16 ago. 2011

draco, the arma lethal.

15 han sido aniquilados y pueden ser muchos más...
el instituto tecnológico de massachusetts (mit) a través de su laboratorio de química y biología ha elaborado a "draco" (d ouble cadena r na [ds rna] a ctivates c aspace o ligomenizer), una nueva droga que puede causar toda una revolución en su lucha contra diversos virus.
los primeros resultados han sido demoledores a favor de "draco" pues ha sido capaz de eliminar a 15 tipos de virus en laboratorio, y en 11 de ellos no ha presentado efectos secundarios en las células sanas de humanos, monos y ratones; así como no daña a órganos como: corazón, pulmón, riñón e hígado.

"draco" ha sido implacable con:


1. el virus de la gripe h1n1.
2. virus estomacales.
3. fiebre del dengue.
4. poliomielitis.
5. rhinovirus.
6. adenovirus.
7. varios miembros de la fiebre hemorrágica por arenavirus.
8. familias de bunyavirus.

¿cómo funciona "draco"?
cuando un virus infecta a una célula, se hace cargo de su maquinaria celular para crear más copias del virus y seguir infectando a las células sanas. la función de "draco" es obligar a la célula infectada por el virus a que se "suicide" (apoptosis) no dañando a las células sanas.

los estudios en la aplicación de "draco" prosiguen, ya que en teoría él debería eliminar el virus del ébola, sars e incluso (muy probablemente) el hiv

el próximo paso de "draco", es su aplicación en animales grandes. esto, ya que fue probado en ratones con la gripe h1n1, eliminándola completamente.

7 comentarios:

  1. ¡¡A QUE SI FUNCIONA¡¡

    Ya estaremos atentos al desarrollo de tu tocayo Draco.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. los resultados de "draco" han sido publicados en la revista científica "plos one" y se dice que su impacto a nivel científico equipara al que tuvo en su época el descubrimiento de la penicilina por fleming. un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues esperemos que sí sea cierto.

    ResponderEliminar
  4. Yo no quiero ser mal pensada pero a ver cuánto tardan las farmacéuticas en tirarlo para atrás esto. Yo soy de las que piensan que de muchas enfermedades se conoce la cura pero no interesa.

    ResponderEliminar
  5. carina, los estudios prosiguen pero están muy bien encaminados y se tienen muchas esperanzas en lo que se puede lograr con esta panacea. un beso.

    ResponderEliminar
  6. kassiopea, conversando con algunas amistades se llega también a esa conclusión. que a las farmacéuticas les conviene las enfermedades que se mantienen eternamente en el paciente hasta que muera y que por esa razón no salgan al mercado; y que si salen, sean de un costo estratosférico y que no sea del alcance del bolsillo de las mayorías. un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es que, por encima, va y nos obligan a vacunarnos de cosas que ni existen... y las dichosas vacunas acaban haciendo más daño que el bien que se les suponía; bueno, bien se lo habrán hecho a las farmacéuticas que las fabrican y a quienes detrás de todo eso tiran de los hilos...

    Y no solo cosas como vacunas. Siendo mis hijos bebés, los pediatras prácticamente nos obligaban a las mamás a atiborrarles de flúor, diciendo que era muy bueno para su dentadura. Cuando tuve al pequeño, salieron con que no era tan bueno, y a los pocos meses de empezar con aquello dejé de dárselo. Ni te imaginas mi sorpresa cuando me entero que, sin mi consentimiento, se lo volvieron a dar al llegar al colegio con tres añitos, y durante el tiempo que estuvo allí. De nada me sirvió quejarme. Al mayor hubo que quitarle uno a uno los dientes de leche, pues no había forma de que le cayeran y tenía "doble dentadura": los de leche y los definitivos; y ahora, ya mayor, tiene el esmalte tan sensible que se le han estropeado varias piezas y más de una le han empezado a caer a trozos (no exagero). Y el pequeño parece que va por un camino parecido: tomó menos flúor, pero la semana pasada se quejaba de problemas y le hemos descubierto que tiene aún un diente de leche "pegado" a uno definitivo ¡y mira que no se saltó ni una de las revisiones obligatorias en la infancia! (y ya tiene 17 años). Mira que yo tengo problemas con los míos, pero creo que los tengo mejor que ellos...

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?