2 abr. 2017

women de la biblia: débora and jael

a moisés, yavé no le permitió entrar a la tierra prometida de "leche y miel" perteneciente a los cananeos y fue josué quien conquistó y distribuyó su territorio entre los israelitas. a la muerte de josué con el transcurrir del tiempo las nuevas generaciones relajaron sus costumbres y no sólo tomaron las mujeres de otros pueblos ajenos a los israelitas como esposas, sino que también adoraron a sus dioses extranjeros contraviniendo a su propio dios.

es en este contexto histórico, por así decirlo, que yavé decide como castigo que los israelitas, su "pueblo elegido", sea sometido por un corto lapso de tiempo a sus antiguos enemigos y es en estas luchas donde pierden y reconquistan su autonomía varias veces, que surgen las figuras de débora y de jael.
libro de jueces, capítulo 4

débora (jueza y sacerdotisa de israel)

muerto aod (nota de draco: aod fue un juz de israel que derrotó a los moabitas), volvieron los hijos de israel a hacer mal a los ojos de de yavé, y los entregó yavé en manos de jabín, rey de canán, que reinaba en jasor y tenía por jefe de su ejército a sísara, que residía en jaroset goím. clamaron los hijos de israel a yavé, pues tenían aquéllos novecientos carros de hierro, y desde hacía veinte años oprimían duramente a los hijos de israel.

débora

juzgaba en aquel tiempo a israel, débora, profetisa, mujer de lapidot. sentábase para juzgar debajo de la palmera de débora, entre rama y bétel, en el monte de efraím; y los hijos de israel iban a ella a pedir justicia. mandó llamar débora a barac, hijo de abinoam, de cades, de neftalí, y le dijo:

-¿no te manda yavé, dios de israel; ve a ocupar el monte tabor y lleva contigo diez mil hombres, de los hijos de neftalí y de los de zabulón? yo te traeré allí, al torrente de cisón, a sísara, jefe del ejército de jabín, y a sus carros y sus tropas, y los pondré en tus manos.

díjole barac:

-si vienes tú conmigo voy; si no vienes tú, no voy. porque yo no sé en qué día el ángel de yavé me dará el éxito.

ella le contestó:

-iré, sí, iré contigo; porque ya no será gloria tuya la expedición que vas a emprender, porque a mano de una mujer entregará yavé a sísara.

levantóse débora y se fue con barac a cades. convocó barac a zabulón y neftalí y subió con diez mil hombres, subiendo también con él, débora.

jeber, el quineo, se había separado de los otros quineos, hijos de jobab, suegro de moisés, y había plantado sus tiendas en el encinar de besananim, cerca de cades.

hicieron saber a sísara que barac, hijo de abinoam, subía al monte tabor; y sísara reunió todos sus carros, novecientos carros de hierro, y de todo el ejercito del que disponía, y salió de jaroset goím al torrente de cisón. dijo entonces débora a barac:

-anda que hoy es el día en que yavé entrega a sísara en tus manos. ¿no va él delante de ti?

bajó barac del monte tabor con los diez mil hombres que llevaba, y puso yavé en fuga a sísara, a todos sus carros y a todo su ejército ante barac. sísara se bajó de su carro y huyó a pie. barac persiguió con su infantería a los carros y al ejército hasta jaroset goím, y todo el ejército de sísara cayó a filo de espada, sin que quedara ni un solo hombre. sísara huyó a pie a la tienda de jael, la mujer de jeber, el quineo, pues había paz entre jabín, rey de jasor, y la casa de jeber, el quineo. salió jael al encuentro de sísara y le dijo:

-entra, señor mío; entra en mi casa y no temas.

entró él en la tienda, y ella le tapó con una alfombra. díjole él:

-dame por favor, un poco de agua, que tengo sed.

y sacando ella el odre de la leche, le dio a beber y volvió a cubrirle. díjole él:

-estáte a la puerta de la tienda, y si viene alguno preguntando si hay aquí algún hombre, dile que no.

jael mata a sísara, obra de giovanni francesco romanelli

cogió jael, mujer de jeber, un clavo de los de fijar la tienda y tomando en su mano un martillo, se acercó a él calladamente y le clavó en la sien el clavo, que penetró en la tierra; y él que estaba profundamente dormido, desfalleció y murió.

llegó entonces barac, que iba persiguiendo a sísara. jael salió a su encuentro y le dijo:

-ven, que te enseñe al hombre a quien vienes buscando.

entró y halló a sísara en tierra, muerto, clavado el clavo en la sien. aquel día humilló yavé a jabín, rey de canán, ante los hijos de israel, y la mano de los hijos de israel pesó cada vez más sobre jabín, rey de canán, hasta que le destruyeron.

6 comentarios:

  1. bonita historia, no la recordaba. Hay muchas, así de bonitas, con muchas interpretaciones, que no caducan.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad que yo ni enterado estaba de esta historia; me la encontré cuando retomé mi lectura de la biblia tras leer los cinco primeros libros e iniciar la lectura del libro de jueces.

      saludos

      Eliminar
  2. Hola Draco , menudo final más cruento tubo el pobre hombre , desde luego este pasaje de la historia no lo había oído ; gracias a ti por compartir este post tan interesante y ameno ; te deseo un feliz Domingo besos de flor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la muerte violenta era en general el final de los enemigos de israel. esta historia tiene muchos puntos de contacto con la de judit.

      besos y feliz inicio de semana

      Eliminar
  3. Estas historias hay que leerlas con papel y lápiz en mano para comprender bien quién es quién y no terminar hechos bola como yo.


    Un beso Pirata

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, tomar apuntes de lo que se lee ayuda mucho para comprender mejor cualquier texto; me has hecho recordar a mi profesor de lenguaje del colegio que siempre nos recomendaba confeccionar fichas de cada capítulo de las obras que leíamos.

      un beso.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?