14 jul. 2011

jack's death

en un día cualquiera de febrero de 1889...
la antigua mansión de piedra de isabelle traxler situada en línea recta en dirección del castillo de diana poitiers, al oeste de parís, fue hasta donde llegó jack después de hacer una larga travesía desde londres para ir a visitar a su amiga con quien tuvo una intensa, apasionada y exagerada noche de placeres nada más llegar, que incluyeron diversos vinos y manjares, ataduras, asfixias, pequeñas torturas, dolor, sangre, bolas chinas, plumas de ganso, dildos y otros artilugios que pertenecian a la antiquísima familia de isabelle desde los tiempos del emperador carlomagno. al día siguiente de este suceso, durante el desayuno, el almuerzo y un pequeño paseo que habían sostenido por el bosque entre robles viejos y pinos, fue isabelle quien marcó la pauta de la conversación hablando sobre la exposición universal que se llevaría a cabo en parís; la polémica suscitada por la aún inconclusa construcción de la torre eiffel y que para calmar a los ánimos más exaltados, se aseguraba que sería desmontada a los dos o tres años; el veto, a quien posteriormente sería muy famoso debido a sus pinturas obscenas y que incluso trató de convencerla de posar en una de ellas por su belleza, el artista húngaro zichy, debido a una obra considerada antimilitarista; y la agitada vida nocturna de la gran ciudad. a todo esto jack mostraba cierto interés, pero, aunque aparentaba estar distraído, no perdía palabra de lo que le decía.
más tarde, en la cena, isabelle decidió enterarse de su vida y preguntó:
-jack, ¿has vuelto a holanda a apreciar aquella pintura de rembrandt en aquel museo donde nos conocimos? cuando te me aproximaste por detrás, no sé si me impresionó más la pintura, o la autopsia real o imaginaria que hacias de ella en forma detallada con tu voz profunda y grave. allí sentí que en ti había encontrado a un alma gemela.
-¿ir al museo y perder así tan fácilmente la evocación de tu recuerdo al no encontrar a alguien como tú? no, ahora estoy inmerso en la lectura, aunque leer sólo me haga más culto y no más rico.
-también yo estoy leyendo; he seguido los consejos de mi piadosa madre que en paz no descanse y que el infierno cobije, buscando inspiración en la biblia.
-¿en la qué...? se me hace difícil imaginarte leyéndola. ¿y qué puedes hallar allí que te pueda servir de inspiración?
-que por eva, la humanidad entera perdió el paraíso; que por judit, holofernes perdió la cabeza; y que por dalila, sansón perdió los cabellos, la fuerza, los ojos y posteriormente la vida; no hay nada como el antiguo testamento para inspirarse en nuevos crímenes.
-¡vamos!, tampoco es como para desdeñar el nuevo, recuerda que fue una mujer, al ritmo de sus caderas, quien hizo que juan el bautista perdiera la cabeza.
-sí jack, jajaja, pero creo que te distraje. ¿qué estás leyendo?
-bueno, yo para inspirarme leo macbeth con sus traiciones, asesinatos, fantasmas y sus brujas cantarinas y danzantes alrededor de una hoguera en plena luna llena; pero en este momento estoy enfrascado en una novela detectivesca por entregas que ofrece la revista "beeton's christmas annual", titulada "estudio en escarlata", donde el personaje central, un tal sherlock holmes, soluciona un crimen casi imposible de resolver debido a su gran capacidad de deducción, cultura e inteligencia; cada edición me cuesta un penique.
-menos mal que tu sherlock holmes es sólo ficción, aunque sería muy interesante toparse con un tipo así, sería todo un reto.
-lo más curioso, isabelle, es que se corren ciertos rumores acerca de su autor, el escritor arthur conan doyle; ya que se afirma que luego de alquilar un dormitorio en una pensión, sedujo a la dueña de la casa, mató al marido e hizo pasar como suya la novela que te he comentado y que pertenecía al difunto.
-¿así que es de los nuestros?, ¿no es una fina ironía que publique tal cosa? jajaja.
-bueno, ahora matarían por tener a una legión de sherlocks holmes, porque ha sucedido ciertos eventos en las noches de londres que tienen confundidos y con el rabo entre las piernas a los chicos de scotland yard quienes hasta ahora deben estar intrigados con cierta carta que les llegó con un pequeño regalo.
