18 ene. 2018

un obscuro regalo for sophie

imagen de un capítulo de la serie "historias de ultratumba", del cual la mención de muchos pentagramas invertidos en varios árboles ubicados en el bosque, me inspiró en la creación de este relato.

nunca se supo si aquellos cinco árboles de roble crecieron así de manera natural formando un pentágono en el lugar más alejado del bosque, o si alguien los plantó adrede de esta manera; pero, sea como fuere, la señora gehring, la nueva propietaria del lugar, los mandó a sacar de cuajo desde la raíz al ver en cada uno de ellos pentagramas invertidos, tallados en la parte inferior de sus respectivos troncos.

y justo con las partes cortadas donde estaban ubicados aquellos pentagramas invertidos, un carpintero que se dedicaba como hobbie a hacer diversos y muy finos juguetes, hizo con ellos un juego de ajedrez, el cual llevó a una librería que exhibía diversos juegos de salón en el centro de la ciudad para su posterior venta. allí estuvo por varios meses en el escaparate hasta que el señor englund lo compró junto con un manual para aprender a jugarlo, otro libro sobre problemas de mate y un reloj de ajedrez para su hija sophie.

con todo aquello en una bolsa salió a la acera y al tratar de cruzar al frente, a la otra calle, tropezó con un saliente del empedrado cayendo de bruces con toda su humanidad golpeándose la parte derecha de la frente por encima de la ceja y muriendo al instante.

el luto llenó de tristeza y llanto aquella casa desde siempre alegre hasta aquella infausta muerte del jefe del hogar. a la familia se le dieron todas las explicaciones habidas y por haber sobre su muerte y tanto la viuda como sophie, su hija, llegaron a la conclusión de que aquel juego de ajedrez y demás objetos, aun no desenvueltos de sus respectivos papeles de regalo, eran obsequios del señor englund hacia su hija.

-¿no los vas a abrir? -le dijo su mamá a sophie, pasadas unas cuantas semanas de lo ocurrido.
-no, yo sólo quiero tener conmigo a mi papá. -decía ella entristecida.

años atrás, el señor englund compró un ábaco como adorno para su escritorio y al interesarse por él la pequeña sophie, su papá le enseñó los primeros números, además de sumas y restas rudimentarias que le enseñaron a ella a "visualizarlos". desde entonces, y sin haber una fecha en especial de por medio, el señor englund, le regaló a sophie a través del tiempo, rompecabezas, piezas de madera rectángulares, cartas, damas, scrabble y demás juegos con el objeto de pasar un buen momento con ella.

pasado año y medio de la muerte del señor englund, sophie, a pesar de la tristeza que aún la embargaba, se decidió a desenvolver todo aquello que él le había comprado colocándolo en una pequeña mesa redonda que ella tenía en su dormitorio. con el manual de ajedrez aprendió a colocar las fichas en sus respectivos escaques y a efectuar los movimientos de éstas; luego de un tiempo se familiarizó con la idea del mate ejercitándose con el libro de problemas empezando desde el nivel básico, y con el reloj media el tiempo que le demandaba hallar la jugada precisa para su solución. a pesar que a veces la ventana estaba cerrada ella sentía algo así como una brisa acariciadora sobre sus mejillas cuando estaba absorta en todo ese procedimiento.

una noche, ya cansada de no dar con la solución a un problema de "mate en tres", lo dejó para resolverlo al día siguiente:

juegan las blancas. mate en tres

pero, grande fue su sorpresa al despertar y encontrar sobre el tablero una jugada que ella no había efectuado: 1.Tf3.




y no era cualquier jugada, puesto que era la que daba inicio a la solución al problema. así lo pudo verificar en la parte posterior del libro donde aparecían las soluciones.

-mamá, ¿papá sabía jugar al ajedrez? -preguntó sophie pensando que su padre tal vez estuviese "involucrado" en el asunto.

-no, que yo sepa. nunca vi que lo jugase. -le respondió su mamá.

-tal vez hiciste la jugada sin darte cuenta. estuviste moviendo y moviendo las piezas tratando de ver cual podría encajar en la respuesta y dejaste la posición mal colocada antes de irte a dormir. -le dijo su amiga andrea, cuando sophie le contó sobre lo ocurrido.

