6 dic. 2017

book: la araña - hanns heinz ewers

tres hombres (un comerciante suizo, un artista y un sargento que había servido durante once años en la infantería de marina) se suicidaron de manera sucesiva colgándose del dintel de la ventana de la habitación número siete del hotel stevens, siempre en un día viernes y siempre a la misma hora.



los tres hombres emplearon el cordón de la cortina para ahorcarse y al menos en dos de ellos se vio a una araña negra salir de sus bocas. ninguno de ellos tenía problemas de alguna clase y sus muertes le causaron un perjuicio económico a la dueña del hotel, la señora dubonnet, pues, muchos de sus clientes lo abandonaron.

tras el segundo suicidio, el del artista, la señora dubonnet pidió ayuda al comisario del distrito y fue en esta circunstancia que un sargento de la infantería de marina se ofreció para dilucidar el caso; ayuda que fue aceptada por el comisario.

lo último que dijo el sargento antes de ahorcarse fue que el dintel de la ventana tenía ciertamente un poderoso atractivo pero no por algo relacionado con el caso; y lo dijo además, extremadamente exaltado y casi como bromeando.

los suicidios fueron cubiertos por la prensa y un estudiante de medicina, de nombre richard bracquemont, luego de recopilar algunas notas, el día domingo 27 de febrero decidió ocupar la misma habitación del hotel donde ocurrieron las muertes. una vez instalado escribía en un diario todos los hechos que le ocurrían.

en realidad, antes que él, muchas personas trataron de ocupar dicha habitación, y si él lo logró fue porque convenció al comisario de policía de que él, sólo él, tenía un plan para resolver el caso de los extraños suicidios. pero claro, aquello era una total mentira.

lunes 28 de febrero.

richard bracquemont escribe sobre todas las triquiñuelas que utilizó para convencer al comisario para quedarse a ocupar dicha habitación. relata además que la estancia en ella será gratis, que obtuvo un revólver de manos del comisario, así como agentes de servicio recorriendo la calle para su seguridad y la instalación de una línea telefónica en la habitación que conecta directamente con la estación de policía. el tiempo en llegar a la habitación desde la estación de policía es de cuatro minutos.

martes 1 de marzo.

conversaciones molestas con la señora dubonnet acerca de las posibles causas de los suicidios que al menos sirven para soportar el aburrimiento.

jueves 3 de marzo.

el comisario llamó un par de veces pero bracquemont no tenía nada que informarle.

viernes 4 de marzo. 2 de la tarde.

ninguna novedad.

viernes 4 de marzo. seis de la tarde.

ninguna novedad. contento al menos de no haberse suicidado un viernes a las seis de la tarde como hicieron los otros.

lunes 7 de marzo.

bracquemont escribe: "... tengo tiempo de sobra para estudiar. y, por último, debo confesar que hay otra razón para quedarme."

miércoles 9 de marzo.

bracquemont descubre que hay una mujer de cabellera muy negra y rizada, nariz pequeña, labios muy pálidos, la impresión de que posee pequeños dientes puntiagudos, como los de un depredador, ojos grandes, oscuros y brillantes que le confiere una expresión un tanto sombría, y una piel sumamente blanca en una habitación que está frente a la suya en otro edificio al otro lado de la calle.

no sabe porqué decide nombrarla "clarimonde". siempre está sentada, cubierta a medias por las cortinas de su cuarto. ella fue quien lo notó primero mostrando mucho interés por él. él dice saber que ella vive sola en su pequeño piso que tiene tres ventanas. siempre está hilando (al parecer hebras bastantes finas) en una rueca pequeña, muy antigua y delicada que parece de marfil por lo blanco que es.

le fascina ver cómo trabajan sus dedos delgados y negros, estirando y recogiendo hilos con movimientos rápidos, casi desordenados, como los de los insectos.

