18 may. 2014

fourth story. 5 escritoras cuentan sus propias experiencias paranormales

visita del amante muerto.

por: wendy leigh


imagen tomada de internet


yo nunca he creído en fantasmas, pero tres años atrás tuve una manifestación del fantasma de un antiguo amante muerto que hizo que se me moviera el piso.

wendy leigh


su nombre era richard, él tenía 6 pies 2 pulgadas, con brillantes ojos azules, cabello oscuro y una sonrisa que podía calentar un invierno ártico.
tristemente, él murió repentinamente de un ataque al corazón cuando él sólo tenía 66 años. él había sido el gran amor de mis veintes, pero las circunstancias nos habían separado. entonces, por un extraño y dramático golpe del destino, nos encontramos de nuevo a través del trabajo tres años atrás.
a pesar de la atracción mega-watt que aún resplandecía entre nosotros, la realidad estaba en contra nuestra.
él estaba casado, y yo, también, estaba por otra parte comprometida.
así que nosotros tuvimos una aventura amorosa. una serie de bellos, encuentros secretos, oleadas de amor, sensualidad y espiritualidad, el cual continuó hasta el trágico día que me enteré de su muerte.
devastada, me encerré yo misma en mi oficina y, con la glamorosa estilográfica cartier que él me había dado por mi último cumpleaños, escribí repetidas veces su nombre.
entonces el teléfono sonó en el salón de estar, así que paré de escribir, di vueltas la tapa de la estilográfica hasta cerrarla, dejándola encima de mi escritorio y fui al lado a contestar el teléfono.
después de una intensa conversación de 20 minutos con un querido amigo -uno de los muy pocos en quien me hubiera confiado acerca de richard- decidí ir a caminar. pero justo cuando cerré la puerta de entrada, escuché la voz de richard diciéndome para regresar a la oficina.
en un rapto, lo hice. y ahí, sobre mi escritorio, estaba mi cartier pen, con la parte superior que yo había enroscado así tan apretadamente sobre el otro lado de mi escritorio, removida lejos de la estilográfica.
yo entré en shock. mientras lo hacía, hubo una omnipotente explosión y cada bombilla del candelabro en mi oficina se ennegreció y se apagó.
en aquel momento, de lejos, escuché la voz de richard diciendo las palabras que él me había dicho en nuestro último encuentro, justo días antes de morir.
i love you, and thank you for being my indian summer. i never thought this would ever happen to me again, ("te amo, y te doy las gracias por ser mi verano indio. nunca pensé que esto me sucedería a mí de nuevo,") y nunca creí que sería perseguida por un fantasma. pero lo fui.



Visit from dead lover
Wendy Leigh
I’ve never believed in ghosts, but three years ago I had an earth-shattering manifestation of the ghost of a dead former lover.
His name was Richard, he was 6ft 2in, with bright blue eyes, dark hair and a smile that could warm an Arctic winter.
Sadly, he died suddenly of a heart attack when he was just 66. He had been the great love of my 20s, but circumstances had separated us. Then, by a strange and dramatic stroke of fate, we met again through work over three years ago.
Despite the mega-watt attraction that still flared between us, reality was against us. He was married, and I, too, was committed elsewhere.
So we had an affair. A series of beautiful, secret encounters,  rippling with love, sensuality and spirituality, which carried on until the tragic day I learned of  his death.
Devastated, I locked myself into my office and, with the glamorous Cartier fountain pen he had given me for my last birthday, just wrote his name over and over again.
Then the phone rang in the living room, so I stopped writing, screwed the top back on the pen, left it on my desk and went next door to answer the telephone.
After an intense 20-minute conversation with a dear friend — one of the very few in whom I’d confided about Richard — I decided to go for a walk. But just as I shut the front door, I heard Richard’s voice telling me to go back into my office.
In a trance, I did. And there, on my desk, was my Cartier pen, with the top I’d screwed on so tightly on the other side of my desk, far removed from the pen.
I went into shock. As I did, there was an almighty explosion and every bulb in my office chandelier went black and died.
At that moment, from afar, I heard Richard’s voice saying the words he’d said to me on our last encounter, just days before he died.
‘I love you, and thank you for being my Indian summer. I never thought this would ever happen to me again.’ And nor did I think I would ever be haunted by a ghost — but I was.

Read more: http://www.dailymail.co.uk/femail/article-2598377/Dont-believe-ghosts-These-chilling-stories-just-change-mind-Five-writers-reveal-spooky-encounters.html#ixzz31wUJqRYd
Follow us: @MailOnline on Twitter | DailyMail on Facebook

6 comentarios:

  1. No apareció mi comment.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. busqué tu comentario tanto en "comentarios por moderar" y en "spam" pero no hubo nada. tal vez hiciste click justo cuando tu internet empezó a titilar. a veces son cosas que pasan.

      Eliminar
  2. A estas horas de la locura, internet es un desastre.
    Decía que de todas las historias que has presentado, esta es la menos tétrica pero igual da que pensar.

    Besos DRACO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, es la "más tranquila" de todas pero no por eso deja de ser una de las más significativas. debe ser porque el amor se quedó trunco, con un final signado por la muerte.

      besos.

      Eliminar
  3. Estas historias son de lo más locas... a ver cómo será la quinta! A sorprendernos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡cómo será! ni yo mismo lo sé, je. le he agarrado un gusto a ir descubriendo la historia a medida que la voy traduciendo. es como ir conociendo un secreto.

      un beso.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?