19 mar. 2016

saturday hot. el amante de lady chaterley - david herbert lawrence

el siguiente extracto es una de las partes mejor logradas del libro:
...

"habían cesado fuera los truenos, pero la lluvia, que había cedido, volvió a batir de repente con un último fulgor de relámpagos y el murmullo de la tormenta que se alejaba. Connie estaba inquieta. había hablado durante mucho tiempo y realmente hablaba para sí mismo, no para ella. parecía estar completamente abatido por la desesperación y ella se sentía feliz, sin espacio para la desesperación. ella sabía que su marcha, de la que él sólo ahora se daba plenamente cuenta en su interior, le había llevado a aquel estado de abatimiento. y para connie, aquélla era una pequeña victoria.

"ella abrió la puerta y se quedó mirando la lluvia pesada y vertical, como una cortina de acero. sintió un impulso repentino de correr hacia la lluvia, de huir. se levantó y comenzó a quitarse rápidamente las medias y luego el vestido y la ropa interior, mientras él contenía el aliento. sus pechos erectos y agudos de animal vibraban y oscilaban con sus movimientos. a la luz verdosa tenía un color de marfil. volvió a calzarse sus zapatos de goma y salió corriendo con una pequeña risa salvaje, levantando los pechos a la espesa lluvia y abriendo los brazos, mientras corría desdibujada en el agua con los movimientos eurítmicos de danza que había aprendido en dresde tantos años antes. era una figura extraña y pálida, elevándose y descendiendo, curvándose de forma que la lluvia caía y brillaba sobre sus caderas plenas, alzándose de nuevo y atravesando la cortina de agua con el vientre avanzado, para volverse a parar con la oferta sólo del contorno de las caderas y las nalgas en una especie de homenaje a él, como una especie de acto salvaje de sumisión.

"él rió sin gracia y se quitó la ropa, tirándola. era demasiado. salió al exterior, desnudo y blanco, penetrando en la lluvia espesa y oblicua con un pequeño estremecimiento. flossie saltó, precediéndole con un ladrido apagado y frenético. connie, con el pelo húmedo y pegado a la cabeza, volvió su cara caliente y le vio. sus ojos azules brillaron excitados al volverse y salir corriendo en un desacostumbrado ademán de carga, dejando el claro y penetrando en el sendero mientras las ramas húmedas azotaban su cuerpo. ella siguió corriendo y él sólo veía su cabeza húmeda y redonda, la espalda húmeda inclinada hacia adelante en la huida, el estremecimiento de las nalgas esféricas: el escape atemorizado de una maravillosa desnudez femenina.

"casi había llegado al amplio camino de herradura cuando él la alcanzó y la enlazó con su brazo desnudo, rodeando la humedad y la desnudez de su cintura suave. ella dejó escapar un grito, se puso derecha y la masa de su carne femenina, suave y fría, que al contacto tomó rápidamente el calor de una llama. la lluvia siguió cayendo sobre ellos para deshacerse luego en vapor. él tomó sus cuartos traseros, magníficos y macizos, cada uno en una mano, y los apretó contra sí frenéticamente, estremeciéndose inmóvil en la lluvia. luego, de repente, la levantó y cayó con ella sobre el sendero, en el rugiente silencio de la lluvia, y breve y cortante la poseyó; breve y cortante había terminado, como un animal.

"se levantó inmediatamente, limpiándose la lluvia de los ojos.

"-vamos dentro -dijo, y comenzaron a correr hacia la choza.

"él corría rápidamente y en línea recta: no le gustaba la lluvia. pero ella caminaba lentamente, recogiendo nomeolvides, coronarias y campanillas, avanzando luego algunos pasos y observando su rápida huida.

"cuando llegó con sus flores, jadeante, a la choza, él ya había encendido la chimenea y las ramas chisporroteaban. sus pechos en punta subían y bajaban, su pelo se pegaba con la lluvia, su cara ruborizada y su cuerpo brillaba chorreante. con los ojos muy abiertos, con la cabeza pequeña y húmeda, las caderas potentes y goteando, parecía otra criatura.

"él cogió la vieja sábana y comenzó a secarla. ella permanecía de pie como una niña. luego se secó él, tras haber cerrado la puerta de la choza. el fuego ardía con llama alta. ella tomó el otro extremo de la sábana y se secó el pelo húmedo.

"-nos estamos secando con la misma toalla, eso significa que habrá pelea -dijo él.

"ella le miró un momento, con el pelo en un desorden total.

"-¡no! -dijo ella abriendo mucho los ojos-. ¡no es una toalla, es una sábana!

"y siguió secándose diligentemente la cabeza, mientras él secaba diligentemente la suya.