"clarimonde se pasa todo el día allí, hilando desde la mañana hasta que anochece, lo que ocurre muy temprano en esta época del año, en que el sol se pone entre las cinco y las seis. una vez que oscurece, ella desaparece, jamás he visto prenderse una luz en su departamento." escribió bracquemont.

ambos se miraron, se sonrieron y se saludaron con una inclinación de cabeza.

jueves 10 de marzo

después de soñar con clarimonde y de dormir muy mal, bracquemont se pasó todo el día interactuando con ella en lugar de estudiar. por su parte, haga lo que haga bracquemont, ella no deja de hilar.

sábado 12 de marzo

la señora dubonnet está contenta porque alguien sobrevivió dos semanas en la habitación pero el comisario quiere ver resultados. bracquemont descubre que cuando él enciende la lámpara, ya no puede verla y ha notado también de que nunca la ha visto abandonar la habitación, y de que por más que intenta distraerse, sus pensamientos siempre vuelven a ella.

domingo 13 de marzo

bracquemont observa estremecido en una de las ventanas cómo una gigantesca araña negra descuartiza a una pequeña araña macho después de la cópula y se alegró de no ser una de esas criaturas.

lunes 14 de marzo

bracquemont se ha pasado todo el día frente a la ventana. aun cuando anochece y ella ya no está, puede cerrar sus ojos y verla allí sentada.

martes 15 de marzo

bracquemont inicia un curioso juego con clarimonde. él hace algo en su habitación y ella lo repite casi al mismo tiempo no importando lo complicado que sea, pareciendo que lo hace aun antes de haberlo visto. incluso intentó engañarla realizando una serie de rápidos movimientos, repitiéndolos muchas veces y cambiando de pronto uno de ellos, ligeramente. pero no logró que se equivoque siquiera una vez.

miércoles 16 de marzo

bracquemont tiene sentimientos encontrados con respecto a clarimonde. los obsesivos juegos basados en la repetición de movimientos por ambos, no cesan; mientras ella sigue sentada, hilando hilos delgadísimos que dan forma a lo que él cree es un tapiz con motivos fantásticos y criaturas fabulosas aunque no esté seguro de ello.

jueves 17 de marzo

"me siento muy intranquilo. no hablo con nadie, apenas si saludo a la señora dubonnet o al mozo. ni siquiera como. sólo quiero quedarme frente a la ventana a jugar con clarimonde.
tengo el presentimiento, la sensación, de que algo ocurrirá mañana." -escribe bracquemont en su diario.

viernes 18 de marzo. 2 de la tarde

"tengo miedo. sé que va a ocurrir algo hoy. y el miedo de que me pueda pasar lo que les ocurrió a los demás antes de mí se mezcla con el miedo a clarimonde." -escribe bracquemont en su diario.

viernes 18 de marzo. 6 de la tarde

bracquemont se arrepiente de haber engañado a la policía para obtener estancia gratis en la habitación pues siente terror por clarimonde y ya no desea acercarse a la ventana donde cree haber visto a los suicidas colgados y a él junto con ellos.

estando con esos terrores suena el teléfono y él pide que vengan de inmediato, lo cual le disipó un poco el miedo, tanto, que incluso se acercó a la ventana y hasta le sonrió a clarimonde. ella le devolvió la sonrisa.

el comisario llegó, y después de tranquilizarlo un poco, le invitó a comer, invitación que bracquemont aceptó, no sin cierto disgusto, pues no le gusta separarse de clarimonde.

sábado 19 de marzo

cuando bracquemont vio a clarimonde le pareció leer un reproche en su mirada por haber salido él la noche anterior con el comisario a pasear, al teatro y a comer; pero aquello fue tan sólo un instante porque luego le sonrió.

tanto el domingo 20, así como el lunes 21 de marzo, se la pasaron jugando todo el día. el miércoles 23 de marzo, él hace una peculiar reflexión sobre el extraño amor que siente hacia ella.

jueves 24 de marzo

bracquemont ha descubierto que no es él el que juega con ella, sino más bien, que es ella el que juega con él.

