25 may. 2016

athos and his paranormal encounter

cuando estaba en mis veintes yo me encontraba en ese mismo hall donde a athos le sucedió su extraña experiencia. yo estaba tranquilamente parado desarrollando un crucigrama que estaba posado sobre el directorio telefónico cuando de repente y de la nada sufrí una descompensación y me sentí morir. salí a la calle y caminaba de un lado a otro para que la sensación de muerte pasase. al final terminé en el hospital donde me estabilizaron.

¿"vio" algo athos? o simplemente experimentó lo mismo que yo hace años...?

¿athos (a los 2 años) posando para la foto? no en esta vida. resulta que él estaba descansando y yo almorzando. cuando lo vi se me ocurrió tomarle una foto y para llamar su atención alcé una ceja. entonces fue así que él se quedó en esa posición de alerta esperando que lo llame a la mesa para invitarle de mi comida, cosa que nunca hago y que jamás sucedió. él jamás se me acerca cuando almuerzo. (nota: esta foto es más antigua a los hechos relatados en este post.)


viernes 20/mayo/2016 pasadas las cinco de la tarde

llego en la tarde a mi casa proveniente del trabajo. antes de entrar a mi dormitorio me llama la atención un polvo amarillo verdoso que se encuentra esparcido en la entrada del dormitorio de mi hermana mayor y la curiosidad me impele a ver de qué se trata todo eso; así que entro y noto que había más polvo esparcido en el suelo por las patas de la cama, el velador y otros muebles. aquello me hizo sonreír de manera irónica y terminé por decirme a mí mismo:

-¿han esparcido azufre en este cuarto embrujado?

luego se me instaló en la mente el asociar azufre e infierno así que le pregunté con un tono de voz alto a mi hermana, pues ella se encontraba en otra estancia:

-¿has esparcido azufre en tu dormitorio?

-sí, para que athos no orine el extremo de la cama cuando por descuido dejo la puerta de mi cuarto abierta. -fue la respuesta de mi hermana.

viernes 20/mayo/2016 diez de la noche

en un determinado momento los tres (mi hermana, athos y yo) estábamos juntos en el hall. mi hermana contestando el teléfono, athos "peleando" con su cama redonda, pues no le gusta que mi hermana hable por teléfono y desfoga su mal humor de esa manera, y yo, sentado frente a la pc escuchando sonidos extraños desde el cuarto de mi hermana, como crepitar. algo así como el sonido que producen leños ardiendo al rojo vivo. no me paré a ver porque estaba en la redacción de mi post "carmine appice. excesos del rock 'n' roll. la story del tiburón de barro", el cual estaba bastante atrasado y quería avanzar lo más que se pudiera. lo otro es que sentía el ambiente como "cargado", pero no le di mucha importancia.

en eso, mi hermana entra al cuarto de baño y fue allí nada más que me percato que athos tenía las cuatro extremidades dobladas tratando de huir a duras penas desde el hall hasta uno de sus sillones favoritos (como el de la foto de arriba) que se encontraba en otra estancia. aquello fue impactante para mí, él serpenteaba el piso como aquellos comandos de elite que avanzan cuerpo a tierra mientras las balas silban por encima de su cabeza. fue su perseverancia y fuerza de voluntad que hizo que athos llegara hasta su sillón y pueda encaramar la mitad superior de su cuerpo sobre él, pues sus patas traseras estaban inutilizadas e imposibilitadas para que pueda impulsarse y subir por completo al mueble.

en esa posición se quedó cuando llegué hasta él. todo el cuerpo le temblaba fuertemente y no decía nada, tan sólo miraba hacia adelante, aterrado por no comprender lo que le estaba pasando. yo le hablaba, lo abrazaba, lo besaba y le pasaba la mano desde la cabeza al rabo pasando por el lomo para tratar de calmarlo, pues se me pasó por la cabeza que en cualquier momento iba a colapsar y a morirse ahí mismo. lo otro era que cada vez que le pasaba la mano por su lomo, se me adhería mechones de su pelo.

yo quería que todo aquello pasase rápidamente para que cuando mi hermana saliese del servicio todo aquello ya hubiese acabado, pero no fue así. ella salió y dirigiéndose hacia nosotros empezó a lamentarse y preocupada caminaba de un lado a otro sin saber qué hacer.

