14 dic. 2011

stories of the christmas. the santa claus modern. (3) and finish.

la tradición de san nicolás arraigó de forma especialmente intensa en holanda, a partir del siglo xiii. de hecho, el venerable santón turco fue nombrado protector de amsterdam, capital de los países bajos.

los holandeses gustaban representar a san nicolás de bari vestido con los ornamentos eclesiásticos propios de un obispo. llegaba con sus hábitos purpúreos y su barba blanca, montando en un burro -que con los años devino en blanco corcel moro. llevaba un saco con regalos para los niños buenos y un manojo de largas varas para castigar a los infantes desobedientes.
hacia el siglo xvii, su tez antaño morena se había blanqueado. por aquel entonces, solía llegar en un barco llamado spanje (españa), siempre acompañado de su fiel sirviente musulmán zwarte piet (pedro el negro), un personaje que llevaba un enorme saco lleno de golosinas, lo suficientemente grande como para meter en él a todos los niños que se habían portado mal y así llevárselos a españa (un castigo que los neerlandeses consideraban horrendo, ya que en esa época sostenían una guerra con la nación ibérica).
la tradición holandesa de san nicolás traspasó el atlántico en el siglo xvii, cuando los colonos de ese país se instalaron en la costa oriental de norteamérica. los holandeses fundaron nueva amsterdam, en la isla de manhattan, que luego adquiriría el nombre (hoy célebre) de nueva york.
en 1809, el escritor norteamericano washington irving escribió un relato fundamental que catapultaría a san nicolás a la categoría de ícono mediático. en su historia de nueva york, irving tomó la leyenda holandesa de san nicolás de bari y lo describió llegando a la urbe norteña un día 6 de diciembre, desprovisto de sus pomposas galas obispales. le puso ropas más cómodas, sustituyó al caballo moro por un trineo tirado por un corcel volador y de un plumazo eliminó a su mahometano asistente, pedro el negro.
este cuento se convirtió en un best-seller de tal calibre, que incluso los muy puritanos colonos ingleses adoptaron como suya la celebración holandesa. el nombre original de san nicolás derivó al holandés sinterklaas, hasta acabar siendo pronunciado como santa claus por los angloparlantes neoyorquinos. con cada reinterpretación literaria, pictórica y publicitaria, santa claus fue ganando en corpulencia física, popularidad y extroversión. entre 1860 y 1880, el dibujante thomas nast publicó reiteradas imágenes de santa claus en la revista harper's de nueva york.

la imagen final.

finalmente, fue la transnacional coca-cola la que le dio el toque definitivo a su actual aspecto. esta corporación encargó al artista habdon sundblom remozar al santa claus de thomas nast para la campaña navideña de 1931. lo hizo más alto, más entrado en carnes, más simpático, con rostro bonachón, piel muy blanca, ojos pícaros, chispeantes, pelo blanco y larga barba alba. la vestimenta mantuvo los colores rojo y blanco -los mismos de la compañía de bebidas- pero su traje se hizo aún más lujoso y atractivo.
no obstante, sea cual sea su apariencia -moreno y delgado como un turco; mínimo como un gnomo; mofletudo y carismático como un bebedor de gaseosas- lo esencial es que recordemos el apostolado inicial de nicolás de bari, lo trascendente de su misión: llenar cada momento vital del navideño gozo de proveer y asimilar afecto, concordia, paz.

fuente: momentos.

7 comentarios:

  1. Ya sabía yo de que lo de la coca cola tenía que ver en el asunto ¡cómo no! jeje. Pero creo que a muy pocos se nos viene eso a la cabeza.

    Yo siempre digo que Papá Noel (para mí siempre será así; así lo escribía de niña, y así lo seguiré escribiendo) y los Reyes Magos existen. No son otras personas que en estas fechas te traen un regalito, no. En realidad lo que traen son cosas que el dinero no puede comprar, y que la lógica no puede explicar; pero existen, y esos regalos son los que nos dan.

    Para mi, por ejemplo, el detalle ayer del violinista ( http://diariodeunacardiopata.blogspot.com/2011/12/una-gozada-musica-en-vivo.html ), precísamente en el momento en que ocurrió y en el contexto en que lo viví, es un pequeño obsequio que disfruté y sigo disfrutando. Esos son los regalos que traen; yo no podría pagarlo ni nadie podría saber el efecto que escuchar aquella música en vivo hizo en mí.


    (Por cierto, a ver si mañana o pasado subo algo sobre "santa", jeje)

    Muaks!!!

    ResponderEliminar
  2. "noël" es una palabra francesa que significa "navidad". tu interpretación del regalo de los reyes es sumamente bella y original; espero que todos encontremos nuestro regalo de aquella forma tan espontánea y misteriosa. un beso.

    ResponderEliminar
  3. Sí, Draco, solamente hay que saber verlos, porque muchas veces los tenemos delante y no queremos enterarnos.

    ResponderEliminar
  4. tienes mucha razón.

    ResponderEliminar
  5. recuerdo que en las historietas de micky mouse aparecía un tal "pete el negro" que siempre lo perseguía para hacerle daño. ¡hay que ver de dónde salen las cosas!

    ResponderEliminar
  6. solo espero querido y admirado amigo que nunca perdamos la ilusión de que los reyes magos no existen, besinos miles con todo mi cariño y admiración.

    ResponderEliminar
  7. todos esperamos lo mismo, ozna-ozna. saludos.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?