ni bien expiraba la última palabra en boca de jack cuando a isabelle se le estremeció el alma y se le prendieron todas las alertas. consideraba a jack audaz, temerario y con cierta inteligencia para cometer un crimen sin ser descubierto (como aquel de su madre que enterró en una noche lluviosa en un cruce de caminos para confundir a su alma para que no encuentre el sendero de regreso, y a tres metros de profundidad y boca abajo, para que no se escape; según decía, mostrando su peculiar sentido del humor), pero no lo suficiente como para ser un asesino múltiple sin descubrir, tal como se había enterado por los diarios. lo otro, es que de pronto se sentía como empequeñecida y como muy poca cosa frente a jack y aquello fue como una pequeña llama que fue creciendo hasta casi hacer erupción en lo más profundo de su alma. todo como que perdió perspectiva e interés para ella en los proyectos que estaba por realizar y el germen de una nueva idea cruzó rápidamente por su cabeza.
-te has quedado significativamente callada, isabelle, ¿qué ocurre?
-¿has cometido todos esos asesinatos jack?
los fríos ojos color azul acero de jack brillaron ante el rayo de luz del candelabro.
-bueno, para ser honesto, no todos. ya sabes, siempre salen imitadores y cuando aparecen estos, me fastidio y me alegro a la vez, ya que me ayuda para confundir aún más a la polícia.
-pero, ¿porqué rameras? pensaba que eran tus amigas.
-es que encontré a una nueva que se parecía mucho a mi madre; ya sabes que yo nunca olvidé su falta de cariño hacía mí como la vez que ella me dejó con la palabra en la boca y solo frente a su puerta cuando, luego de trabajar duramente por toda la mañana fui a su casa a pedirle un plato de comida y que por atender a su amante de turno me dijo: "no hay, no fastidies, anda donde tu abuela". me quedé pensando allí parado, mirando casi infinitamente aquella sucia puerta plomiza que nunca se abrió, por diez, veinte minutos y hasta por media hora, antes de decidir irme. sólo tenía ocho años y fue una de las tantas cosas que me hizo y que llevo grabadas no sólo en el alma, sino también en mi cuerpo.
-lo entiendo, pero, ¿y porqué las demás?
-porque encontré un nuevo placer en matar lo que se ama. he sido un cliente muy disputado por aquellas mujeres a las que amé a mi modo y hasta ahora tengo sentimientos encontrados por lo que les hice. debes hacerlo alguna vez isabelle, matar a alguien que odias o por el que no sientes nada, es muy fácil; lo difícil -por lo que sientes después de hacerlo-, es lo contrario. el otro motivo por el que seguí matando fue porque los asesinatos salían tan bien que el realizarlos era como un reto que le lanzaba a la cara a la policía para ver si eran capaces de dar conmigo.
-ellas no podían sospechar de ti porque te conocían, por eso sin ningún temor dejaban que te acercaras.
-y sobretodo por lo mucho que disfrutaban conmigo como has podido comprobar personalmente, no una, sino varias veces.
isabelle se quedó en silencio como meditando, y en realidad ya había tomado la determinación de que jack no iba a salir vivo de su mansión y estaba repasando mentalmente todos los lugares estratégicos de su dormitorio donde poseía armas ocultas que hacían de aquel lugar una trampa mortal.
-estaba pensando... -dijo ella como si volviera de un sueño-, si podría disfrazarme de ramera oliendo a perfume barato para hacer el amor juntos en algún callejón oscuro de la ciudad, mientras llevas un cuchillo en la mano. hasta podría tratar de parecerme físicamente a tu madre.
-la idea es muy sugerente pero no tengo deseos de salir.
-"y no saldrás jack, amor mío; que de eso me aseguraré yo y de paso también me enteraré qué se siente matar al que se ama" -pensó para sí isabelle, mientras le sonreía al beber un sorbo de vino.
aquella noche ya en el dormitorio, ambos iniciaron los cadenciosos y habituales movimientos que son el preludio para el encuentro amoroso y que se asemejaban a los acordes de alguna pieza lenta de beethoven (¿claro de luna?), para, mediante giros, miradas, roces y contactos, ganar rapidez e intensidad como en el galop "guillermo tell" de rossini, en una lucha cuerpo a cuerpo donde no hubieron vencedores ni vencidos.
isabelle disfrutaba y hacía disfrutar esperando que jack se distraiga y baje la guardia. afuera, la luna llena estaba más brillante y más cerca debido al perigeo mientras en los lugares más ocultos del bosque, los lobos aullaban con mayor intensidad como si supieran que en ese justo momento, el esbelto abdómen de isabelle estaba salpicado con la sangre de jack que acababa de expirar en sus brazos sin saber nadie cómo, porque no hubieron testigos presentes.
nunca nadie más volvió a ver a jack con vida, ni en parís, y mucho menos en londres, en la ciudad de la furia.

