13 abr. 2018

cora pearl. una courtesan inglesa in france

fuente: daily mail
por: annabel venning para the mail on sunday

reina de las cortesanas: amante que cobró a príncipes y duques un millón de libras por noche por sus habilidades como la más famosa de les grandes horizontales ¡era una británica humilde!

.cora pearl había recorrido un largo camino desde plymouth, con hombres ricos como amantes.

.ellos la llenaron con regalos, haciéndola una de las mujeres más ricas en francia.

.ahora un nuevo libro por hunter s. jones cuenta la historia de cora y de otras como ella.

era, por decir lo menos, una inusual cena de gala. para empezar los invitados eran todos varones, la única mujer presente era su anfitriona, famosa por su extravagante hospitalidad. había, se decía, ningún límite por el cual ella no consiga satisfacer a sus visitantes.

ella no los decepcionó. ellos habían probado los vinos más finos y cenado en los platos más suntuosos, preparados por su célebre chef parisino.

pero entonces vino el desenlace de la noche. su anfitriona se excusó ella misma para supervisar, dijo ella, la presentación del curso final.

cora pearl era de portsmouth, y su nombre real era emma crutch

los caballeros esperaron con anhelante excitación. ¿qué delicioso plato podía ella estar preparando para ellos? las puertas del comedor se abrieron y entraron cuatro sirvientes portando en lo alto un enorme, cubierto plato plateado. fue colocado en la mesa y la tapa fue levantada con un floreo para revelar el postre: su anfitriona, desnuda pero con una rosa estratégicamente colocada (o perejil con algunas cuentas).

los caballeros jadearon con asombro y no dudaron en disfrutar del plato en oferta.

la historia pronto se difundió, justo como ella lo había planeado, puliendo su reputación de decadencia y exhibicionismo. ella fue la emperatriz de la extravagancia, la inventiva, lo escandaloso y la sexualidad insaciable, superando a cualquier otra cortesana en parís, consiguiendo su corona como la más famosa de les grandes horizontales, como ellas eran conocidas.

quizás la más grande sorpresa de todas, sin embargo, fue que la infame cortesana no era parisina, y mucho menos francesa. ella era inglesa, de un origen decididamente humilde.

cora pearl había llegado de un largo camino desde plymouth, donde ella nació unos 30 años antes. sus amantes fueron los hombres más adinerados de europa: príncipes, duques y vizcondes. ellos la colmaron con dinero, diamantes y casas, haciendo de esta inglesa una de las más ricas y más notorias mujeres en francia. sin embargo su historia es poco conocida hoy.




ahora un fascinante nuevo libro de hunter s. jones, dejando constancia de la oculta historia sexual de gran bretaña, cuenta la historia de cora y de otras como ella, cuyas historias revelan que los espeluznantes escándalos sexuales de hoy no son nada nuevo.

mientras que la reina victoria estaba estableciendo un ejemplo de fidelidad marital, popularizando el vestido blanco de novia para simbolizar la virginidad, y dando su nombre a una época de mojigatería estrecha, para muchas mujeres la moralidad era un lujo que ellas no podían permitirse.

algunas habían vendido sus cuerpos o se murieron de hambre, otras remontaron sus ganancias regulares con transacciones sexuales ocasionales. y una pocas elegidas hicieron su fortuna con el sexo, convirtiéndose en las celebridades e iconos de la moda de su época. cora pearl fue una de ellas.

cora nació como emma crouch en 1835. su padre fue un músico y compositor que abandonó a la familia cuando emma era joven. su madre pronto se volvió a casar y emma enviada a francia para ser educada en un convento.

cuando ella retornó a inglaterra, se rehusó a vivir con su madre y su padrastro y sus 15 hermanos. en su lugar, ella vivió con su abuela materna en londres y empezó a trabajar en una tienda de sombreros.

la paga era pobre y muchas asistentes de sombrerería se pluriemplearon como prostitutas. cora (o más bien emma) afirma, sin embargo, que ella permaneció inocente hasta que un día, caminando a casa desde la iglesia, ella fue abordada por un agradable, hombre de mediana edad que se ofreció a comprarle pasteles.

ella lo siguió a una casa cercana a un mercado de covent garden, donde en lugar de pasteles él la cebó con gin, por el cual ella fue demasiado cortés para rehusar. ella empezó a sentirse mareada.


está escrito que "ella una vez fue servida desnuda con una pizca de perejil, sobre un enorme plato llevado por cuatro hombres."