-no. yo no toco las piezas cuando busco la solución. todo lo hago mentalmente. -le dijo sophie, y añadió: -además, hay otra cosa. últimamente tengo sueños recurrentes sobre gente bailando desnuda mientras dicen cosas ininteligibles en medio de un bosque. todo termina en una orgía de sexo que dejaría pensando hasta a casanova, por lo procaz.

-oye amix, ¿qué porquería estás consumiendo? invita un poco.

-idiota...

cada noche sophie colocaba una nueva posición sobre el tablero y ponía en marcha el reloj de ajedrez para saber el tiempo que demoraba en hallar la respuesta. algunas veces eran quince minutos, otras, pasada la media hora, como también podía ser tan sólo cinco minutos. varias veces dejó la posición para resolverlo al día siguiente dado lo difícil del problema, encontrando todo tal cual lo había dejado, pero otra vez volvió a ocurrir que en la mañana siguiente encontró la posición del tablero muy diferente a como lo había dejado, puesto que la jugada que daba inicio a la solución ya estaba efectuada. huelga decir que los sueños orgiásticos en el bosque se hicieron regulares haciendo que ella se despertara asustada y empapada de sudor.

todo esto se lo contó a andrea quien a su vez se lo contó a su prima mirjana quien vivía lejos, en la república checa, y que era medium. mirjana pidió una foto del juego y al imprimirlo y tocar la imagen con las manos, "vio" todo el aquelarre que sophie soñaba y "escuchó" todos los cánticos e invocaciones al demonio que allí se hacía.

-ese juego está maldito. es un portal de fuerzas oscuras. tu amiga debe deshacerse de él ya que corre peligro de muerte si lo sigue teniendo en su poder. el juego y las pesadillas que son inducidos por esos demonios y que ella padece, son uno solo, ya que están relacionados. -le dijo mirjana a andrea, y agregó, un poco más calmada: -mira, el asunto me interesa mucho porque es muy inusual conocer un objeto poseído, así que tomo un vuelo en este momento y voy para allá para ayudarles a deshacerse de él. yo sé cómo hacerlo.

pero mirjana nunca llegó debido a que su avión se estrelló apenas despegó.

sophie estaba tan asustada por lo ocurrido a mirjana y del juego de ajedrez, que decidió dejar de jugarlo. según lo que le dio a entender mirjana a andrea antes de morir, jugarlo era tan igual como jugar a la ouija, pues, se portaba como un portal donde se podían colar innumerables fuerzas oscuras. así que después de obtener un par de frascos de agua bendita, decidieron, sophie y andrea, enterrarlo en un pequeño cementerio de las cercanías, el cual no tenía casi ninguna vigilancia.

y así lo hicieron. fueron al cementerio llevando el juego, una pala y los frascos de agua bendita. cavaron fácilmente en un sitio húmedo debido a las constantes lluvias y cuando percibieron que el hueco estaba lo suficientemente profundo, tiraron dentro de él, el tablero y las piezas, echándole encima toda el agua bendita contenida en los frascos y hasta los frascos mismos. cubrieron el hueco con barro y se fueron rápidamente.

cansadas, física y emocionalmente, se fueron a dormir a sus respectivas casas.

sophie se despertó tarde y lo primero que vio desde su cama fue el juego de ajedrez encima de su mesa y con una nueva posición sobre el tablero para resolver. asustada, llamó por el móvil a su amiga andrea, pero ella no contestó a pesar de intentarlo repetidas veces, ya ofuscada, se decidió por llamar al teléfono fijo de la casa, y la compungida voz de la empleada le dijo que la niña andrea amaneció muerta en su cama debido supuestamente a un paro cardíaco.

lentamente, sophie se bajó de la cama y se acercó a la mesa para ver la posición que por vez primera proponía el juego de ajedrez. y según la página y el diagrama que indicaba el libro, era un problema de mate en tres dado por las blancas.


juegan las blancas. mate en tres.

y en el preciso momento en que ella se sentó en la mesa con el tablero frente a ella, el reloj de ajedrez empezó a funcionar sin que nadie lo accionara físicamente. el juego sólo le daba cinco minutos para resolver el problema.