el día anterior, el miércoles, él se la pasó escribiendo, memorizando y practicando una serie de movimientos muy complicados toda la noche para realizarlos lo más rápido posible en la mañana del jueves y resultó que clarimonde no sólo ejecutaba los mismos movimientos a la perfección, sino que era él, sin darse cuenta, el que repetía los movimientos que hacía ella por más variaciones que él suponía que hacía.

clarimonde había poseído su mente y él tan sólo era una marioneta que repetía -sin tener conciencia de ello-, lo que ella hacia. de aquello se dio perfectamente cuenta cuando revisó una nota donde sus movimientos estaban apuntados. no eran sus movimientos lo que él hacía, sino los de ella.

bracquemont tuvo la oportunidad de irse, pero se quedó. creyó que podía resolver el misterio, que podía recuperar su autonomía, su voluntad y vencerla; pero no pudo contra clarimonde.

viernes 25 de marzo

aun con todo, él trató de luchar y resistirse pero es en vano. continuaron los juegos desde la mañana; juegos donde ella hace un movimiento y él lo repite a pesar que hace todo lo posible por no hacerlo.

clarimonde, ya con el control total sobre la mente de bracquemont, le obliga a cortar el cable del teléfono para que el comisario ya no pueda contactarlo, y le hace escribir cosas que él no quiere en el diario.

al final, clarimonde se acercó a la ventana, coge el cordón rojo de la cortina, hace un nudo corredizo con él, colgando el cordón en un gancho en el dintel.

y bracquemont, por más que se ha resistido, ha hecho lo mismo que ella.

ella se sentó sin dejar de sonreírle; luego se paró y se ahorcó.

bracquemont hizo lo mismo. ¿la hora? seis de la tarde. el mismo día (viernes) y la misma hora (seis de la tarde) en que se suicidaron los tres anteriores inquilinos de la habitación.

6 comentarios:

  1. Clarimonde seguro que es por La muerta enamorada. Pero esta mujer es realmente siniestra, muy diferente a la otra, que realmente estaba enamorada.
    Quiendo engañar, se econtró realmente con lo siniestro. Y no ´podra revelar lo que descubrió.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en sus últimos instantes de vida, bracquemont luchó contra clarimonde para recuperar su voluntad y escribir en el diario tal como sucedían las cosas pero sólo lograba escribir incoherencias; incoherencias que le llevó al comisario a visitar en el edificio de enfrente la habitación de clarimonde, pero al llegar descubrió que el segundo piso había estado deshabitado por dos meses.

      saludos.

      Eliminar
  2. Ya sabía yo que nada bueno podía salir de un libro que se llama La Araña...
    (No me gustan las arañas)
    Biquiños Draco!! He estado un tiempo sin ordenador, y todavía no he terminado de configurarlo... Perdí la información que tenía, tuve que reinstalar el sistema antiguo...
    Un abrazo!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es una lástima lo de tu ordenador, espero de todo corazón que todo vuelva a la normalidad.

      en cuanto a los cuentos de terror, publico los que me parecen que tienen las historias más interesantes.

      besos.

      Eliminar
  3. Hola Draco , como te dije antes acabo de terminar de leer esta reseña de este libro y veo que es muy interesante , ya que te tiene enganchado hasta el final , pero yo ha ávido un momento en que me he perdido , entre la vecina de enfrente y la dueña del hotel , que se supone que el segundo piso de abajo del edificio de enfrente no había nadie , que se supone que el seguía viendo a la mujer que estaba en la rueca , y en verdad era la dueña de hotel la que estaba en esa ventana ,creo que volveré a leer esta entrada , a ver si logo averiguar lo que le paso , te deseo una feliz tarde besos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, la dueña del hotel y la tal "clarimonde" que tenía su habitación en otro edificio justo al frente de él, son dos personas diferentes y no relacionadas entre sí.

      besos.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?