8 sept. 2018

saturday hot. live by night

tras una luna de miel que había sido todo un desastre, maximiliano y juliana se habían citado con un agente inmobiliario con la intención de comprar una antigua casa de tres siglos de antiguedad con una fabulosa vista a un bosque y que tenía a cientos de metros detrás suyo un hermoso lago donde ya se imaginaban que podrían pasear en bote.

-necesitamos pasar la noche en la casa para inspeccionarla toda desde muy temprano pues es muy antigua y así tomar una decisión más segura. -le dijeron al que les mostró la casa.

no era lo usual pero él aceptó debido a la muy encopetada posición social y económica de los esposos, sabiendo además que ambos provenían de familias que estaban acostumbradas a cancelar la totalidad del importe de sus caprichos con una rápida transferencia bancaria.

como era ya tarde, el reloj marcaba las siete de la noche cuando se quedaron solos, decidieron acostarse para así descansar del largo recorrido que habían hecho para llegar hasta allí.

-mañana nos espera un buen día de trabajo para revisar la casa de arriba abajo. -dijo juliana, a lo que su marido consintió.

maximiliano era un empresario que últimamente había hecho unas arriesgadas y muy especulativas jugadas de negocios que no habían salido tan bien como él esperaba y que si se casó con juliana fue más que nada porque necesitaba de la probada solvencia económica de ella y de su familia para salir del apuro.

-ni siquiera necesito tocar su dinero; con aparentar que dispongo de él me basta para obtener crédito. -se dijo así mismo.

lo que más bien no se imaginó fue que su bien silueteada esposa fuera fría como el invierno siberiano en el lecho. ella simplemente se tendía en la cama y esperaba a que su marido hiciera todo mientras se dedicaba a mirar indiferentemente el techo de la habitación. a lo mucho que juliana hacía era sostenerse de los fuertes brazos de él cuando sentía su salvaje arremetida final.

ella había recibido una educación tan formal y puritana, que terminó por acentuar una ya de por sí fría y anodina personalidad.

-no te preocupes si se encapricha contigo más de la cuenta; déjalo que se satisfaga cuantas veces quiera sin decirle nada que todo irá disminuyendo una vez que se le pase la novedad. -fue el práctico consejo que su madre le dio justo antes de la luna de miel.

-por suerte, hay otras mujeres en el mundo. -se dijo maximiliano.

y aquella primera noche en aquella tres veces centenaria casa que sería inspeccionada al día siguiente, lo que hizo maximiliano fue besar a su esposa dándole las buenas noches para luego girar y acurrucarse en su lado izquierdo de la cama hasta quedarse inmediatamente dormido en un sueño de lo más profundo.

juliana hizo lo mismo aunque demoró un poco más en quedarse dormida.

no habían pasado ni diez minutos de aquello cuando un ser espectral emergió del piso de la habitación, y una vez parada del todo en el extremo de la cama por el lado de los pies de juliana, se los quedó mirando muy fijamente por unos segundos con unos chispeantes ojos de fuego, y teniendo además, una expresión facial de lo más pícara, avanzó lenta pero muy decidida hacia ella.

el cuerpo de juliana se estremeció de golpe, se encurvó y levitó unos centímetros por encima del colchón para luego caer pesadamente sobre la cama; mientras maximiliano seguía sumido en su sueño más profundo.

fue entonces cuando juliana abrió los ojos y girando su cuerpo se quedó mirando a maximiliano con una sonrisa en los labios y apoyándose en uno de sus codos acercó su rostro al de él mientras que una de sus manos hurgando por debajo del edredón, frazada y sábana, tomó con firmeza su miembro viril acariciándolo repetidamente en toda su longitud mientras le decía:

-maaaaxi, maaaxi, maaaxi, despierta cariño, ¿no vas a atender a tu mujercita esta noche? mira que estoy a punto de gatear por las paredes de lo necesitada que estoy. -le decía juliana con una melosa voz de lo más sensual mientras al mismo tiempo le chupaba fuertemente en el cuello.

-eeeeeeeh, y a ti, ¿qué te pasa? -fue a lo único que pudo atinar decir maximiliano todo extrañado al despertar y tomar por fin, conciencia de la situación.

-que necesito que apagues este fuego que me abrasa. -y dejando libre su bien tomada pieza, añadió. -este camisón tiene mucha tela, me incomoda, pero eso lo voy a arreglar en un instante.

y rasgando el vestido desde la altura donde nacen sus muslos, lo acortó al tamaño de una micromini. no contenta con eso, el cuello cerrado que tenía lo rasgó también dejándolo en cuello v, y como la abertura era algo grande, sacó por aquel lugar sus senos dejándolos caer sobre la cara de un asombrado maximiliano que no sabía muy bien a qué atenerse, mientras ella le decía:

-ven papacito, cómete estos dulces melones...

al romper el alba, una adolorida juliana se despertó toda amodorrada y al despercudirse del todo y notar el calamitoso estado de la cama y de la desnudez de ambos sobre ella, le pasó sobresaltada la voz a maximiliano al mismo tiempo que lo movía frenéticamente:

-¡max, despierta! ¡algo nos ha pasado! ¡mira cómo está todo en la cama!

