rebours de huysmans.

marco praz notaba que el dorian grey debe también muchísimo al monsieur de phocas de lorrain, e incluso una de las máximas fundamentales del wilde esteta ("ningún crimen es vulgar pero toda vulgaridad es un crimen") es una versión de baudelaire: "un dandi no podrá ser nunca un hombre vulgar: si cometiera un delito, no perdería nada de su reputación, pero si ese delito fuera provocado por un motivo trivial, él deshonor sería irreparable."

5.- bryce calato (nota de draco: el vocablo "calato" es de uso peruano, significa "desnudo")

las autobiografías suelen ser ejercicios forzados de la autoestima.

pero una cosa es depurar los malos recuerdos, minimizar las debilidades del carácter, culpar a otros de las propias faltas y otra muy distinta armar un lego mentiroso que enloda a los muertos, imagina pasajes enteros de la propia peripecia y atribuye al autor cualidades que jamás tuvo.

eso no es una autobiografía, sino un spot publicitario de sí mismo, un vómito narcisista que sólo los amigotes parasitarios y el señor coronado de peisa, pueden celebrar.

y lo celebran porque eso es lo que harán ellos mismos cuando sientan la parca cerca: escribir un largo cuento con ínfulas de historia, contraer una amnesia selectiva para borrar todas sus miserias y dejar un mamotreto con el mayor prontuario de autocomplacencia que usted pueda imaginar.

y eso es lo que ha hecho el señor alfredo bryce echenique, el conde de sagasta bamba (nota de draco: el vocablo "bamba", significa "falso") más gracioso de la literatura peruana.

como muchos, leí con placer un mundo para julius, que es como el testamento de una clase y la caricatura de una belle epoque peruana imposible de resucitar.

claro que me sorprendió, después, oír que bryce, en cada entrevista concedida, adquiría las maneras de aquellos que había retratado y se presentaba, darling, como un aristócrata estupefacto al que sólo le faltaba el monóculo y como un orgulloso descendiente de ese rufían republicano llamado josé r. echenique, depuesto de la presidencia, por corrupto, en 1855.

pero, en fin, un escritor es básicamente lo que escribe y no importaba demasiado que bryce fuera su propio julius.

pero pasó el tiempo y los libros que producía como conejo eran como el vinilo rayado de una sola vaina: textos melosos, plaga de diminutivos, diálogos inverosímiles y grandes parrafadas en las que las oraciones subordinadas crecían cual maleza que ocultaba el discurso principal. nuestro proust se había convertido en un mil hojas que ya lo había dicho todo. no había historia ni personajes sino una repetida macedonia de nada que amenazaba tutearnos a ver si nos convertíamos en sus secuaces.

el muy nefrítico coronado aplaudía pensando en las ediciones nativas y los ácaros del escritor se encargaban del agitprop en la prensa donde intercambian floripondios.

todo andaba muy bien. el circo hubiera podido seguir porque, además, bryce venía a lima y con un par de anécdotas magníficamente contadas borraba la somnífera nadería de lo que escribió después del memorable julius. el hombre de un solo libro que escribió cuarenta, sin embargo acabó metiendo la pata.

sus graciosas antimemorias -insulto al gran malraux- se ensañan con los muertos (los muertos, como se sabe, están obligados a cierto silencio) y con personajes vigentes que él creyó incapaces de responderle.

pero le han respondido, y seguirán haciéndolo. porque el pobre bryce ha quedado al descubierto en toda su impostura.

y este bryce calato es desternillante.

se pinta como un héroe libertario cuando todos sabemos que se hacía la pichi con el chino fujimori. si alguna vez suscribió una tibia protesta colectiva por algo clamoroso, lo hizo desde madrid y jamás lo repitió en la lima donde actuaba el grupo colina y la cleptocracia de la que su pariente echenique fue profeta en el siglo xix.

bryce miente a raudales en sus memorias. pero no lo hace generosamente en favor de otros a los que el tiempo puede haber mejorado, sino que se inventa así mismo, tuerce los hechos desde la egolatría y sale diciendo, por ejemplo, que alguna vez barrantes (nota de draco: alfonso barrantes fue alcalde de la ciudad de lima en la década de los ochenta del siglo pasado) necesitó impresionarlo desde el cariño de la calle. y habla mal de su pariente francisco igartúa (también muerto), un periodista que tuvo grandezas y miserias pero cuyo balance lo sitúa por encima de la venganza póstuma y cobarde de este masacrador de cadáveres. ya hugo neira le ha dicho lo suyo en el caso de césar calvo, diez veces más auténtico que su difamador, poeta envidiado por los poetastros que coronado admira, y mujeriego insomne que todos los bragueteros fallidos odiaron desde lejos. el noble de verdad, arturo corcuera, también lo ha aclarado, con hechos serenamente recordados, y hasta carlos espá, un joven y exitoso periodista, ha tenido que salirle al frente.

se trata del mismo bryce que empezó a hablar mal de jaime bayly apenas este se negó a suscribir un comunicado en contra del autor de esta columna y en defensa de un mitómano secuaz.

y el atenuante del trago no existe. los daiquiris no hicieron de hemingway un mal bicho ni el mezcal convirtió a lowry en un calumniador y ni siquiera las drogas duras doblegaron la buena fe de kerouac.

y cuando truman capote escribió el libro que le cerró las puertas de nueva york y del poder, no se metió con los muertos sino con sus pares vivos e hipócritas que se vieron retratados en sus líneas. eso es coraje.

bryce podría haber titulado sus apócrifas memorias con una frase poética de vallejo: "la resaca de todo lo sufrido."

césar hildebrandt, 7 de octubre del 2006.

1 comentario:

  1. he tratado de colocar uno de los poemas -las pesadillas de las brujas bebés- que incriminan a francis thompson como el sanguinario "jack el destripador" pero su extensión es demasiada para hacerlo por este medio.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?