10 dic. 2011

stories of the christmas. desde el origen hasta el árbol. (1)

durante los primeros tres siglos de la era cristiana la navidad no fue una fiesta consagrada. el primer día de navidad se instituyó -oficialmente- en el año 345, cuando la iglesia católica, por influencia de san juan crisóstomo y san gregorio nacianzeno, proclamó el 25 de diciembre como fecha de la natividad.
nadie sabe en qué día nació exactamente jesús. pero en concordancia con su política de absorber -en lugar de reprimir los ritos paganos existentes, la iglesia primitiva decidió ubicar la fiesta de la navidad en la última semana del mes de diciembre.
por esa época del año, se celebraban dos fiestas paganas: una, el saturnal, festividad romana en honor de saturno, dios del tiempo y la agricultura (se iniciaba el 19 de diciembre y se extendía durante siete días de bulliciosas diversiones y banquetes, que culminaban con un intercambio de obsequios durante la fiesta del nacimiento del sol); otra, conocida como yule, se llevaba a efecto en el norte de europa: en este festejo dedicado a la fertilidad, en medio de festivas danzas y banquetes, se quemaban grandes troncos adornados con ramas y cintas en honor a los dioses, alentando al astro rey a que brillara con más fuerza y llenara a la tierra con esa energía que hace crecer todas las cosas.
con los siglos, el madero de yule mutaría en árbol navideño; sus cintas decorativas se complementarían con brillantes globos y adornos; bajo su sombra protectora, se colocarían presentes; y el sacro fuego devendría en las lucecitas eléctricas que suelen fulgir en el pino decembrino. de esta manera, la fiesta pagana del nacimiento del sol se fundió con la fiesta cristiana de la navidad. en ambos casos, un acto de paz coincidía; la noción de que al dar, extendemos el amor; la certeza de que al compartir no perdemos sino que ganamos, porque al extender el amor, propagamos la paz.

fuente: momentos.

9 comentarios:

  1. Cierto es que muchos pensamos que hacer regalos es mejor que recibirlos,y si los haces de corazón claro que es como regalar amor, el problema es cuando se ha convertido en una obligación consumista.
    Saturnalia, jaja eso lo escuché en big ban la serie

    ResponderEliminar
  2. y ya los regalos no sólo son para los niños, sino que se ha extendido hasta a los adultos en las casas y empresas. a propósito, hace poco leí de alguien en el diario que hizo una "lista negra" de regalos que no quería recibir en el intercambio de su trabajo: calcetines, corbatas, anuarios del 2012, regalos que dicen a gritos que han sido rechazados de otros intercambios y así sucesivamente. un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues es bueno idea hacer una lista de regalos que no quieres.jajaj

    ResponderEliminar
  4. sí, ¿te imaginas que todos en la empresa hicieran una lista de los regalos que no quisieran recibir en el intercambio? ¡adiós intercambio de regalos! jajajaja.

    ResponderEliminar
  5. Regalos, regalos, regalos, regalos!!!! jo! es horrible elegir un regalo para álguien que lo tiene todo ¿no os ha pasado eso alguna o más de una vez?

    ResponderEliminar
  6. jamás este pirata se ha detenido a pensar en tal eventualidad. se compra algo interesante y bonito y ya; que un regalo no debe ser una tortura ni para el que lo va a dar ni para el que lo va a recibir, que es tan sólo una atención para su persona.

    ResponderEliminar
  7. Dile eso a mis sobrinos y a su mami...

    ResponderEliminar
  8. ¡uy!, mejor no, que me quedo aquí tranquilo viendo el espectáculo de una concentración de mantarrayas gigantes frente a una isla del ecuador.

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?