-y ahora, ¿qué quieres? ¡duérmete que es muy temprano!

-¡que mira en qué condiciones estamos! todo desnudos. -le decía juliana mientras pudorosamente cubría sus pechos con una sábana que recogió del suelo.

-¿y? -le contestó maximiliano entre extrañado y un tanto fastidiado.

-que mi camisón está todo destrozado por todas partes, que me duelen los pechos, el trasero y tengo hasta un mal sabor de boca. -juliana le dijo entre exaltada y asustada.

-¡lo hicimos nosotros! ¿es que ya no te acuerdas? rompiste tu camisón, te pusiste a "cuatro patas" sobre la cama, y pasando tu lengua por entre tus labios me dijiste: "oye vaquero, ¿no quieres montar una yegua en celo?" mientras meneabas tu rico culo. mas bien perdona, pero es que con toda la excitación te pude haber dado unas nalgadas demasiado fuertes.

-además, ¡¡eres un sucio y un pervertido!! ¡¡que no me acuerdo de nada de eso!!

-y, ¿no te acuerdas que después de eso con los restos de tu camisón yo seguí rompiéndolos en varios jirones y que con ellos te até a las barandas de la cabecera? aquello fue sublime.

-no, no me acuerdo ni de eso ni de ninguna otra cosa. -dijo juliana y empezó a sollozar.

viéndola triste y sollozante, maximiliano se calmó un poco y ya no la acusó de nada; tan sólo le dijo que ella estaba como transfigurada, que parecía otra... y fue en ese momento en que maximiliano fijando su mirada sobre ella lo comprendió todo: que quien estuvo con él anoche no era juliana, al menos no en espíritu.

maximiliano le sonrió, y acercándosele, casi sin resistencia por parte de ella, le fue bajando poco a poco la sábana con la que juliana cubría pudorosamente sus pechos y besándola repetidamente le hizo el amor de la única forma en que ella lo hacía.

al terminar y después de un pequeño lapso de tiempo, sacó su móvil del cajón de su mesa de noche y hablando con el agente inmobiliario le dijo que comprarían la casa.

mientras, flotando a unos centímetros del piso de madera en una esquina de la habitación, viéndolos y oyéndolos, sin dejar de sonreír, estaba corinna, vestida con un traje rojo de cabaret y largas medias negras. ella tenía 23 años cuando murió asesinada hacía más de ciento cincuenta años por el entonces dueño de aquella casa quien era su amante.

ahora maximiliano es su nuevo amante y corinna vivirá otra vez de nuevo, al menos de noche... 

18 comentarios:

  1. Que intenso relato.
    Bien por Corinna, quien tendrá experiencias de nuevo y las hará experimentar.
    Recuerda a algo de Tim Burton, por lo de lo sobrenatural más humano que quienes están vivos.
    Muy bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por vuestras amables palabras.

      saludos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. muchas gracias también para ti.

      saludos.

      Eliminar
  3. Epa Draco te has inspirado en este relato :O o te han inspirado ;)

    Un besote desde Plegarias en la Noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. todo, absolutamente todo, es producto de mi cochina y pervert.., ejem, imaginación.

      ¡¡lo juro por snoopy!!

      un besote también para ti.

      Eliminar
    2. jajajaja te creo Draco te creo jajajaja ya sabes por lo de Snoopy >_<

      un beso

      Eliminar
    3. un beso también para ti.

      Eliminar
  4. Wuauuu qué bonito relato, me ha encantado, Draco, si es que deberías escribir más, y dejar que siga volando tu imaginación, ha sido un placer leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, a mí también me gustaría escribir más seguido pero debo esperar que una idea aparezca y se me haga imperioso desarrollar una historia a partir de ella y publicarla.

      un beso.

      Eliminar
  5. Princesita de día y Corinna de noche, Max ha sido inteligente al cerrar el trato por la casa si llevaba incluidas las noches de desenfreno.
    Me gusta tu mente, me gusta tu imaginación
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con estos tiempos que corren de corrección política este texto puede ser acusado incluso de machista porque al final el tal maximiliano va a gozar casi literalmente de dos mujeres muy diferentes entre sí en un sólo cuerpo.

      pero no todo debe ser fácil para él pues una situación así puede desbordarse y salir muy mal en cualquier momento.

      un abrazo.

      Eliminar
    2. ¿Habrá segunda parte?, mira que me encantaría seguir leyendo

      Eliminar
    3. si encuentro una historia interesante para continuarla de hecho que la publicaré. vamos a ver que depara el futuro.

      un abrazo.

      Eliminar
  6. Qué historia tan tétrica y curiosa. Me encantan las historias de fantasmas, esta es de lo más curioso y divertido. Anda que no le venía bien a él, eh?:)

    Montón de besos, Draco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y hasta de repente que la corista pudo haber salvado un matrimonio en problemas. todas las opciones están abiertas.

      un montón de besos también para ti.

      Eliminar
  7. Jlevaba un mes sin internet, que gozada de relato.
    sludos

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?