12 mar. 2016

saturday hot. el club de ajedrez

esta es una historia con algunos puntos de contacto con la realidad

cuando el ascensor se detuvo y abrió sus puertas, ximena disparó mortalmente dos veces a la altura del corazón a la ocasional acompañante de su marido en el preciso momento en que distraída, acomodaba sus ropas; luego descargó el resto de las balas hacia él, quien por la sorpresa no tuvo tiempo de atinar a nada.

aquel lunes, unas horas más temprano

ximena y su marido llevaban poco tiempo de casados viviendo en el amplio apartamento de él, y,  aprovechando que aquella tarde se había ido a jugar ajedrez como usualmente hacia todos los lunes, se puso a limpiar unas gavetas de un pequeño viejo escritorio de aluminio el cual estaba atiborrado de libros de ajedrez y viejos papeles.

al abrir una de ellas, encontró una libreta de notas de color morado, en el cual encontró en una de sus páginas bajo el título de club de ajedrez k&k, una lista de nombres de mujer con su respectivo número de móvil al costado, acompañado de varios asteriscos según su desempeño sexual.

obviamente que aquello la terminó enfureciendo e intentó infructuosamente llamarlo a través del móvil, el cual daba signos de estar apagado. ofuscada recorrió de un tirón el resto de las hojas de aquella libreta, y hallando otros números telefónicos, los revisó con calma, ubicando en uno de ellos el número del móvil de gerardo, con quien su marido se reunía usualmente en el centro de la ciudad para "supuestamente" ir a jugar ajedrez callejero. así que llamó a gerardo a través del móvil con la idea de hablar con su marido si es que ellos estaban juntos.

gerardo se extrañó al recibir la llamada de un número extraño en su móvil, pero igual contestó.

-¿sí?
-hola gerardo, te habla ximena, ¿está contigo mi marido? estoy que lo llamo y lo llamo pero su móvil no contesta.
-¿ximena? -dijo extrañadísimo tratando de ubicarse, pues en la difícil situación laboral en que se encontraba en aquel momento, lo último que hubiera esperado sería una llamada de ella, pero reaccionando dijo,- ¡claro, ximena!, ¿cómo estás? ¿tu marido? no, no sé nada de él, estoy en el trabajo y voy a salir muy tarde, ya que al ser diciembre esta es la última semana que atendemos proveedores este año y estoy atrasado con el trabajo.
-dime, cuando ustedes se dan el encuentro para jugar al ajedrez, ¿se van a algún club?
-nosotros somos socios del club de ajedrez k&k (nota de draco: el nombre del club k&k, es por "karpov&kasparov"), pero los lunes no abre y nosotros no vamos por allí, vamos al centro a jugar partidas rápidas con cualquier extraño que desee jugar con nosotros.
-supongo que como socios tienen llave, ¿no?
-sí.
-bien. -dijo ximena y se despidió.

-este cabrón siempre se lleva a las mejores hembras. -se dijo para sí gerardo mientras recordaba la frondosa cabellera castaña, los grandes pechos levantados en punta y el sensual y oscilante cuerpo de pera de ximena, a la cual, cuando la vio por vez primera, lo terminó impactando. aquel agradable recuerdo fue un tanto fugaz y siguió trabajando febrilmente como lo había estado haciendo anteriormente, pero algo le molestaba, como que las cosas estaban algo raras, y volvió a murmurar consigo mismo, -ella preguntó por el club y si teníamos llave, además, me preguntó por su marido que anda medio desaparecido... ¡joder! ¡de alguna manera ella lo sabe! voy a tratar de ubicar a ese cabrón para decirle que su mujer sabe lo que él todavía hace en el club los lunes y que yo creía que ya no lo hacía al estar casado. -así que gerardo también lo llamó a través del móvil con resultados negativos, y mientras lo llamaba, recordó un martes bastante lejano cuando encontró restos de piezas de ajedrez rotas en el suelo, y el de un lunes muy posterior cuando en una reunión de socios, su amigo se apareció muy orondo con dos sendos juegos de ajedrez salidos de tienda para reponer  los que él había roto. -sí, roto. roto al follarse a la puta de turno sobre las mesas de los tableros de ajedrez que tenían las piezas puestas en su debida ubicación. ¡claro!, íbamos al centro de la ciudad a jugar ajedrez pero después de hora u hora y media, él se me perdía y era porque trataba al club como si fuera su bulín particular.