29 comentarios:

  1. Vamos a ver, Draco... Tanto detalle en los preliminares ¿y porqué no nos podemos enterar de cómo lo mata y qué hace después con él?

    Es como el que empieza un café sorbito a sorbito para deleitarse con su sabor y cuando está disfrutando de él, o eso parece, va y se toma todo lo que queda en la taza de golpe, no deja ni los posos...

    ResponderEliminar
  2. ¿quieres acaso que haga más largo el texto? ¡apiádate de nuestros seguidores!, jajajaja
    es que todo en jack es misterioso; nadie sabe dónde nació, ni en qué trabajó, ni si todas las muertes que se le atribuyeron fueron suyas.
    ¿cómo y dónde lo mató y enterró isabelle? nadie lo sabe, ni yo.

    ResponderEliminar
  3. En boca cerrada no entran moscas; mejor le llevaré algunas a Vampi (es que si de verdad te escribo lo que pienso, vas a volverte pirata llorón para siempre)

    ResponderEliminar
  4. je, je, ése emoticón llorón, bastante me hace reir. también yo me voy a alimentar a vampi. un beso.

    ResponderEliminar
  5. Bolas chinas y dildos en la época de Carlomagno? que no digo yo que no pero no deja de ser curioso con lo beatos que eran en esa época.

    Pues yo había leído por ahí que Jack en realidad eran varios asesinos, vamos algo así como que a raíz de los asesinatos surgió el mito de Jack pero que no había ningún Jack. Qué misterioso todo.

    ResponderEliminar
  6. Kassio, si Draco lo dice, por algo será; pero me da que no ha tenido ni siquiera a un metro ninguno de esos artilugios en su vida, jejeje (no sé Jack, jajjaa, hablo de Draco)
    :P

    ResponderEliminar
  7. ah, no necesariamente los dildos y las bolas chinas sean aquellos artilugios que vengan desde la época de carlomagno, sino otros. en cuanto a jack, lo único certero que sabemos es que nunca apareció. kassiopea, un beso.

    ResponderEliminar
  8. carina, ni te imaginas lo que este pirata ha encontrado en tesoros muy bien ocultos y -no necesariamente-, recién descubiertos. un beso.

    ResponderEliminar
  9. jajajajajajajajajajajaja. ni que fueran tan roñosas las dueñas de aquellos tesoros.

    ResponderEliminar
  10. Menos lobos Draco, jeje...

    ResponderEliminar
  11. Menuda historia, Draco, me ha gustado mucho. Jack se ha convertido en un mito, no creo que nunca lleguemos a saber si Jack era médico o barrendero, noble o plebeyo. Y no sé si quiero saberlo.