-tic tac tic tac tic tac tic tac tic tac tic tac tic tac -era el desesperante sonido característico que emanaba del reloj de ajedrez.

sophie miraba alternadamente el tablero y el reloj de ajedrez. los minutos se consumían y ella no atinaba a nada debido a la presión. es más, sus pensamientos tomaban giros más existenciales, muy lejos de lo que planteó el juego sobre el tablero.

-¿qué pasará si no lo resuelvo? ¿acaso moriré? -se dijo sophie.

la cuenta regresiva ya marcaba menos de un minuto y fue en ese momento en que ella sintió algo así como una pequeña brisa acariciándole las mejillas, y justo cuando el reloj de ajedrez marcaba dos segundos para que el tiempo se termine, el sonido seco de la nueva colocación de una pieza blanca sobre el tablero la estremeció no sólo a ella sino a todo el ambiente de la habitación que hasta hizo que el retrato donde ella aparecía junto a su papá, cayera encima de su mesa de noche.

el reloj de ajedrez se detuvo.



aquella jugada (1.Rh4) no efectuada por ella lo verificó al final del libro en la sección de "soluciones" y era justamente la precisa para dar el inicio del mate.

y justo cuando posicionó su mirada sobre el tablero, vio como este y todas las treinta y dos piezas sin excepción se pulverizaron en su presencia.

al final, su papá y ella habían pasado un momento juntos como en otras épocas más felices, justo en el momento exacto.


nota: los dos problemas de mate en tres aparecidos en este relato y sus soluciones, pertenecen al jugador y problemista de ajedrez joel fridlizius y pueden encontrarlos en https://it.wikipedia.org/wiki/Joel_Fridlizius

15 comentarios:

  1. Yo opino que este cuento es macabro. Espero no tener pesadillas ahorita que me duerma. Brrrrrr


    Beso Pirata DRACO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, hay como un cierto sinsabor porque se paga un precio muy alto debido a las muertes que ocurrieron.

      espero de todo corazón que tengas sueños blancos.

      besos.

      Eliminar
    2. Y si. No tuve pesadillas. Un gran logro.


      Te quiero Pirata

      Eliminar
  2. Hola Draco , buenos días un relato muy bueno , muy ameno y de lectura rápida , ya que me has tenido intrigada hasta el final ,lo he disfrutado mucho , la verdad es que a mi el ajedrez no se me da nada bien , las damas las domino un poco más , espero que si este es el relato de terror que tenias que escribir , yo te digo que te animes a escribir más por que tienen todos los ingredientes para pasar un buen rato , a mi me a gustado mucho , te deseo una feliz mañana besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todo partió cuando viendo un capítulo de la serie "historias de ultratumba" se dijo "que en el bosque habían cinco árboles con pentagramas invertidos tallados en su tronco."

      me gustó tanto aquella idea que me puse manos a la obra a escribir una historia a partir de allí.

      también me alegra que te haya gustado mucho.

      besos.

      Eliminar
  3. Cuánto misterio y miedo... Me ha fascinado el relato.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, el "suspense" -como le gusta decir a carina-, lo pude mantener hasta el final.

      muchos besos también para ti.

      Eliminar
    2. muchas gracias.

      besos también para ti y deseo que pases un buen fin de semana.

      Eliminar
  4. Es tierno y siniestro. Me gusta el misterio.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, el no saber muy bien lo que va a acontecer es lo que atrapa a la persona y la hace llegar hasta el final del relato.

      gracias por visitarnos.

      saludos

      Eliminar
  5. Yo escribí un relato sobre el ajedrez.
    Tu relato va desde lo inquientante a lo tierno, el juego entre padre e hija.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si recuerdo vuestro relato.
      es curioso, al ajedrez se le percibe como un juego lento -a pesar que el proceso de pensamiento entre jugada y jugada es vertiginoso- y nosotros hemos escrito en base a él, historias con mucho ritmo.

      saludos.

      Eliminar
  6. menos mal que es de día!!! que miedo! lo que da de juego el ajedrez.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sólo espero que algunos no se sugestionen y dejen de regalarlo a sus hijos o de jugarlo, je.

      saludos.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?