luego de su conversación con gerardo, ximena se dio un rápido duchazo, se cambió de ropa y colocando unas cuantas cosas en su bolso, salió rauda del apartamento y pidió un taxi. ya sentada en el coche ubicó la dirección del club de ajedrez k&k en su tablet, y así se lo hizo saber al conductor quien sin más enfiló el coche hacia esa dirección.

luego de avanzar varias cuadras de una misma avenida y de cruzar otras tantas, el taxi dobló por varias calles hasta que entró otra vez a una avenida principal. ximena desde la esquina vio la inconfundible figura de su marido abrazando la cintura de una tipa a la que ella no había visto nunca en su vida entrando en el edificio de apartamentos gracias a la llave que él poseía.

al estacionar el taxi y ella enrumbar a la puerta de entrada se preguntaba cómo ingresaría al no ser ella propietaria, pero ahí mismo aprovechó en entrar al mismo tiempo que una pareja salía, y ya adentro se dirigió al único ascensor del edificio para subir al noveno piso donde quedaba el dichoso club, pero, cosa rara, por más que machucaba los botones, el ascensor se había quedado plantado en el quinto piso sin dar señas de subir o bajar.

-pero, ¿qué le pasa a esta porquería que ni sube ni baja? pregunta idiota -se dijo a sí misma mientras furiosa se decidió a subir los nueve pisos por las escaleras.

mientras subía, por ráfagas se le venía a la mente, imágenes de aquella vez que su marido le pidió por el móvil que lo espere usando ropa vieja. ella no le hizo caso y él, al llegar, le rompió una de sus mejores blusas cuando se la desgarró al hacerle el amor furiosamente contra la pared del corredor para liberar sus senos del sujetador, la cual, rota a su vez, tuvo el mismo destino que la blusa al caer al suelo. seguidos de besos intensos de unos labios y una poderosa lengua que no le daban tregua con su cuerpo levantado debido a las fuertes manos de él que la sostenían por ell culo y que por tal razón sus pies estaban imposibilitados de tocar el piso, moviéndose rítmicamente hacia arriba y hacia abajo, junto con el resto del cuerpo al follársela él sin pausa, mientras ella gemía encaramada encima de él.

todo aquello se le vino a la mente mientras dejaba atrás los pisos al subir por las escaleras, porque estaba segura que algo muy parecido sucedía en el interior de aquel ascensor detenido artificialmente entre el quinto y sexto piso.

cuando ella, resollando y jadeando por el esfuerzo supremo de haber subido los nueve pisos de la forma en que lo hizo, se plantó frente a la puerta del ascensor teniendo detrás suyo la puerta del club de ajedrez; todavía tuvo tiempo para reponerse un poco, antes de que aquella doble hoja se abriera.

fue en ese justo momento cuando el ascensor -luego de retomar su marcha- se detuvo y abrió sus puertas...

7 comentarios:

  1. Trágico...

    Un beso Draco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡verdad! este debería ser un post "hot" para alegrar los sábados, pero como que no puedo desligar la realidad de la fantasía al momento de pergeñar mis historias.

      un beso, y que tengas un bonito fin de semana.

      Eliminar
  2. Alguna vez cuando lo he pensado, me da miedo subir en ascensor, se corren muchos riesgos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, aunque uno siempre entra confiado de que no va a pasar nada, a veces las desgracias ocurren. con respecto al ascensor del edificio del club de ajedrez que sirvió de inspiración para esta historia, llegué a enterarme que se encontró un muerto en el sótano aplastado por aquel ascensor.

      un beso, y que tengas un buen inicio de semana.

      Eliminar
    2. Buf qué barbarida lo que me acabas de decir.

      Feliz comienzo de semana.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  3. ¡Chin! atrapados. Final de la historia.


    Besos DRACO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. atrapados por el destino. tarde o temprano sucede aquello cuando la gente se confía de que nadie lo va a saber.

      besos.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?