13 jul. 2012

ship ghost. el mary celeste, ellen austin, sea bird y el carroll a. deering.

fuente: national geographic.
mary celeste.

antes de convertirse en el mary celeste del capitán briggs, este bergantín había navegado bajo el nombre de amazon. botado en nueva escocia (canadá) en 1861, sus comandantes anteriores fueron víctimas de un inusual cúmulo de desgracias. el primero, hijo de uno de los propietarios, contrajo una pulmonía y falleció en el viaje inaugural. el infortunio también acosó al siguiente patrón, que chocó con un pesquero. mientras era reparado, el amazon sufrió un incendio. finalmente, durante su primer viaje a europa el bergantín colisionó con otro navío en el canal de la mancha, lo que supuso la dimisión del último capitán del amazon.

 mary celeste

el 7 de noviembre de 1872, el bergantín mary celeste, bajo pabellón estadounidense, zarpó de nueva york con destino al puerto italiano de génova cargado de vinos y licores. a bordo, además del capitán briggs, su esposa y su hija de dos años, había siete tripulantes. casi un mes después, el 4 de diciembre, fue visto navegando a toda vela por los marinos del dei gratia, cuyo capitán morehouse, inttrigado ante su apariencia fantasmal, decidió abordarlo para salir de dudas. la sorpresa fue mayúscula al comprobar que no había alma alguna a bordo, ni tampoco indicios de violencia o robo. todo parecía estar en buen estado, incluso los víveres para medio año. tan sólo se echaban en falta el sextante, el cronómetro y el bote salvavidas. la última nota en el diario de navegación, fechada el 25 de noviembre, hacía suponer que anduvo a la deriva unas dos semanas. morehouse decidió transportar el mary celeste al puerto de gibraltar, lo que despertó las sospechas de las compañías de seguros marítimos sobre un posible arreglo entre los dos capitanes para obtener dinero por el rescate. finalmente, tras superar la investigación judicial, los tripulantes del dei gratia pudieron repartirse la recompensa por el salvamento del bergantín, estimada en 8.528 dólares, la quinta parte del valor del cargamento del mary celeste.

otros episodios.

otro caso misterioso fue el protagonizado por el ellen austin, que el 5 de diciembre de 1880 salió de londres en dirección a new york. a mediados de julio se cruzó con una goleta sin nombre ni tripulación que parecía ir a merced de la corriente. el capitán baker envió a dos de sus marinos a registrarla de arriba abajo en busca de señales de vida o de muerte. no encontraron nada, a excepción de un cargamento intacto de maderas preciosas que bien podía significar una sustanciosa recompensa si llevaban aquel barco fantasma a buen puerto. las cosas empezaron a torcerse con el estallido de una fuerte tormenta, seguida de un banco de niebla, que separó a las dos embarcaciones. de la goleta y los marinos enviados a bordo para gobernarla nunca más se supo.

j. c. cousins.

en 1883, el yate j. c. cousins zarpó de madrugada de fort stevens, en oregón (ee.uu.), y poco tiempo después los vigilantes de un faro cercano observaron con extrañeza que regresaba a toda velocidad, como si huyera del diablo. todo parecía indicar que la embarcación estaba atravezando una situación delicada. pero antes de tocar puerto embarrancó de forma violenta en un banco de arena. los guardacostas acudieron rápidamente en su auxilio, pero al subir a bordo descubrieron asombrados que no había tripulantes. encontrar la estufa encendida, la mesa puesta, algún que otro cigarro humeante en los ceniceros y una última anotación rutinaria de aquella misma mañana en el cuaderno de bitácora les desconcertó más aún y los sumió en la confusión sobre el destino de los oficiales y la tripulación del yate.
tres décadas antes, hacia 1850, el caso del velero sea bird, localizado frente al litoral de newport, en el estado estadounidense de rhode island, fue muy parecido. esta vez, en el interior del barco olía a tabaco recién fumado, el café aún estaba caliente y los instrumentos de navegación estaban en funcionamiento. incluso se descubrió un perro solitario en la cubierta.



en el siglo xx, la goleta carroll a. deering pareció seguir la estela misteriosa que habían dejado mary celeste, cousins, sea bird y otras embarcaciones menos famosas. su última travesía, de norfolk (virginia) a río de janeiro, se vio comprometida por la enfermedad del capitán merritt, que dejó el mando al capitán wormell, un viejo lobo de mar de 66 años, quien calificó a la tripulación, compuesta por diez escandinavos, como "la peor que había tenido en toda su carrera". a principios de diciembre de 1920 la goleta atracó en barbados para abastecerse de provisiones y el primer oficial mc lellan, completamente ebrio, amenazó con liquidar al capitán en una charla con otros colegas. aquella bravata llegó a oídos de wormell, quien ordenó arrestarlo. el 28 de enero de 1921, el piloto de un buque faro vio a un marino pelirrojo en la cubierta de la carroll a. deering que pedía ayuda porque el barco había perdido sus anclas.
tres días más tarde, un guardacostas encontró la nave embarrancada en la zona del cabo hatteras, en carolina del norte (ee.uu.), sin rastro de los navegantes.

8 comentarios:

  1. ¡qué historias más intrigantes! ¿qué sería de los tripulantes y pasajeros? así a voz de pronto no se me ocurre ninguna explicación racional, salvo que por algún motivo abandonasen los barcos, y luego falleciesen en alta mar. ¿Faltaría algún bote de salvamento?

    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es como si por alguna extraña razón todos los tripulantes entraron en un pánico colectivo del que se desconoce su origen.
      habría que salir a navegar por la zona... je.
      un beso.

      Eliminar
  2. Qué geniales historias! Me atrapó desde el inicio con el anterior post de un Barco Fantasma también.

    A pesar de tener un día difícil que recién empieza, leer a mis amigos bloggeros me llena de alegría.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, es lo mismo que le comento a carina cuando le escribo de mis "días bipolares"; que a veces van las cosas bien por internet y mal en la vida real, y viceversa. un beso.

      Eliminar
  3. Quizás tomaron rumbo para el Triángulo de las Bermudas y nadie se enteró.
    Saludos para ti
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a veces para lo inexplicable no es necesario navegar por el triángulo de las bermudas. que pases un buen fin de semana, un beso.

      Eliminar
  4. Oye Pirata que buena información posteaste sobre estos barcos. La verdad me pareció muy interesante lo de los barcos fantasmas, te felicito.


    besos Pirata Draco, contigo ya son tres corsarios que conozco en la bloggosfera.


    Besos y saludos mil a Carina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, malquerida. me alegra infinitamente que estos posts hayan sido de tu agrado. besos.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?