24 abr. 2012

bad girls from literature. first part. naná de émile zola.

he seleccionado una pequeña cantidad de obras literarias donde el personaje de la prostituta ha sido de mayor recordación por parte de los lectores, quiénes, a pesar de haber pasado mucho tiempo de haber terminado de leer el libro, casi siempre terminan evocándola por algún motivo cuando alguien menciona el título de la novela.
el tema me lo inspiró el leer la biografía de la famosísima actriz de teatro francesa de finales del siglo xix y principios del xx, sarah berharndt, quien tuvo una madre que llegó a ser prostituta de lujo y que al lograr tener su propio salón para el meretricio, llegó a poner a trabajar en él a sus tres propias hijas -de padres desconocidos-, incluyendo, por poco tiempo a la misma sarah que lo llegó a dejar cuando su carrera como actriz despegó.
lo curioso, es que la propia sarah bernhardt llegaría a interpretar en el futuro, a marie duplessis, la prostituta de la dama de las camelias, escrita por alexandre dumas jr.




naná. dentro del más importante ciclo narrativo de émile zola, los rougon macquart, historia natural y social de una familia bajo el segundo imperio, de veinte volúmenes, naná es el noveno y fue publicado en 1880. constituye, pues, una de las tantas facetas que el novelista quiso explorar de una gema que incluiría a toda la sociedad francesa, simbolizada por esa familia de arribistas, explotadores, canallas y prostitutas. en naná, zola se detiene en la figura de anne copeau, hija de gervaise macquart -heroína de la taberna - y de un borracho, criatura de lujo y de placer cuya personalidad atrae a las multitudes masculinas y las marca con un sino demoníaco: al tiempo que les otorga placer, les quita la paz y las lleva a la ruina. llamada naná desde la infancia, anne aparece como un símbolo de la degradación social, como una víctima involuntaria de un sistema que no se detiene hasta que corrompe todo lo que la colectividad puede tener de bello y amable. con evidente afán polémico, zola mueve a naná en un mundo en el que la sordidez de los sentimientos, los equívocos intereses y la ambición son la norma ética de la conducta, actriz de variedades, naná sorprende por la fascinación de su belleza y por la desnudez de sus formas. posee una voz desagradable, lo que no impide que los teatros se abarroten cuando canta y que su procacidad le parezca delicada a los ávidos empresarios que la explotan. naná se presenta como una propiedad colectiva: es de todos pero ella no siente inclinaciones por ninguno. su hijo louis es quizás el único motivo que la mantiene erguida en medio de la embriaguez de la vida libertina. vive acuciada por las deudas y la solución del amor naufraga en su rechazo sistemático del matrimonio. sin embargo, ella encarna una postura vital que está lejos de aparecérsenos como ejemplificadora. es más, parece que zola hace de ella un ángel vengativo, que llega a la sociedad de su tiempo con el fin de precipitar en el desastre a todos los representantes del oprobio y la decadencia. ama el frenesí de la vida y la alegría que crea a su alrededor le sirve para sus fines. en esto se revela el aspecto moralista y cuestionador del novelista, cuya protesta por el estado de las costumbres se emparenta notablemente con la que muchos años después harían los epónimos del movimiento naturalista: los escritores del realismo socialista.
entre los numerosos adoradores de naná se encuentra el conde muffat, verdadero ejemplo de un tipo humano tímido y apocado. naná se divierte humillándolo ante cortejadores más afortunados, para luego entregarse a él con la intención de conseguir sustanciosos presentes. tras lo cual inicia un retiro provisional, expresando una fingida fidelidad al conde, en una villa que éste ha construido con enorme dispendio. la heroína ya ha accedido a la sociedad variada de los ricos y poderosos y puede darse un respiro. sin embargo, el lujo que la rodea parece incitarla a la destrucción: los hombres rivalizan por lograr sus favores, los amigos de siempre dejan de serlo, los jóvenes abandonan la casa paterna, olvidando deberes y fortunas, caen rápidamente en el delito y matan en un impulso demencial de amor y celos. como un ídolo nunca satisfecho, naná asiste a esta continua destrucción, embargada por la satisfacción que le procura su indiscutible triunfo en el seno de la sociedad parisiense. llevada por la embriaguez de su maléfica función en ese mundo corrupto, enfrenta entre sí a los hombres que la adoran, los humilla y por fin los mortifica revelándoles las infidelidades de sus mujeres. lo propio hace con el conde muffat, cuya mujer lo traiciona con el periodista fauchers. finalmente, naná logra tras complicadísimas maquinaciones, casar a la hija de muffat con daguenet, uno de sus antiguos amantes. el desenlace del relato, en el que se ve a naná atacada por la viruela, superpone una nueva moraleja a las muchas ya implícitas en el argumento. su cara desfigurada y la putrefacción de su hermosísimo cuerpo indican la fealdad moral de su vida y de la sociedad en descomposición que la hizo nacer.

fuente: historia universal de la literatura, émile zola y el naturalismo. fascículo 10. por: carlos pujol. doctor en filosofía y letras por la universidad de barcelona. profesor de literatura francesa.

4 comentarios:

  1. Como siempre, muy interesante post. He leído a Zola y me parecen obras realmente ricas en todo sentido.

    Muy buen post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. así como flaubert siempre será recordado por "madame flaubert" o víctor hugo por "los miserables", zola pervivirá por siempre con esta novela que es una crítica a la sociedad francesa por la época de la caída del segundo imperio de napoleón iii. un beso.

      Eliminar
  2. MUY interesante entrada, la disfruté mucho porque de tu mano -o de tus letras, mejor dicho- pude recorrer las obras de grandes escritores y parte de una época. Bravoooooooo, Draco!!!!!!!! Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. igual me pasó a mí. es que todas estas obras clásicas uno las lee generalmente saliendo de la adolescencia y ya cuando han pasado los años, siento que las he leído mal y que ahora -gracias a la madurez de los años- se le puede dar otra interpretación más madura.
      yo justo venía de tu blog, de disfrutar de tu relato.
      un beso grande para ti también.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?