como ella afirmó más tarde en sus memorias, ella despertó en la cama al lado del hombre. ella se dio cuenta que había sido ruined - wickedly, bestially. i have never pardoned men, neither this one nor the others. ("arruinada - malvadamente, bestialmente. nunca he perdonado a los hombres, ni a este ni a los demás.")

el hombre - un comerciante de diamante - le dio cinco libras (£400 de hoy) como pago por su virginidad. no era una historia poco común en londres en ese tiempo: muchas ingenuas chicas adolescentes fueron cogidas en una trampa de la misma manera. demasiado avergonzada para regresar con su abuela, ella determinó hacer lo mejor de su situación. con las cinco libras ella se compró ropa nueva y empezó a trabajar como prostituta, llevando clientes de regreso a su nuevo alojamiento, cerca de covent garden.

ella se renombró a sí misma cora pearl, colocando su antigua vida detrás de ella. ella pronto se graduó a un trabajo en un salón de baile en el west end, donde los clientes masculinos podían bailar - y más - con las bonitas anfitrionas.

su apariencia y atractivo atrajo la atención del propietario, robert bignell, y ella se convirtió en su amante. a través de él, ella desarrolló un gusto por la vida alta.

bignell la llevó a parís para una visita y ella se enamoró de la ciudad. cuando él anunció que era tiempo de retornar a casa. cora lanzó su pasaporte al fuego. ella estaba quedándose.

sola en una nueva ciudad, ella tuvo que empezar de nuevo, rápidamente trabajando su ascenso desde una prostituta callejera hasta convertirse en la amante - simultáneamente - de varios hombres adinerados.

su reputación se difundió. ella tenía cayendo el cabello rojo, algunas veces teñido de rubio, amplias curvas y una cintura diminuta, la envergadura de unas manos de hombre. se decía que sus pechos eran para ser sensacionales. incluso una cortesana rival los describía como marvellous    ("maravillosos"). ella era ocurrente y vivaz y su destreza sexual era legendaria.

pronto ella se había embolsado al primero de sus muchos amantes aristocráticos, el duque de rivoli. esta era la época del segundo imperio francés y francia estaba una vez más gobernada por aristócratas obscenamente adinerados cuya ostentosa extravagancia hacía parecer como si la revolución francesa nunca hubiese ocurrido.

rivoli fue un benefactor generoso, dándole dinero, joyas, sirvientes y caballos. ella alegremente lo entretenía y a sus bulliciosos amigos pero se rehusó a convertirse en su amante exclusiva, prefiriendo la independencia - y los ingresos - de tener una lista de amantes disponibles, incluyendo al príncipe adolescente achille murat además de su padre; el príncipe de orange, heredero al trono de holanda; y al duque de morny, uno de los más poderosos hombres en parís.


morny era famoso por su ingenio y encanto y cora lo admiraba, pero nunca lo amó, e indudablemente a nadie.  refiriéndose a la pasión y al amor, ella admitió: luckily for my peace of mind i have never known either ("afortunadamente para mi paz mental yo nunca lo he conocido tampoco.") el sexo era por diversión, y por dinero, estaba separado del amor.

príncipe napoleón (1822-1891) conocido también con el apelativo de plon-plon e hijo del rey jerome, el hermano menor de napoleón i, era el primo hermano del emperador napoleón iii. espíritu libre, fue percibido como el enfant terrible del segundo imperio. debido a que este heredero de carácter fuerte nunca negó sus ideas liberales y anticlericales, ni sus amigos como proudhon, flaubert, renan, taine, george sand, alexandre dumas, a veces en delicadeza con el poder. indiferente a la opinión de cualquiera, mostró sus alborotadas conexiones con actrices, incluida la trágica rachel o las cortesanas de alto vuelo (nota de draco: como cora pearl) fuente: https://www.napoleon.org/magazine/livres/plon-plon-le-bonaparte-rouge/ 

ella acumuló sin embargo más amantes. llegando a ser uno de los amantes de cora se convirtiera en un sello de éxito: si usted podía permitirse el lujo de cora, usted claramente estaba haciendo bien. un amante de largo plazo fue el influyente príncipe napoleón, conocido como plon plon, primo y confidente de la emperador. alto, panzón y sin atractivo, su conducta grosera ocultaba un intelecto agudo. él era también fenomenalmente adinerado.

pero el era un hombre celoso y cuando cora se rehusó a dejar a sus otros amantes, él amenazó con tener que deportarla. ella pareció consentir pero continuó actuar en el campo tan enérgicamente como siempre.

dos aristócratas rusos y un diplomático turco estuvieron entre su 'harem' masculino. ellos competían entre ellos por colmarla con lujosos regalos. uno le dio un enorme caballo plateado, lleno con joyas y oro.