-ay mi hijito, qué le pasa a mi hijito -decía ella sin dejar de caminar de un lado a otro.

yo le pedí que se calmara porque su nerviosismo lo iba a alterar y no ayudaba en nada. como le hice el comentario de que athos se pudo haber sentido mal por haber comido azufre, fue a revisar y me dijo que no había señales en el piso de que athos hubiese pasado la lengua sobre él.

menos mal que a partir de ese momento las sacudidas en el cuerpo de athos empezaron a disminuir y él comenzó a ser el mismo.

a mi hermana le pedí que hiciera su "pequeña brujería" de costumbre, a saber: que le pase papel a athos por todo el cuerpo y luego quemarlo para que todo lo negativo se "vaya" con el papel y "ver" si se llega a formar alguna figura extraña. yo nunca llego a "ver" nada en las cenizas, para mi los restos son tan sólo papel quemado, pero lo que sí percibí esta vez fue que aquellas cenizas estaban como "latiendo" y moviéndose como si se estuvieran meciendo muy lentamente de izquierda a derecha, cosa rara porque el viento, si lo hubiera de lo más imperceptible corriendo por el garaje, sólo podría viajar de sur a norte, pero nunca de oeste a este, y menos como si se estuviese "meciendo". a mi hermana lo que le pareció ver en aquellas cenizas fue un ave muerta.

veinte minutos después llegó del trabajo la hija de mi hermana y dijo que a athos todavía lo sentía desencajado. media hora después, athos jugaba con su pelota como siempre lo hace. a mi sobrina lo que le pareció ver en aquellas cenizas fueron gusanos.

consulté en el google para saber si athos sufrió de ataque de pánico o de epilepsia canina, pero ninguno de sus síntomas encajaba con lo que él padeció.

cuando todo acabó, lo primero que hizo mi hermana fue barrer el azufre esparcido en su dormitorio.

8 comentarios:

  1. Dicen que los perros perciben lo sobrenatural. Tu pero no solo percibió sino le tocó sentirlo. ¡Miedo!


    Besos DRACO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. athos tiene "ojos para ver". una vez la puerta de mi cuarto estaba abierto y él desde la entrada le ladraba a alguien al mismo tiempo que le movía el rabo de lo puro contento que estaba.

      en la casa se asumió que pudo "haber visto" a "dormilón" quién está enterrado en el jardín al lado de mi dormitorio.

      besos.

      Eliminar
  2. Quizá oliera el polvo de azufre sin llegar a lamerlo, o lamer luego lo adherido en la nariz.
    Lo importante es que ya está bién, que todo fue solo una excusa para que nos lo presentaras.
    Bonito relato, sin necesidad de inventar.
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a athos ya lo había presentado en dos post pasados titulados "hay que hacerle bullying, ¡bullying al athos!" sólo que en esas fotos todavía era un cachorro.

      athos está bien (muchas gracias) y haciendo lo que más le gusta después de dormir, comer y pasear, es decir, jugar con su pelota.

      saludos.

      Eliminar
  3. Hola Draco ... La verdad es que se me ponen los pelos de punta , pobrecillo lo mal que to tubo que pasar y vosotros también , pero menos mal que todo quedo en eso en un susto , te deseo una feliz tarde besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. flor, muchas gracias por tus palabras. que tengas un buen fin de semana.

      besos.

      Eliminar
  4. Dicen que los animales pueden percibir cosas que los humanos no. Qué miedo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es cierto. debe ser porque tienen tanto la inocencia y la alerta que les previene de todo peligro que nosotros hemos perdido debido a que somos seres "civilizados."

      saludos.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?