"agotados todavía por el ejercicio, envuelto cada uno en una manta del ejército, pero con la parte delantera del cuerpo expuesta al fuego, se sentaron uno al lado del otro sobre un tronco frente a la chimenea para recuperar el aliento. a connie no le gustaba el contacto de la manta sobre su piel. pero la sábana estaba empapada.

"ella dejó caer la manta y se arrodilló sobre el hogar de arcilla, acercando la cabeza al fuego y ventilando su pelo para que se secara. él contemplaba la hermosa curva de sus caderas. le fascinaba en aquel momento. ¡qué hermosa curva la de aquella pendiente que terminaba en la sólida redondez de sus nalgas! ¡y entremedias se plegaba el calor secreto de sus entradas secretas!

"le acarició las posaderas con la mano, larga y suavemente, tomando aquellas curvas y aquella redondez esférica.

"-¡qué culo tan rico tienes! -dijo en su dialecto gutural y acariciante-. tienes un culo más hermoso que nadie. ¡es el más hermoso, el más hermoso culo de mujer que existe! y cada pedacito de él es mujer, mujer como la leche. ¡no eres una de esas chicas con un culito de pitiminí que podrían ser chicos! tienes un culo de verdad, suave y redondo, como le gusta de verdad a un hombre con pelotas. ¡es un culo que podría servir de apoyo al mundo!

"todo el tiempo, mientras hablaba, iba acariciando exquisitamente aquella hermosura redonda, hasta que una especie de fuego deslizante pareció transmitirse de allí a sus manos. y las puntas de sus dedos tocaron las dos aperturas secretas de su cuerpo una y otra vez con una suave caricia de fuego.

"-y si cagas y meas no me importa. no me gusta una mujer que ni cague ni mee.

"connie no pudo contener un estallido repentino de risa asombrada, pero él continuó imperturbable:

"-¡eres real, eres real! eres real e incluso un poco puta. por aquí cagas y por aquí meas: y pongo mi mano en los dos sitios y te quiero por eso. te quiero por eso. tienes de verdad un culo de mujer, orgulloso de sí mismo. no se avergüenza, no.

"llevó su mano más cerca y más firmemente a los lugares secretos, en una especie de saludo íntimo.

"-me gusta -dijo-, ¡me gusta! y si sólo viviera diez minutos y llegara a acariciar tu culo y a conocerlo, me parecería que había valido la pena vivir, míralo. ¡con sistema industrial o sin él! este es uno de los grandes momentos de mi vida.

"ella se volvió y subió a su regazo.

"-¡bésame! -susurró.

"y se dio cuenta de que la idea de la separación estaba latente en la mente de ambos y acabó entristeciéndose.

"se sentó en sus muslos con la cabeza contra su pecho y sus brillantes piernas de marfil muy separadas. el fuego les iluminaba desigualmente. sentado y con la cabeza baja, observaba él los pliegues de su cuerpo al resplandor de la hoguera y el vellón de suave pelo castaño que pendía puntiagudo entre los muslos abiertos. extendió el brazo hasta la mesa que estaba detrás y cogió el ramo de flores, tan húmedo aún que algunas gotas de lluvia cayeron sobre ella.

"-las flores se quedan fuera haga el tiempo que haga. -dijo él-. no tienen casa.

"¡ni siquiera una choza! -murmuró ella.

"con dedos tranquilos prendió algunos nomeolvides del suave vello de su monte de venus.

"¡eso es! -dijo él-. unos cuantos nomeolvides en el sitio justo.

"ella miró las pequeñas flores lechosas entre el vello púbico de la parte inferior de su cuerpo.

"¿no es bonito? -preguntó.

"hermoso como la vida -contestó él.

"y colocó una coronaria rosa entre el pelo."

...

6 comentarios:

  1. Este cuento más que erótico me parece muy chistoso jaja.

    Besos DRACO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y como que está muy bien detallado, ¿no? parece una experiencia real.

      besos

      Eliminar
  2. Buf qué bonito y sensual tu poema me quedo con ganas de más se me ha hecho muy corto. Iba viendo las escenas y se me erizaba hasta la piel mmm como me ha gustado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esta obra de d. h. lawrence resultó tan erótica para los cucufatos estándares de los ingleses victorianos que terminó siendo prohibida por varias décadas debido a la censura, tal como sucedió con otras novelas, tal el caso de "trópico de cáncer", de Henry miller el cual para ingresar a los ee.uu. las personas tenían que colocarle una contracarátula falsa para que pase como mercancía de contrabando.

      un beso.

      Eliminar
  3. Por lo que he podido leer, el sábado se presenta caliente.
    El texto está que rezuma erotismo.
    Cariños y buena semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias por tan amables palabras.

      un beso y que también tengas una buena semana.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?