ella cobró unos asombrosos 10,000 francos por una noche en su compañía; el equivalente a un sorprendente £ 1millón en dinero de hoy. mientras tanto, el príncipe napoleón continuaba abrumándola con regalos. dos casas en las modernas calles de parís, una pensión de 12,000 francos mensuales (aunque ella gastaba más que el doble de eso, acumulando enormes deudas) y montones de diamantes. ella rentó un chateau cerca de orleans e instaló un enorme baño de bronce, grabado con su monograma. ella gustaba llenarlo con champagne y entretenía a sus invitados mientras se estaba bañando en él.


cuando uno de sus admiradores le envió ramilletes de orquídeas de un valor incalculable, ella los esparció sobre el piso y bailó el can can sobre ellos. ella era desinteresadamente generosa, entreteniendo a sus amigos y aduladores sin ningún costo: el gasto doméstico era de alrededor de £30,000 por semana en dinero actual.

pero ella era despiadada, también. ella tenía el hábito de desplumar a un joven rico, cautivándolo y, en sólo meses, cogiéndole limpiamente su fortuna, descartándolo luego. ella llevaba una cuenta de sus amantes, registrando sus visitas, regalos y, en la última columna, comentando -duramente algunas veces - sobre su rendimiento.

cora era teatral, ostentosa y desinhibida: ella gustaba de exhibir sus perfectos pechos en público e incluso se decía que los realzaba pintando de rojo alrededor de los pezones. ella llevaba puesto maquillaje pesado, mezclando polvo de perla con polvo para un cutis translúcido.

charles worth (bourne, reino unido, 13 de octubre de 1825 - parís, francia, 10 de marzo de 1895). es considerado el padre de la alta costura por ser pionero en la firma de sus diseños. fuente: wikipedia

ella fue cliente del mayor modisto de modas, charles worth, y gastó varias fortunas en sus vestidos exquisitamente cortados, y en lencería costosa - aunque ella pasaba tanto tiempo desnuda como vestida y una vez fue a una fiesta de disfraces como "eva", sin usar nada en absoluto.

ella arriesgaba - y perdía - duramente en los casinos y malgastaba enormes sumas en caballos, mozos de cuadra y carruajes suntuosos en los cuales ella conducía alrededor del bois (bosque) de moda a las afueras de la ciudad,

ella una vez tiñó su cabello de amarillo para que coincidiera con la tapicería de su carruaje y, otra vez, tiñó a su perro de azul para que coincidiera con su ropa (tristemente el perro aparentemente murió como resultado). las multitudes asistían para admirar su más última apariencia. capitalizando sobre su celebridad, ella fue seleccionada en una ópera como cupido. su canto y su actuación fueron mediocres pero no le importó: la mitad de la audiencia consistía de su pasado o actuales amantes quienes demostraron sus apreciaciones cuando ella apareció, desnuda pero con algunos diamantes estratégicamente colocados. hasta las suelas de sus botas tenían diamantes incrustados. las joyas se vendieron más tarde en una subasta por 50,000 francos - £5 millones de hoy.

el deslumbrante reinado de cora llegó a una abrupta parada cuando la guerra entre francia y prusia estalló en 1870. con francia derrotada, el emperador se fue al exilio, el príncipe napoleón voló a londres y cora trató de seguirlo, pero ella estuvo prohibida de unírsele en el hotel grosvenor cuando la administración se enteró de su reputación. irónicamente, ahora tiene una suite que lleva su nombre.

regresando a parís, ella convirtió una de sus casas en una casa de convalescencia para los soldados heridos, pero su dinero estaba empezando a acabarse. a la edad de 37 años, ella tomó otro amante, alexander duval. diez años menor que ella. locamente enamorado, él la prodigó con regalos incluyendo un libro cuyas páginas eran billetes de mil francos.

cuando su fortuna fue gastada, cora no quiso saber más de él. angustiado e incapaz de vivir sin ella, duval forzó la entrada de su casa con un arma planeando matarla. un forcejeo con sus sirvientes surgió a continuación durante el cual duval accidentalmente se disparó él mismo. él sobrevivió, pero la reputación de cora no lo hizo. ella fue condenada por su insensibilidad: ella aparentemente había estado más preocupada acerca de la sangre sobre su fina alfombra que por la supervivencia de duval.

ahora, deshonrada, ella fue forzada a dejar parís. años más tarde, por el tiempo que ella fue permitida regresar, su fortuna en su mayor parte se había ido, y su apariencia estaba menguando, aunque su cuerpo estaba, se decía, tan magnífico como siempre y los hombres venían a contemplarla todavía.