    ResponderEliminar
  12. hola Draco;
    una historia estupenda, he disfrutado leyéndola. Creo recordar haber leído en alguna parte que el famoso Jack hizo una aparición póstuma en New York, respondiendo al reto del alcalde de la ciudad, o quizá se trataba tan solo de un imitador.. en todo caso, no deja de ser curioso que este personaje anónimo y desequilibrado haya marcado una impronta tan profunda en nuestro imaginario popular. ¿Por qué será?

    besos, para los dos

    ResponderEliminar
  13. malquerida, dildos son básicamente consoladores hechos de diferentes materiales. un beso.

    ResponderEliminar
  14. así es natsnoc, por más que se eculubre por tratar de saber quién fue jack, nunca lo sabremos. otra de las hipótesis que se manejó fue que tal vez se le encarceló de casualidad, muriendo poco después en la cárcel, y que por eso dejaron de aparecer prostitutas muertas en las calles de londres. saludos

    ResponderEliminar
  15. gracias maslama, me alegra que te haya gustado. en cuanto a jack, el vivirá en la mente de cada persona que llegue a conocer la historia, donde cada uno formulará su propia hipótesis sobre cuál pudo haber sido su destino. un beso.

    ResponderEliminar
  16. Juaaaaaaaaaaaaaaa, juaaaa, juaaaaaaaaaa!!! ays, que me da algo de la risa, jajajajajaja

    Dracooooo!!! a ver hombre!! explica mejor eso del dildo!!

    Nada, si ya lo dije yo, que Draco no sabía...

    A ver, Pretty Flower, sencilla y claramente, un dildo es un pene artificial cuyo uso habitual supongo que lo puedes imaginar.

    Draco: si no tiene forma de pene, por muy "consolador" que sea (que también hay consoladores masculinos...), no es un dildo.

    ResponderEliminar
  17. Jeje, por cierto, cabo de recordar que mucha gente llama consolador a los chupetes que les dan a los bebés.

    ResponderEliminar
  18. Ays, con la risa me he comido una "a"

    "acabo", quise decir antes

    ResponderEliminar
  19. carina, lo de que tiene que tener "forma de pene" es tácito ya que cuando pienso en consoladores es para uso estrictamente femenino; aunque claro, hay ¿caballeros? que también los usan.

    ResponderEliminar
  20. Draco: hay "consoladores" hechos precísamente para ser usados por hombres, y no tienen forma de pene; los hay con forma de vagina y más cosas ¿llamas dildos también a esos?

    ResponderEliminar
  21. es que yo no estoy pensando en consoladores vaginales. el texto que escribí está ambientado a finales del siglo xix y es en esa época en que mentalmente me circunscribí. ¿porqué tendría que proyectarme a artículos fabricados de latex que vienen desde la década de los sesenta del siglo pasado?

    ResponderEliminar
  22. El realto me ha encantado, pero la ocurrencia de Carina "del chupete", casi hace que me muera d ela risa.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  23. Gracias compañeros con todos sus comentarios me han complementado la información que tenía del aparatito que tengo escondid.... ah no no perdón este ejem ejem ejem una amiga de una vecina de mi prima me dijo que tenía uno pero no sabía como se llamaba jajaja.

    ResponderEliminar
  24. nela, yo nunca tampoco he escuchado que se refieran al chupete del bebé como consolador: "a ver nene, toma tu consolador y deja de llorar". la verdad que suena extraño. besos.

    ResponderEliminar
  25. je. malquerida, besos.

    ResponderEliminar
  26. ¿Así que no lo habíais oído nunca? Os confieso una cosa: la primera vez que oí a álguien llamar consolador al chupete de su bebé me tuve que aguantar la risa. Menos mal que, imagino, no conocían otra acepción para la palabra, pues como se hubieran equivocado de aparatito estaría simpático el baby en una fotito, jeje.

    Nada, nada... que si, que es verdad, que habelas, hainas...

    ResponderEliminar

Y tú ¿qué opinas?