pero los días de cora como cortesana habían terminado y ella fue forzada a prostituirse y a subastar su platería y otros regalos de sus tiempos más felices. ella murió de cáncer a la edad de 51 años, en la semi obscuridad.

hoy, cora es recordada no sólo en el hotel grosvenor sino por un restaurante que lleva su nombre abriendo pronto en covent garden, donde ella por primera vez empezó su notoria carrera. famosa por su sentido del humor, sin duda habría estado encantada.


sexuality and its impact on history: the british stripped bare, by hunter s. jones, is published by pen & sword history, priced £14.99. offer price £11.24 (25 per cent discount) until april 22. order at mailshop.co.uk/books or call 0844 571 0640; p&p is free on orders over £15.

http://www.dailymail.co.uk/news/article-5589975/Queen-courtesans-charged-princes-dukes-MILLION-pounds-night-humble-Brit.html

10 comentarios:

  1. Que interesante, una mujer tan provocativa. Una biografía muy cinematográfica. Que tuvo que pasar por algo traumatica. Aunque logró reinventarse.
    Una mujer que hizo algo desinteresado con los soldados heridos.
    Pero todo la arruinó el frustrado asesino, que indirectamente le hizo daño.

    Bien contado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de una u otra manera el no deseado final siempre les llega a todos. cora arriesgó y apostó mucho por llevar un alto estilo de vida a como de lugar, viviendo cada día como si fuera el último.

      saludos

      Eliminar
  2. Hola Draco , dura vida en algunos momentos de esta mujer y lo peor de todo es que vivió a cuerpo de rey o mejor dicho , como una reina para terminar como acabo , y todo es por los excesos , muy buena entrada , te deseo una feliz tarde de sábado besos de Flor.

    Pd , Me a gustado mucho , el que hayas leído mi relato de los electrodomésticos , ya que creo que eres el único, que a sabido que Gabino sufrió los efectos que le hicieron , la lavadora secadora , la aspiradora y la tele , ya que cuando lo termine le comente a mi madre , que a lo mejor no acababan de entender la relación de los electrodomésticos con el malestar del pobre Gabino .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no, no creas que he sido el único en entenderlo, ocurre que la gente lo explica a su modo y da la extraña sensación de que no es así.

      has hecho un muy buen texto con un tema (los electrodomésticos) que a primera vista pareciera que no dan un muy buen juego.

      besos y feliz domingo.

      Eliminar
  3. Es lo que pasa con el dinero, que cuanto más tienes más quieres. Si Cora hubiese derrochado un poco menos cuando ganaba tanto, luego hubiera podido retirarse y vivir bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hay una frase que la menor de todas mis hermanas (la quinta) y mayor que yo en casi nueve años dice a modo de joda: "tuyo o ajeno procura que no te falte" y que pareciera que la tal cora lo seguía a pie juntillas.

      lo otro es que cuando el dinero no le cuesta a la gente, lo dilapida alegremente sin medir las consecuencias, en perjuicio propio.

      saludos.

      Eliminar
  4. Qué hay de postre?
    De postre yo!
    Y con el brazo arrastró el mantel......
    Todavía hay torcida una pata de la mesa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ella fue un postre donde el que menos pidió "repetición".

      saludos

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho la historia, es muy interesante. Fue una mujer muy inteligente y muy fría, por lo que veo. Quizá esa falta de sensibilidad fue lo que la hizo subir tan alto.

    Una pena, murió joven...

    Gracias por todas estas cosas que nos cuentas, me encantan!!

    Montón de besos, Draco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en la historia que ella cuenta sobre cómo sucedieron las cosas que determinaron su entrada al mundo de la prostitución todo se me hace extraño.

      ella debió de haber estado muy necesitada para haber permitido que un hombre la aborde en plena calle para "invitarle pastelitos" y que en lugar de "pastelites" se ponga a beber gin con él hasta perder el conocimiento y despertar al lado de este hombre en el cuarto de un hotel, para luego recibir un pago por su virginidad y negarse a regresar a la casa de su abuela por "verguenza", yéndose luego a comprarse ropa con este dinero y ponerse a putear.

      que ella diga que más verguenza le daba presentarse "deshonrada" ante su abuela que meterse de puta, no me cuadra.

      sospecho que ella no ha dicho toda la verdad en esta historia y que optó por "victimizarse" para quedar mejor ante sí misma.

      también se ve que las mujeres del siglo xix no se veían con algún futuro si es que no tenían un marido que velara por ellas.

      un montón de besos también para ti.

      Eliminar

Y tú ¿qué opinas?